Compartir
Publicidad

PaperPhone, Nokia Morph y MorePhone: así eran los primeros prototipos de móviles con pantalla flexible que nunca triunfaron

PaperPhone, Nokia Morph y MorePhone: así eran los primeros prototipos de móviles con pantalla flexible que nunca triunfaron
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las pantallas flexibles pueden parecer una tecnología muy novedosa y casi futurista, sin embargo llevan existiendo desde el año 1974 cuando Nicholas K. Sheridon, empleado de Xerox, inventó el Gyricon. Desde aquel papel de tinta electrónica ha pasado mucho tiempo y han habido numerosas mejoras y alternativas con otros materiales y formas. Pero pese a todo, todavía estamos esperando a que alguno de los prototipos con pantalla flexible se materialice en un producto comercial de éxito.

Ahora que parece que estamos cerca del primer móvil comercial con pantalla flexible, hemos querido volver la vista atrás y repasar aquellos prototipos de móviles que prometían un cambio de diseño radical. Dispositivos que en su mayoría no salieron del laboratorio pero sí fueron marcando las pautas de lo que en el imaginario colectivo se entiende como un móvil con pantalla flexible.

Los primeros prototipos no salieron de la universidad

Display Prototipo

En 2004, el laboratorio de investigación de las fuerzas armadas de los EEUU (ARL) invirtió casi 44 millones de dólares para investigar sobre las pantallas flexibles y resistentes a las ralladuras. Se dedicaron unas grandes instalaciones en la Universidad del estado de Arizona para tal propósito y el cabo de un año empezaron a aparecer los primeros prototipos. En conjunción con Hewlett Packard, se mostró un dispositivo que consistía únicamente en una pantalla de tinta electrónica enrollable y una pequeña placa base asociada.

El mundo universitario fue a inicios de los 2000 quien más esfuerzos dio en hacer despegar estas tecnologías. Inicialmente se apostó por paneles TFT y LCD, aunque al cabo de un tiempo estos mismos centros de investigación dieron el salto a los paneles OLED, con prototipos de hasta 7,4 pulgadas.

PaperWindows

Paperwindows

Desde Canadá, el equipo de Human Media Lab liderado por Roel Vertegaal ha sido uno de los más activos en mostrar prototipos flexibles. Suyos son el PaperWindows, pero también los dos siguientes modelos de los que hablaremos. En 2007 mostraron un prototipo capaz de proyectar ventajas del ordenador a un dispositivo en forma de hoja de papel. El propio cuerpo del dispositivo era muy delgado y únicamente representaba la superficie donde proyectar las imágenes captadas por un sistema de seguimiento 3D.

Lo más interesante de este primer proyecto no es su hardware, ya que al fin y al cabo no teníamos casi circuitería interna. Sino ofrecer una interfaz pensada para ajustarse a pantallas flexibles.

PaperPhone y PaperTab

Los trabajos del Human Media Lab acabaron convirtiéndose para 2010 en el PaperPhone, el primer móvil flexible con pantalla que recibió la atención de los medios y permitía seleccionar opciones del sistema operativo al doblar en diferentes regiones de la pantalla. Su tamaño era de 9,5 centímetros y estaba construida con tinta eléctrica de e-ink.

El dispositivo ofrecía un sistema parecido al de doblar las hojas de un libro y fue una primera aproximación a la idea de doblar el móvil para ejecutar acciones. Tres años después, Plastic Logic durante el CES nos presentó su PaperTab, un prototipo similar pero en forma de tablet de 10.7 pulgadas y con chipset Intel Core i5 en su interior.

MorePhone

Morephone

Pero su trabajo más completo llegó con el MorePhone, un prototipo de smartphone con pantalla flexible capaz de doblarse cuando recibimos una llamada o un mensaje. Para esto se añadieron varios receptores colocados en las esquinas que provocan que el dispositivo se doble. Por aquel entonces prometían cinco años para que llegase al mercado. Si hacemos cuentas nos da este año como fecha de salida.

Nokia Morph

Nokia Morph

Pocos dispositivos con pantalla flexible llamaron tanto la atención como el Nokia Morph. Era todavía la época de la vieja Nokia y se nos presentó un modelo capaz de adaptarse a nuestra muñeca, muy estrecho y con una interfaz que se adaptaba a la perfección a la nueva forma. Más que un prototipo fue un concepto, muy alejado en la época de llegar a ser un producto real.

Sí sirvió para comprobar el interés por este tipo de productos, imaginar cómo sería la tecnología al cabo de unos años y marcar tímidamente las pautas de lo que pretenden, todavía hoy en día, los móviles con pantalla flexible.

Sony, buscando pantallas flexibles desde 2005

Sony

Otro fabricante que desde hace tiempo ha estado experimentando con este tipo de dispositivos ha sido Sony. La marca japonesa es bastante tradicional con el diseño de sus Xperia, pero desde 2005 ya estaba teorizando sobre las pantallas flexibles.

En conjunción con RIKEN, uno de los mayores institutos de investigación de Japón, Sony avanzó que para 2010 los smartphones tendrían algún tipo de pantalla flexible. Una promesa que quedó lejos de cumplirse, aunque sí se mostró un prototipo de pantalla OLED que se enrollaba en la forma de lápiz.

Samsung y LG, los únicos en vender móviles con pantallas curvas

Galaxy Edge

Dentro de las pantallas flexibles también tienen cabida las pantallas curvas, de entre las cuales destacan los trabajos de Samsung y LG. Los dos fabricantes surcoreanos han liderado en los últimos años el desarrollo de este tipo de paneles y de hecho son las únicas marcas con modelos comerciales de móviles que incorporan algún tipo de panel flexible.

En el CES de 2013, Samsung presumía de sus pantallas YOUM. Unos paneles OLED muy prometedores pero que finalmente se materializaron en algo menos ambicioso. Hablamos del Samsung Galaxy Note Edge, un buque insignia que incorporó un lateral curvo. Una forma curva que durante varios años Samsung estuvo promocionando.

Algo similar ocurre con LG, quien desde hace años busca llenar el mercado de sus paneles OLED y en algunos casos flexibles. Una investigación en la que se ha invertido una gran cantidad de millones, aunque de momento únicamente recordamos la serie LG G Flex como ejemplo de pantallas curvas en móviles. No así en televisores, donde a principios de año nos mostró su prototipo de OLED enrollable.

ReFlex, utilizando la curvatura para controlar las aplicaciones

Y para finalizar este repaso de prototipos de móviles con pantalla flexible queremos volver a Human Media Lab. Ellos son los encargados de mostrarnos el ReFlex, un móvil Android con pantalla flexible. Estamos ante un dispositivo con una forma bastante tradicional pero donde podríamos ejercer presión en los laterales para que la pantalla se doble. Y aquí viene lo interesante, las aplicaciones reaccionarían en función de cuánto doblemos la pantalla.

Entre la demostración práctica se nos enseña el juego Angry Birds, donde la fuerza del disparo va en función de la pantalla. El dispositivo contaría con un panel OLED de LG con resolución 720p y Android 4.4 Kitkat. Pero los componentes clave serían el sensor de flexión y un motor de retroalimentación háptica. Un prototipo que tampoco ha seguido desarrollándose pero es uno de los modelos que más lejos nos traslada en esta carrera por conseguir móviles flexibles.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio