Compartir
Publicidad

SMS, historia y aplicaciones (II)

SMS, historia y aplicaciones (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mientras los SMS solo permiten enviar texto, existen diversas extensiones que cambian esto y permiten mandar mensajes con formato o con imágenes. La más básica de estas extensiones es el EMS (Enhanced Messaging Service), que está pensado para añadir formato al texto, como negritas o cursivas y permite adjuntar imágenes, en formato 16 x 16 o 32 x 32 píxeles en blanco y negro, y efectos de sonido.

Mientras los EMS no van mucho allá de los mensajes originales, ya que se basan en la misma forma de transporte que los SMS. Por ello, los MMS permiten, no solo enviar textos, sino adjuntar además todo tipo de ficheros, con lo que podremos enviar mensajes de texto, videos, imágenes y sonidos.

Los mensajes MMS se envían en dos partes. Una vez hemos enviado el mensaje, el receptor recibe en primer lugar un aviso de que ha recibido un MMC y posteriormente, ya sea automáticamente al recibir el aviso o cuando el usuario abra el mensaje, se accede al servidor para recuperar los ficheros, habitualmente a través de GPRS. Tanto el envío de los ficheros como la recepción de estos por parte del destinatario se hacen a través del protocolo HTTP y para ello es necesario tener correctamente configurado nuestro terminal, cosa que no siempre sucede. Por ello, algunos operadores ofrecen la posibilidad de configurar el móvil automáticamente al recibir un mensaje OTA.

A pesar de las ventajas de los EMS y los MMS, los SMS tradicionales no han desaparecido ni lo van a hacer por ahora. Existen multitud de aplicaciones en las que todavía se utiliza SMS. Alguna de las más conocidas es el envío de mensajes que se muestran en la pantalla en algunos programas de televisión o la participación en un sorteo por enviar un SMS. Estos mensajes se envían a números conocidos como premium, cuyo numero es más corto y, por tanto, más fácil de marcar y cuyo coste de envío es más alto.

Otra aplicación, no tan conocida, es la posibilidad de saber cuando tiempo deberemos esperar en una parada de autobús, cosa que se puede hacer en diversas ciudades españolas como Barcelona. Solo necesitamos enviar un mensaje con el código de la parada en la que estamos y la línea de autobús que estamos esperando y recibiremos un mensaje con el tiempo que falta para que llegue el autobús.

Por todo esto, es difícil que los SMS vayan a ser sustituidos, por lo menos en un espacio corto de tiempo, por alguna otra aplicación como pueda ser el e-mail o los MMS. Y pensar que, originalmente, no fue diseñado para la comunicación entre personas.

Esperemos que os haya gustado este especial sobre los SMS, una tecnología bastante reciente y que parece que haya estado en nuestras vidas desde hace muchísimo tiempo.

Más información | Wikipedia: MMS. Más información | Wikipedia: EMS. En Xataka | SMS, historia y aplicaciones (I) .

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos