Sillas i-Size para niños: qué son y en qué mejoran a los anteriores sistemas de retención infantil

Sillas i-Size para niños: qué son y en qué mejoran a los anteriores sistemas de retención infantil
Sin comentarios

Proteger a los más pequeños cuando viajamos en coche es esencial si queremos evitar lesiones graves en caso de accidente. Es algo que ninguno queremos para nosotros mimos ni, por supuesto, para los más allegados. Por ello, contar con una sillita correcta llegado el momento es esencial. Las sillas i-Size quieren aumentar la seguridad de los niños en el coche.

En los últimos años se han popularizado las sillas Isofix para niños. Esto se debe a que desde 2014 es obligatorio que todos los coches que se vendan nuevos cuenten con este sistema. Con él, la silla queda anclada a tres puntos del asiento, dos en la parte baja y un gancho en la superior. Con este sistema, se impide que la silla salga despedida en caso de accidente.

Pero además de este sistema de anclaje, el más recomendable, las sillitas para niños también cuentan con otras clasificaciones. Entre ellas encontramos las sillas i-Size, en las que se tiene en cuenta la altura del niño que viaja en ella y se separan en cuatro grupos en función de la misma.

Sillas i-Size, ¿qué son?

Las sillas i-Size deben cumplir con su propia homologación, la cual está vigente desde el pasado año 2013. En ella se establece que los productos deben separarse en grupos de menor a mayor altura, para que el ajuste sea lo más preciso posible.

En la homologación anterior (ECE R44/04), que puedes utilizar siempre y cuando la silla no haya sufrido un accidente o esté caducada, se tenía en cuenta el peso del niño, pero se considera que la altura es más precisa a la hora de establecer qué silla debe utilizar el más pequeño de la casa.

Además, la homologación de silla i-Size obliga a que ésta sea compatible con el sistema Isofix, lo que aumenta la seguridad en caso de accidente. Es decir, no todas las sillas Isofix son i-Size pero sí todas las i-Size son sillas Isofix.

Adicionalmente, estas sillas i-Size también tienen que cumplir con unos requisitos mínimos en caso de impacto lateral, una exigencia que no existía en la homologación anterior. Lo que añade un nuevo plus de seguridad. Por último, las sillas i-Size permiten llevar niños de hasta 15 meses en el sentido contrario a la marcha.

Tipos de sillas i-Size

En cuanto a los nuevos grupos de sillas disponibles, la normativa i-Size establece los siguientes grupos:

  • Sillas para niños de entre 40 y 75 centímetros.
  • Sillas para niños de entre 40 y 125 centímetros.
  • Sillas para niños de entre 100 y 150 centímetros.

De momento, la normativa sigue permitiendo que los niños que midan más de 135 centímetros de altura puedan viajar sin silla. Pero, además, la normativa anterior permite vender elevadores sin respaldos para niños que no han alcanzado esta altura.

Con la homologación i-Size, se exige que todas las sillas cuenten con respaldo y permiten que niños de hasta 150 centímetros viajen en ellas. En este último grupo, las sillas no cuentan con un ajuste propio y es el cinturón de seguridad el que ya retiene el cuerpo del niño.

Entonces, ¿qué silla tengo que utilizar?

Lo primero que nos interesa comprobar es si nuestro coche cuenta con tecnología Isofix, ya que de carecer de la misma deberemos buscar una silla que cuenta, al menos, con otro sistema de anclaje alternativo. De no ser así, estaríamos adquiriendo una silla inutilizable.

En el caso de que nuestro coche ya cuente con anclajes Isofix, podremos seguir utilizando las sillas de la anterior homologación, pues no hay nada que nos lo impida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las sillas i-Size añaden un extra de seguridad, pues se someten a pruebas más exigentes y se basan en un criterio (el de la altura) que con los años se ha creído más ajustado y conveniente que el peso.

Foto | Jim Champion

Temas
Inicio
Inicio