Compartir
Publicidad

Por qué hay gente dispuesta a pagar un Lexus por una tarjeta SIM en Iraq

Por qué hay gente dispuesta a pagar un Lexus por una tarjeta SIM en Iraq
55 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos alguna vez hemos querido o tratado de obtener un número telefónico fácil de recodar, ya sea por comodidad o simplemente porque se ve bien. Pero lo que pasa ahora mismo en Iraq con este tema, es una verdadera locura, ya que hay gente dispuesta a pagar miles de dólares, e incluso coches, con tal de tener una tarjeta SIM con un número "distinguido".

Lo que sucede en Iraq es que no es sólo un número de teléfono, sino un símbolo de estatus y hasta poder, ya que un número donde se destaquen ciertos patrones repetitivos, harán que el propietario pueda ser reconocido en ciertos círculos de poder, e incluso sea determinante para cerrar negocios o proyectar una imagen de éxito.

No es sólo un pedazo de plástico, es una imagen de poder y estatus

Desde hace más de una década la demanda por tarjetas SIM "especiales" se ha disparado de una forma absurda e increíble. Los interesados son en su mayoría aspirantes a ejecutivos de negocios, empresarios, políticos e incluso jóvenes que buscan "ser alguien importante" en el país.

El negocio de la venta de tarjetas SIM "distinguidas" es tan popular, que se ha hecho oficial en muchas de las compañías de telecomunicaciones en Iraq. Una tarjeta SIM "normal" cuesta no más de 3 dólares, pero si buscamos una bajo nivel "Silver" su precio se eleva hasta los 30 dólares al contar con pares consecutivos, como 4455. Y si queremos algo mejor, entonces debemos optar por las SIM nivel "Diamond Plus", cuyos últimos cinco dígitos son iguales y se llegan a cotizar entre 1.300 y 1.500 dólares.

Sim Card Stock 1020 0

Pero eso no es todo, ya que incluso existen los llamados "números presidenciales", los cuales no están a la venta en las tiendas y sólo se consiguen por medio de subastas o ventas especiales en internet. Estas tarjetas presentan más de seis dígitos iguales y se llegan a cotizar en más de 50.000 dólares.

De acuerdo a una investigación del Washington Post, de estas tarjetas SIM depende el éxito de una persona, ya que los números hablan por él al mostrar que tiene algo exclusivo y difícil de conseguir, además de que posee buen gusto. Una forma de tener seguridad y prestigio, ya que una SIM con uno de estos números le abrirá casi todas las puertas, "incluso las del amor", según comenta Haider Mohamed, quien es un vendedor de móviles en Bagdad.

Esto ha llegado a tal nivel, que un hombre de negocios estuvo dispuesto a dar su Lexus de 60.000 dólares a cambio de una tarjeta SIM con un número "particularmente hermoso".

Todo un artículo de lujo

Esta extraña tendencia no es exclusiva de Iraq, está presente en otros países de Medio Oriente, Europa, América e incluso España, pero vamos, lo que sucede en Iraq es una barbaridad.

Durante varios años, los iraquíes estuvieron aislados debido a la dictadura de Saddam Hussein, lo que provocó que varios países los castigaran con sanciones y los excluyeran como opción comercial para vender sus productos. Después del derrocamiento de Hussein en 2003, Iraq comenzó a abrirse a los negocios internaciones, lo que significó que tanto la tecnología como los productos extranjeros comenzaron a llegar poco después de 2007.

Los teléfonos móviles se convirtieron rápidamente en los objetos más codiciados, así como la ropa y los automóviles, ya que se trataba de artículos de lujo al alcance de todos los habitantes. Artículos que por muchos años estuvieron limitados al círculo gubernamental de Hussein.

Iphone Sim

Ante esto, los iraquíes encontraron en los productos de marcas reconocidas una forma de expresar su individualidad y poder adquisitivo. Esto sirvió para proyectar estilo y sofisticación, herramientas que ayudaron a crear gente de negocios, emprendedores y aspirantes al poder. Por lo que un número telefónico impresionante se volvió indispensable para destacarse en esta nueva sociedad.

Según los iraquíes, el número de teléfono no es simple vanidad, es un elemento primordial para proyectar profesionalismo. Essa Sultan, un contratista de 47 años, asegura que pagó 1.200 dólares en 2009 para hacerse con una tarjeta SIM cuyo número termina con seis sietes. A día de hoy le han ofrecido 10.000 dólares por él pero no tiene planes de venderlo.

"Este número da la impresión de que soy alguien distinguido, algo que me ayuda a hacer negocios, especialmente entre los funcionarios de los ministerios del estado con los que me relaciono. Si los llamo desde un número normal, no responderían mi llamada, pero cuando ven este número, no pueden ignorarlo porque saben que una persona VIP los está llamando. Siempre estoy interesado en tener el último iPhone y el último Land Cruiser. El número de teléfono complementa mi prestigio."

El negocio perfecto

Lo interesante de la venta de números especiales no es sólo el hecho de lo que la gente está dispuesta a pagar, sino del mercado que ha abierto para los comerciantes de estos números, quienes son todos unos empresarios capaces de comercializar tarjetas SIM como si fuesen piedras preciosas.

Safa Mohsen, de 44 años, se llama a sí mismo "El Rey de los Números Distinguidos" y es toda una personalidad cuando se trata buscar y vender números muy específicos. Su prestigio ha hecho que la gente lo considere la persona ideal para evaluar el precio de una tarjeta de SIM, por lo que ha creado una pequeña fortuna.

The King Of Distinguished Numbers

Actualmente cuenta con aproximadamente 2.000 tarjetas SIM "distinguidas" donde la más costosa es de 3.000 dólares. Asimismo, se encarga de rastrear a la gente propietaria de números de este tipo con la finalidad de comprárselos para revenderlos. Según Mohsen, los dos números del ex primer ministro Nouri al-Maliki valen más de 10.000 dólares, mientras que el que posee el general de división Fadhil Jamil al-Barwari alcanza los 38.000 dólares debido a que tiene cuatro ceros consecutivos.

Ahora mismo, Mohsen se encuentra tras el que ha llamado "su ballena blanca", que es uno de esos números raros y tremendamente codiciados, ya que cuenta con siete ceros consecutivos y está valorado en 120.000 dólares. Éste pertenece a un oficial de policía que pagó 125 dólares por la tarjeta SIM en 2007, y quien no está dispuesto a venderla, ya que conforme pasa el tiempo, su valor se incrementa como si fuese un artículo de colección.

En Xataka Móvil | ¿5.000 euros por un número de teléfono? El negocio de los números gold

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio