Compartir
Publicidad

Este es el viaje real que hace una bombilla desde que la tiras al contenedor de reciclaje

Este es el viaje real que hace una bombilla desde que la tiras al contenedor de reciclaje
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado 30 de marzo tuvo lugar la ‘Hora del planeta 2019’, con un llamamiento a apagar las luces de 20:30 a 21:30. Este gesto simbólico, planteado para ser conscientes del alto consumo eléctrico que realizamos, también nos sirve de base para cambiar a una iluminación más responsable cuando la anterior pase a mejor vida, así como para reciclar de forma apropiada nuestras luces rotas.

España es un país en el que estamosmentalizados para reducir, reutilizar y reciclar. Como muestra Ambilamp en el vídeo que veremos más abajo, de toda la vida hemos reciclado el cocido en forma de croquetas y las chapas para hacer carreras. Es más, somos el país del mundo en el que hay más donaciones de órganos. Si eso no es llevarlo dentro… Pero, ¿sabes dónde y cómo se reciclan las bombillas, o el camino que siguen?

¿Qué bombillas pueden ser recicladas, y cuáles no?

Si tienes una luz fundida por casa y no sabes dónde tienes que llevarla, lo primero que necesitas saber es de qué tipo es. Las fluorescentes (bajo consumo), las llamadas ahorradoras, las bombillas de descarga y los ya omnipresentes LED que pueden ser reciclados; así como las luminarias de oficina.

Todos estos tipos de bombilla pueden ser desmontados en sus componentes básicos con relativa facilidad, y por eso hay puntos habilitados para su recogida, como los que dispone Ambilamp para facilitar esta tarea. Son el primer paso de un camino cuyo final es otra bombilla o componente nuevo. Mencionaremos estos puntos más adelante, así como algunas particularidades de cada tipo de bombilla reciclable.

Por contra, las bombillas de filamentos y las halógenas no pueden ser recicladas, lo que significa que deberán tirarse en el contenedor de desechos o fracción de resto. Estos contenedores suelen ser grises o verdes, según el municipio. Es importante no arrojar ninguna bombilla al vidrio porque, aunque parezcan estar recubiertas de cristal, el contenedor de vidrio es para otros materiales.

Los puntos limpios dedicados para cada tipo de bombilla

Como adelantábamos, hay muchos tipos de bombillas y, entre las que pueden ser recicladas, cada una sigue un proceso de reciclaje diferente. Eso significa que cada una tendrá una ruta distinta. Dicho esto, los más de 35.000 puntos de recogida de bombillas de Ambilamp nos recogerán en el mismo lugar todas aquellas luces que sí puedan ser recicladas: LED, de descarga, y de bajo consumo o fluorescentes.

En el particular caso de estas últimas, las bombillas fluorescentes incorporan pequeñas cantidades de mercurio en su interior. El metilmercurio, fruto de su combinación con otros elementos, es tóxico, por lo que se recomienda no romper físicamente la protección de este tipo de bombillas, y sí llevarlas a un punto limpio una vez terminada su vida útil. No solo por nuestra salud, sino por el impacto que tiene el metilmercurio en el medio ambiente.

Algo similar ocurre con las bombillas ahorradoras y las de descarga, que en su momento fueron muy interesantes porque consumían menos que las fluorescentes (pero más que los led). También incorporan algo de mercurio, que ayuda a producir luz visible. De nuevo, es importantísimo llevarlas a puntos limpios o a lugares donde Ambilamp haya colocado un punto de recogida.

Las bombillas más usadas hoy día son las LED, por dos motivos principales: consumen mucha menos luz y duran bastante más. Pero también llegan al final de su vida útil, momento en el cual debemos buscar un punto limpio. Si la web de tu ayuntamiento no cuenta con un mapa con estos puntos de recogida, Ambilamp ha preparado un mapa interactivo donde ver el más cercano.

La complejidad de una bombilla es mayor de la que esperabas

Partes De Una Bombilla Led

¿Alguna vez has visto una bombilla led por dentro? Arriba hay un modelado por ordenador. Muchas de estas bombillas tienen una carcasa totalmente transparente, por lo que ya desde fuera se puede comprobar la gran complejidad de estos elementos.

Consisten en una placa de chips luminosos protegidos por un difusor (la cúpula) anclados a un disipador (el cuello). El driver, un componente electrónico, se encuentra dentro del casquillo y actúa como fuente de alimentación. Su ensamblado requiere de procesos industriales.

El difusor se encarga de ayuda a que el haz de luz sea más abierto, y el disipador a eliminar el exceso de calor, ayudando a aumentar la vida útil del conjunto. Es, en un tamaño muy reducido, una pequeña obra de ingeniería. Cada elemento está optimizado para realizar su función. Pero también hay que pensar que cada uno de estos componentes sigue una ruta de reciclado diferente.

¿Cómo se recicla una bombilla?

Es debido a esta complejidad que tampoco puede arrojarse al contenedor de resto o a los de las diferentes fracciones, y resulta necesario acudir a un punto limpio o a una tienda con contenedor de Ambilamp. Allí recogerán este y otros tipos de bombillas y los trasladarán a plantas de reciclado especializadas donde serán desmontadas y separadas por componentes.

Bombilla Led Driver Partes Reciclaje

Las piezas suelen pasar por procesos mecánicos de reciclado. Por ejemplo, por un molido de sus materiales para luego fabricar componentes parecidos con el mismo material. En la industria del reciclado suele hablarse de toneladas de material (aluminio, polímero epoxi, metales preciosos, etc).

Una vez triturados o fundidos, estas toneladas de material vuelven a entrar en la cadena de valor como materia prima. Así, muchas bombillas LED recicladas acaban de nuevo convertidas en bombillas LED de mayor eficiencia años más tarde, mientras que otras pasan a formar parte de otros objetos como pueden ser televisores o gadgets tecnológicos.

De nuestras viviendas pasan a los puntos de recogida, de ahí a las plantas de separado, entran de nuevo a las fábricas, y de ahí saltan a todo tipo de emplazamientos, incluida la vuelta a nuestros hogares.

En 2019 se reciclará la bombilla 200 millones

Como hemos abierto el artículo, los españoles llevamos el reciclaje y reutilización en la sangre. Concienciados como estamos por minimizar el impacto sobre nuestro entorno, año tras año aumentamos la fracción de reciclaje sobre el total. Dicho esto, aún hay muchos objetos que, probablemente por desconocimiento, aún no reciclamos.

Bombilla Led En Lampara Reciclar

En el caso de las bombillas, estas forman parte de los desechos de tipo RAEE o Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Estos objetos hacen uso de materiales cuya extracción resulta costosa a nivel medioambiental y cuyo proceso de reciclaje necesita de plantas específicas y procesos medidos al milímetro. Todo con objeto de transformar la materia prima y darle una segunda vida, un pilar básico de la economía circular a gran escala.

Cada bombilla que reciclemos es un residuo menos en los vertederos, pero también una bombilla que no necesitamos extraer de nuevo de la tierra. Dando una segunda vida a los materiales reducimos considerablemente el gasto energético y ambiental de tener que fabricar otra de cero. De ahí la importancia del correcto reciclado de estos componentes en puntos limpios.

De ahí también los llamamientos al reciclado para quien aún no lo haga. Aún estamos a tiempo de cuidar lo que nos importa. En 2019 se ha reciclado en España la bombilla número 200 millones, todo un récord que nos indica que estamos trabajando entre todos en la buena dirección, aquella que minimiza el impacto ambiental y aprende las lecciones que ya nos dieron nuestras abuelas con el reciclaje de retales o las comidas de ‘ropa vieja’. Ahora está en nuestras manos.

Imágenes | iStock/Arndt_Vladimir, iStock/mipan, Federico Bottos, iStock/cegli

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio