Compartir
Publicidad

Nokia N86: nuestras impresiones

Nokia N86: nuestras impresiones
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otra de las decepciones que nos hemos llevado en este MWC ha sido la de Nokia. Y es que a pesar de habernos presentado un puñado de móviles el primer día, pocas cosas destacaban en ellos. Ya comentamos las pruebas con el Nokia E75, mientras que del E55 nos gustó su delgadez.

Extrañamente, el martes presentaron otro modelo, el Nokia N86, a priori el más interesante de todos los mostrados, por lo que no se entiende mucho que no lo incluyeran en la rueda de prensa del día anterior. Probablemente quisieron centrarse más en la tienda de aplicaciones y que el nuevo modelo no robara la atención.

Nokia N86

Algo que, de todos modos, probablemente no hubiera hecho. Y es que el Nokia N86 no llama precisamente la atención. En lo único que destaca es en su cámara con un sensor de 8 megapíxeles (vale, y la pantalla OLED, pero no es novedad), pero en el resto de prestaciones y funcionalidades nos cuesta distinguirlo de otros modelos de la gama Nseries.

El fabricante finlandés parece tener la cabeza más puesta en el software y en los servicios que en sus terminales de gama alta. Al menos en uno de esos campos lo está haciendo bastante bien, su estrategia con Ovi, la tienda de aplicaciones, servicios de localización,... me parece buena, pero ¿no se estarán olvidando de la otra pata donde sustentarse?

Empieza a resultar ligeramente aburrido probar nuevos terminales de Nokia, pues comparten desde un diseño externo muy similar entre todos ellos hasta un sistema operativo idéntico. Y, aunque por un lado la uniformidad puede ser buena pues una vez usado uno cambiarlo por otro resulta muy sencillo, a los usuarios más avanzados nos dejan un poco descolocados.

Nokia N86

Menos mal que tuvimos la oportunidad de jugar un poco con el Nokia N97, un terminal que sí me parece innovador y en el que se han producido avances interesantes, no solo en el apartado físico con el teclado deslizante, sino también en el sistema operativo, con la pantalla principal invadida por widgets. Pero para disfrutar de él nos tocará esperar casi hasta verano.

Pero vamos con el N86 que es para lo que habíamos venido. Resulta interesante que hayan incorporado una lente con protector, de forma que no tengamos que temer por rayaduras o suciedad en esta. Como no podía ser de otro modo, se aprovecha esta para activar automáticamente el software de la cámara.

Así, al abrir la lente tendremos a nuestra disposición la aplicación para hacer fotos, la cual podremos controlar fácilmente desde la parte superior del teclado, pues el Nokia N86 es un teclado de tipo doble slider, y en la parte superior dispone de cuatro teclas para ajustar diversas funciones. Estas teclas, por cierto, también sirven para jugar en el modo N-Gage.

Nokia N86

Aparte de la cámara, resaltar que el frontal resulta muy minimalista, con el pad y diversos botones de función, con una construcción que, en las primeras pruebas, nos pareció mejor que la de otros terminales como el N96. No resulta mucho más delgado que este último, apenas un par de milímetros, algo que también podrían haber mejorado.

Como conclusión, no es un mal móvil pero representa “más de lo mismo”, algo que no es lo que se supone venimos a ver en ferias como esta.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos