Tesla también ha comenzado a ganar dinero con sus coches. Su fórmula: venderlos aún más caros

Tesla también ha comenzado a ganar dinero con sus coches. Su fórmula: venderlos aún más caros
9 comentarios

Cifras de récord y no todas relacionadas con las ventas directas de vehículos. El primer trimestre de 2022 ha dejado unos grandes datos para Tesla, que ya apunta a entregar un 50% más de vehículos que en 2021, pese a los problemas de suministros. Estos son sus datos.

Q1 de récord. Las cifras de Tesla en el primer trimestre de 2022 dejan unos resultados que ahondan en el crecimiento que está viviendo la compañía. En total, Tesla facturó en el primer trimestre de este año 18.756 millones de dólares, por encima de las estimaciones de 17.7000 millones de dólares esperados y muy lejos de los 10.389 millones de dólares que facturó en el mismo periodo de 2021.

El resultado neto son unos beneficios por valor de 3.318 millones de dólares. Esta cifra es un 43% superior al trimestre anterior, el último de 2021, cuando consiguió un beneficio de 2.321 millones de dólares. Pero, sobre todo, es muchísimo mayor a los 438 millones de dólares de beneficio que se consiguieron en el primer trimestre de 2021. Concretamente, un 658%.

Sin vender coches. Parte del secreto de los buenos resultados de Tesla es que la compañía está haciendo dinero gracias a sus competidores. En Europa, las compañías pueden "comprar" emisiones contaminantes a otros fabricantes, a través de bonos ("créditos regulatorios" en Estados Unidos) que les permiten sortear las multas anticontaminación a cambio de pagar a terceros una cantidad inferior. Un sistema muy similar se utiliza en Estados Unidos y China.

Tesla consigue una gran parte de estos bonos de manera gratuita, pues sólo fabrica vehículos eléctricos y tiene un amplio margen para apuntarse emisiones contaminantes antes de alcanzar los límites máximos permitidos. Tanto es así que en el último trimestre ha ganado 679 millones de dólares a través de esta vía de financiación, por los 314 millones de dólares que consiguió en el último trimestre de 2021. Es decir, solo con ellos, Tesla ha ganado más dinero que en el mismo periodo de 2021.

Mayor margen. En un contexto mundial realmente complicado, con una escalada de precios en las materias primas y la cadena de suministros rota por la falta de chips, Tesla ha conseguido aumentar su margen de bruto por vehículo hasta el 32,9%. La estrategia ha sido la misma que la de otras compañías: vender coches más caros.

En los últimos meses, Tesla ha conseguido elevar los precios de sus Model 3 y Model Y, los vehículos más económicos de su oferta, sin que las ventas se resientan. Un resultado que es clave para financiar el crecimiento de su producción y la reducción de costes.

Salto cuantitativo. Con todo ello, y pese al cierre forzado de su fábrica de Shanghái, Tesla apunta a que este año podrá fabricar cerca de 1,5 millones de vehículos, con un crecimiento del 50% respecto a lo ya producido en 2021, cuando salieron de sus fábricas 930.422 unidades. Además del aumento de la producción con las fábricas de Berlín y Texas, Musk aseguró que recuperarán el terreno perdido en China durante los cierres por Covid-19 y podrán entregar todas las unidades esperadas.

Buenas perspectivas. Los datos obtenidos por Tesla, especialmente los relacionados con el aumento de su margen de beneficios y el aumento de su capacidad productiva, apuntan que la compañía camina en la buena dirección y ya no es tan dependiente de los créditos regulatorios relacionados con las normas anticontaminantes. Su anterior dependencia llevaba a algunos analistas a pensar que las acciones de la compañía bajarían cuando otros fabricantes no necesitaran de la compra de estos bonos.

Sin embargo, esta misma semana se ha apuntado a que Tesla podría multiplicar por cuatro el precio de sus acciones en los próximos años si sus planes relacionados con la conducción autónoma salen adelante. La compañía, que ya es la automotriz mejor valorada del mundo, ha anunciado la llegada de un robotaxi en los próximos años, aunque su Autopilot sigue en el punto de mira de las instituciones estadounidenses.

Temas
Inicio