Compartir
Publicidad
La compresión MP3 hace que los instrumentos "se entristezcan" según un nuevo y curioso estudio
Música

La compresión MP3 hace que los instrumentos "se entristezcan" según un nuevo y curioso estudio

Publicidad
Publicidad

Si estás algo más triste hoy quizás el problema sea que has escuchado mucha música en formato MP3. Eso es al menos lo que apunta un estudio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong que ha descubierto que esa compresión "entristece" los instrumentos musicales.

Según estos investigadores las características emocionales y de timbre de cada instrumento se ven modificadas al aplicarles procesado de audio. En el caso del MP3 afirman que se acentúan las características emocionales negativas y se ven reducidas las positivas.

Los instrumentos se ponen tristes con los MP3

Llevamos casi tres décadas escuchando música en formato MP3 y nunca nos habíamos dado cuenta de ello, pero esa compresión no solo reduce el rango de frecuencias que se manejan para reproducir la música: también modifican algunas propiedades de esos instrumentos.

Mp3 Tristes

En la descripción de ese estudio estos investigadores explicaban cómo su análisis incluye ocho instrumentos y una prueba de audición en la que se comparaban "los sonidos comprimidos con los que no en diez categorías emocionales a diferentes bitrates". Los resultados fueron sorprendentes:

Los resultados mostraron que la compresión MP3 la compresión fortaleció las características emocionales neutras y negativas como "misterioso", "tímido", "aterrador" y "triste", y debilitó características emocionales positivas como "feliz", "heroico", "romántico", "cómico" y "tranquilo". [...] Para los instrumentos, la compresión MP3 afectaba a algunos más y a otros menos. La trompeta era la más afectada y la trompa, con diferencia, la menos afectada.

¿Qué te suena más feliz?

Para las pruebas trabajaron con un grupo de 20 estudiantes de la universidad sin formación musical previa y sin problemas de audición.

Pares

Se les dio una definición de las diez categorías emocionales que debían identificar y debían comparar durante dos horas diversos pares de secuencias musicales para identificar por ejemplo cuál de las dos les sonaba "más feliz", como se indica en la imagen.

En ese análisis quedó claro que a mayor compresión mayor "incoherencia espectral", lo que también enfatizaba las conclusiones de un estudio. Hubiera sido interesante ver el impacto de otros formatos de compresión -mencionan cómo les gustaría repetir el experimento con la compresión AAC-, pero de momento la idea es desde luego curiosa y podría ayudar a tener en cuenta este apartado en futuras revisiones del algoritmo de compresión.

A nuestro estado de ánimo no solo le afecta la música, sino cómo la escuchamos

Este último estudio parece ser otra de las evidencias de la forma en la que la música nos afecta y influye en nuestro estado de ánimo, una relación que se aprovecha en todos los ámbitos.

Mood

Lo vemos por ejemplo claramente reflejado en el mundo del cine, donde las bandas sonoras que acompañan a las películas hacen que esas secuencias de imágenes estén acompañadas de esas músicas que apoyan ese momento específico de la historia.

Ha habido diversos estudios que hablan de ello, y este de la Universidad de Groningen indicaba por ejemplo cómo además de modificar nuestro estado de ánimo la música puede incluso cambiar nuestra percepción del mundo. Hay muchos otros estudios que demuestran que esa relación existe, y la neurociencia lleva tiempo investigando ese impacto.

Esa relación indivisible hace que cada persona se sienta mejor (o peor) con cierta música en ciertos momentos, y que por ejemplo existan géneros y estilos musicales más adecuados por ejemplo para trabajar y otros para celebrar un evento festivo.

Lo que este último estudio nos revela es que ese impacto no solo depende del estilo o género musical elegido, el artista, las voces, letras (si las hay) e instrumentos que se utilizan para crear música: también influye la forma en la que esa música ha sido comprimida y llega a nuestros oídos.

Más información | Journal of the Audio Engineering Society (PDF)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio