Compartir
Publicidad
Publicidad
Satya Nadella: "nuestros próximos teléfonos no parecerán teléfonos"
Móviles

Satya Nadella: "nuestros próximos teléfonos no parecerán teléfonos"

Publicidad
Publicidad

Microsoft no ha dicho su última palabra en móviles. Lo confirmaban las recientes declaraciones de Satya Nadella en una entrevista radiofónica en la que dejaba claro que la firma no ha abandonado este mercado en absoluto.

De hecho, indicaba Nadella, "estoy seguro de que haremos más teléfonos, pero no se parecerán a los teléfonos actuales". El apunte parece dejar claro que los futuros smartphones de Microsoft tendrán aún más capacidad a la hora de convertirse en un PC de escritorio gracias a tecnologías como Continuum.

¿Quo vadis, Windows 10 Mobile?

El panorama en Windows 10 en móviles engaña, desde luego. Estos días ha comenzado a llegar la actualización de Windows 10 Creators Update a los modelos compatibles, pero la apuesta de Microsoft por este segmento parece estar relegada a un segundo plano.

No hay apenas fabricantes que apoyen el sector, y solo HP con el Elite x3 trató de defender una plataforma que en 2015 prometía mucho más de lo que dio. Nuestro análisis del Lumia 950 XL así lo declaraba.

Aquel descalabro se notó a posteriori con decisiones que marcaron aún más esa apuesta a medias de Microsoft. Las bases de la plataforma parecían sólidas gracias a Windows 10 y sus aplicaciones universales, pero fallaba lo de casi siempre: nada de desarrollos o desarrolladores que apoyasen la idea, lo que llevó al círculo vicioso tradicional: sin aplicaciones el interés de fabricantes y usuarios se derrumba.

Los indicios apuntan al ¿penúltimo? intento de Microsoft de triunfar en móviles

Microsoft lleva tiempo tratando de salir del atolladero en el que Ballmer les metió con la compra de Nokia. Aquella carísima adquisición no causó más que problemas en la empresa de Redmond, que espera haber completado la reestructuración del negocio de móviles en junio.

Ballmer Elop Ese apretón de manos le traería muchos problemas a Microsoft.

Lo cierto es que esa reestructuración no deja claro cuáles son los planes de Microsoft a corto o medio plazo. De hecho parecía que su estrategia había cambiado radicalmente. El "si no puedes con tu enemigo, únete a él" parecía el nuevo mantra de una empresa que de repente empezó a ofrecer buenos servicios y mejores aplicaciones en plataformas rivales.

A esos buenos pasos para atacar a Android e iOS con esas alternativas se le han ido sumando indicios de que Microsoft no había tirado la toalla en el terreno de la movilidad. Mucho se ha hablado de ese Surface Phone que parece que nunca llega, pero el hardware podría tardar en llegar porque lo que Redmond está preparando es una alternativa singular en el software de su plataforma móvil.

Windows 10 en ARM y la convergencia como claves

Esa alternativa estaría centrada en dos pilares. El primero, ese soporte de Windows 10 y de aplicaciones "legacy" en procesadores basados en arquitectura ARM. Eso haría factible la aparición de tablets y smartphones con procesadores como el Snapdragon 835 que habilitaran esa atractiva opción.

Continuum

En esencial asistiríamos a un nuevo intento de lo que Microsoft ya trató de conseguir con Windows RT, solo que ahora tanto el sistema operativo como las aplicaciones serían las que ya utilizamos en equipos Windows convencionales.

El segundo de esos pilares sería Continuum, esa tecnología que nos dejó una sensación agridulce cuando la probamos con los Lumia 950 XL. El problema no estaba en el teléfono, sino nuevamente en una plataforma que aún estaba muy limitada por la cantidad de aplicaciones capaces de aprovechar ese camaleónico comportamiento que pretendía brindar esta tecnología.

La idea no ha sido abandonada en absoluto, y de hecho hemos visto como otros han recogido el testigo. Los nuevos Samsung Galaxy S8 y S8+ cuentan con esa misma capacidad de convertirse en equipos de escritorio gracias a Samsung DeX, un accesorio que aún no hemos tenido la oportunidad de probar en detalle pero que a priori parece ofrecer mejores prestaciones que las que hasta ahora ofrecía Continuum.

Es probable que sea precisamente de esto de lo que habla Satya Nadella cuando dice que sus teléfonos no se parecerán a los teléfonos actuales. No lo harán porque probablemente sean mucho más que eso y podrán convertirse por fin (si así lo queremos) en equipos de escritorio cuando lo necesitemos. Esperemos que lo consigan, y que Microsoft vuelva a un segmento en el que claramente sigue teniendo algo que decir. Paciencia.

En Xataka | Microsoft está armando un ecosistema brutal en Android e iOS
En Xataka Móvil | ¿Es éste el famoso Surface Phone de Microsoft del que tanto hemos oído hablar?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos