Compartir
Publicidad
Publicidad

Este es el hombre que se ha propuesto hacer los bots más raros de Internet

Este es el hombre que se ha propuesto hacer los bots más raros de Internet
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“Amo Internet y, al mismo tiempo, la odio. A veces me parece el peor lugar del universo. Y me esfuerzo mucho como artista para devolverle su atractivo”. Así se define a sí mismo Darius Kazemi, un personaje singular y un referente del mejor universo friki, de esos que no se pueden entender fuera del mundo digital.

Y a su obra le pasa un poco lo mismo: bots que escriben poesía o cuentan chistes haciendo uso de la mejor ironía; pedazos de código que compran aleatoriamente en Amazon; una red social en la que solo está permitido usar la letra e... La lista de obras artísticas de Kazemi es larga (más de 180 piezas en los últimos cinco años) y está llena de sorpresas.

“No es solo arte que esté en Internet, es arte que existe gracias a Internet. No tiene sentido sin Internet”. Pasen y vean. Este es el mundo virtual de Darius Kazemi.

Ocho bots (y dos extras) del universo Kazemi

The Sorting Hat Bot imita al popular sombrero seleccionador de la saga de Harry Potter. Si sigues su perfil en Twitter, cuando el bot lo considere oportuno, te colocará en una de las casas de Hogwarts. No canta, como el que creó J.K. Rowling, pero se inventa rimas bastante ingeniosas.

This Summer Bot es un bot de Twitter capaz de crear trailers aleatorios (y más o menos coherentes) de películas que no existen a partir de frases y trozos de otros trailers. “El agente secreto definitivo y otras ilusiones son pan integral. La próxima primavera, ellos son familia”. ¿Coherencia? Ahí queda eso.

Two Headlines es el perfecto bot para la era de la post-verdad. Su potencial de viralidad es casi tan real como su ironía. Como indica su nombre, este bot mezcla dos titulares aleatorios recogidos de Internet y compone otro con bastante sentido (y gracia). Valga el siguiente ejemplo: “Cómo Marvel utiliza escenas de sexo en Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist y el partido republicano”.

En Internet, todo lo visual tiene un plus, aunque sea absurdo. El bot Auto Charts de Kazemi crea diagramas de flujo y diagramas de Venn cuyo significado escapa la lógica humana. “¿Te encuentras mejor? / ¿Lo estás viendo? / Recuerda lo que Jesús nos enseñó sobre eso”. No hacen falta más palabras, o quizá sí.

Glitch Logos aborda el arte en el sentido más visual de la palabra. Este pedazo de código coge un logo comercial o institucional y lo desfigura como si estuviese teniendo problemas técnicos para procesarlo. Lo hace cuatro veces al día y lo tuitea.

Expanding Brain Bot utiliza la red semántica de ConceptNet para convertirse en una de las obras de arte más inteligentes de Kazemi. Su objetivo: crear memes del tipo expanding brain de forma indiscriminada. Y, de paso, mostrar al mundo cómo una máquina puede entender las relaciones de significado entre palabras, aunque no siempre funcione.

Random Shopper es uno de los primeros bots del artista y una de sus creaciones más populares. Básicamente, recibe un presupuesto de unos 50 dólares cada mes o mes y medio y compra aleatoriamente en Amazon.

Así, en el momento más inesperado, Kazemi recibe en casa unos cuantos paquetes de contenido sorpresa. Sobre todo, son libros y películas, pero nunca se sabe. El bot lleva en funcionamiento desde 2012 y se pueden seguir sus movimientos a través de Tumblr.

Internet da para mucho más que para bots y memes. El programa Content, forever es una de las creaciones más curiosas del artista. Dale un tema y el tiempo que quieres pasar leyendo sobre el mismo y te creará un post a tu gusto.

Para esta creación, Kazemi se inspiró en Connections, una serie documental de 1978 que mostraba cómo los avances científicos y tecnológicos están conectados entre sí. ¿Tienes 10 minutos muertos y quieres leer la historia más descabellada de la patata? Content, forever es para ti. Directamente servido desde las entrañas de Wikipedia.

texto aleatorio sobre la patata

¿Te cansan los anuncios en las páginas web? La verdad es que son un incordio. Pero tampoco te gusta pagar por contenido. La batalla entre usuarios anti-publicidad y medios de comunicación gratuitos ha encontrado en la extensión The Ethical Ad Blocker de Chrome un inesperado aliado. Ni para uno, ni para otro.

Con The Ethical Ad Blocker no verás anuncios, pero tampoco el contenido gratuito de páginas financiadas por publicidad. Así de sencillo. De paso, te recomienda webs que sí ofrecen contenido gratuito y sin publicidad.

Ethical Ad Blocker

Art Browing Bot es una de las creaciones más recientes del artista. Este bot bucea en los más de 8.000 libros del Instituto Smithsonian que se encuentran online y tuitea cinco o seis veces al día con alguna obra de arte o manuscrito de otro tiempo.

¿Son los bots la panacea de las marcas?

Bots

Los resultados entre simpáticos y absurdos de Kazemi son una muestra más del potencial de los bots. En líneas generales, un bot es un programa que, de forma automatizada, interacciona con el usuario a distintos niveles, incluso conversando. Su venida y su conquista del mundo del marketing y las ventas llevan años anunciándose. Pero todavía queda un trecho por delante.

Algún día, más pronto que tarde, puede que los bots sustituyan a las apps de marcas y plataformas. Para qué entrar a un sitio de comercio electrónico, si le podemos hablar al móvil y decirle que queremos una lámpara nueva para el salón. O comida china para la hora de la cena. El problema, a día de hoy, es que la comunicación entre humanos y bots no fluye como debería.

Con la evolución de la inteligencia artificial, es probable que esto cambie en los próximos años. Quizá un día descolgaremos el teléfono y al otro lado esté un agente comercial que no sea más que un programa. Hasta entonces, tenemos el ejército de tuiteros robóticos de Kazemi para divertirnos.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos