Maserati se pasa 100% al coche eléctrico en 2030 porque hasta los fabricantes más icónicos se rinden a la evidencia

Maserati se pasa 100% al coche eléctrico en 2030 porque hasta los fabricantes más icónicos se rinden a la evidencia
32 comentarios

Hace tiempo que está claro que el coche eléctrico es el futuro de la automoción, pero sigue habiendo fabricantes —sobre todo, las marcas con mayor prestigio— que se resisten a dar el paso. La última en firmar esta particular es Maserati, y esto sienta un nuevo precedente para los Ferraris del mundo.

Maserati dice adiós a los motores de combustión. El fabricante anunció ayer que ofrecerá versiones eléctricas de toda su gama de vehículos a partir de 2025. Empezará a hacerlo con su Maserati GranTurismo "Folgore", un roadster con una potencia de 1.200 CV que se espera que llegue en 2023.

Ese modelo se verá acompañado del nuevo SUV llamado Grecale y también del Grancabrio GT, también el año pasado, mientras que en 2025 llegarán variantes eléctricas del MC20, el Quattroporte y el Levante. Dejará de producir vehículos con motores de combustión en 2030, cediendo por fin el paso como ya han ido anunciando otras marcas en el pasado.

Europa manda. En realidad los fabricantes no lo hacen solo porque apuesten claramente por los coches eléctricos. Que los habrá que sí, pero es que otros tendrán que hacerlo directamente por obligación. La Comisión Europea endureció el pasado verano sus propuestas para combatir el cambio climático, y una de las medidas estaba directamente dirigida a ellos: en Europa el adiós definitivo a los coches de gasolina o diésel se producirá en 2035.

Los fabricantes no podrán venderlos, e impondrá multas a las emisiones de CO2 de los vehículos que se pasen de la raya. En España estamos viendo más y más restricciones para usar estos vehículos en núcleos urbanos, y la cosa seguramente vaya a más. El cerco se extiende.

Ferrari y Lamborghini se resisten. La mayoría de fabricantes "normales" se han apuntado a ambiciosos planes de transición eléctrica, pero la cosa cambia para quienes fabrican coches de superlujo. Ocurre con Ferrari y Lamborghini están intentando buscarle tres pies al gato. Sus responsables les han dicho a los miembros de la Comisión Europea que hagan una excepción con sus superdeportivos porque total, tampoco fabrican tantos al año.

El mismísimo Mario Dragui, expresidente del Banco Central Europeo y presidente del Consejo de Ministros de Italia, quiere intermediar en la situación. Dicho lo cual, Ferrari ya tiene un eléctrico asomando la patita y en Lamborghini también parecen preparar algo para 2025 aprovechando la plataforma del Porsche Taycan.

Los eléctricos lo cambian todo, superdeportivos incluidos. Y si no que se lo digan a Bugatti, otro de los fabricantes icónicos del segmento de los superdeportivos. Tras los rumores que aparecieron sobre un eléctrico suyo en 2019, finalmente lo que ha ocurrido es que Bugatti ha sido comprada por Rimac  y Porsche. Mate Rimac, CEO de la firma que lleva su nombre, ya ha avisado de que "podría hacer locuras" con una marca que necesita sucesor para el Chiron y de la que mencionaba que "se pueden hacer tantas cosas. Quizás un SUV o un coupé de gran tamaño".

Otras marcas de prestigio como Aston Martin ya iniciaron su transición hace años. Koenigsegg tiene en la manga un motor eléctrico que se puede llevar en una mochila y McLaren ya dijo hace años que en 2025 todos sus coches serían híbridos y luego eléctricos puros. Incluso una leyenda como Rolls-Royce ha admitido que los tiempos cambian y solo fabricará eléctricos a partir de 2030. ¿Bentley? Más de lo mismo. El motor de combustión tiene fecha de caducidad para todos.

Temas
Inicio