Los cánceres en jóvenes se han disparado casi un 80% en 30 años. Es un dato que hay que coger con pinzas

Los factores demográficos son claves a la hora de interpretar la cifra

National Cancer Institute Resonancia
21 comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

A lo largo de los últimos años una tendencia preocupante se va confirmando: los casos de aparición temprana del cáncer están en aumento en todo el mundo. Así lo ha observado un reciente estudio que pone cifras a este crecimiento: un 79% de aumento en 30 años. Una cifra que, eso sí, hay que leer con matices.

Tres décadas de crecimiento. Un nuevo estudio realizado a escala global ha constatado un importante aumento en los cánceres detectados en adultos menores de 50 años. Según el estudio, entre 1990 y 2019, el número de casos detectados creció un 79% a nivel global. El trabajo aporta nuevas pruebas sobre una tendencia que ya había sido observada en estudios previos.

No todo malas noticias. La estadística es preocupante pero debe ser leída en su contexto. Este incremento nos habla de casos totales, en términos absolutos, para esta franja de edad. Durante el mismo periodo la población mundial creció un 45% (un crecimiento algo superior al que correspondería a la franja entre los 18 y los 49).

Además, si atendemos al número total de muertes el aumento es más moderado: del 28%. También debemos tener en cuenta que la detección de estas enfermedades ha mejorado a lo largo de los años, especialmente en países donde estas tres décadas han ido acompañadas de un rápido progreso económico.

“Este incremento se puede atribuir a varios factores: el crecimiento de la población mundial, la adopción generalizada y mejora de tecnologías de cribado y detección, así como a factores de riesgo relacionados con el cáncer, como estilos de vida poco saludables, patrones alimentarios y exposición a sustancias químicas y radiaciones, entre otros”, explica en declaraciones a SINC Xue Li, coautor del nuevo estudio.

El peso del cáncer. El estudio también observó, por ejemplo, que el cáncer de mama fue el que más muertes causó. También el más prevalente con 13,7 casos por cada 100.000 personas. Lo seguían tráquea, pulmón, estómago e intestino.

Por otra parte, los cánceres de tráquea y próstata fueron los que más crecieron, con tasas de crecimiento anuales promedio del 2,38% y del 2,23%. Por regiones, el estudio observó que Nortamérica, Australasia y Europa occidental son las regiones donde los cánceres de aparición temprana aparecían en mayor grado.

204 países. El estudio se basó en los datos del Estudio de la Carga Mundial de Morbilidad de 2019. Los autores incluyeron datos sobre 29 tipos de cáncer en 204 países y territorios para abarcar la práctica totalidad del globo.

El equipo no solo comprobó el número absoluto de diagnósticos y muertes causados por el cáncer sino que también utilizó medias específicas diseñadas para medir el peso social de la enfermedad como los años de vida ajustados por discapacidad (DALY), y medidas estandarizadas por edad como el ASIR (incidencia) y el ASDR (muertes). Los detalles del estudio fueron publicados hace unas semanas en un artículo en la revista BMJ Oncology.

Desarrollo y cáncer. Los autores recalcan cómo es la correlación entre desarrollo (medido a partid del índice sociodemográfico o SDI) y el peso del cáncer. Comprobaron que, para países con un SDI inferior a 0,7 la relación era positiva: a más desarrollo mayor pérdida de años de vida (DALYs) y mayor mortalidad (ASDR). Sin embargo, a partir de 0,7 tanto los DALYs perdidos como el ASDR descendían abruptamente (no así los casos).

Esto es consistente con la noción de que, a más desarrollo de un país, más casos podrá detectar y, a partir de cierto umbral, más casos podrá sanar antes de que se conviertan en fatales.

Factores de riesgo. Los autores explican también cómo determinados cambios de hábitos pueden explicar el aumento en la incidencia de algunos cánceres. Entre ellos pueden encontrarse varios factores de riesgo dietéticos, como el aumento en el consumo de carnes rojas, escaso consumo de frutas y bajo en sodio y leche, entre otros. A estos añaden también el alcohol y el tabaco como factores de riesgo bien conocidos.

Sin embargo de nuevo cabe recordar cómo parte de este aumento en casos puede ser explicado por motivos externos como el crecimiento demográfico. El descenso en mortalidad infantil experimentado a nivel mundial a lo largo de las últimas décadas también debe tenerse en cuenta a la hora de explicar este incremento.

Otra tendencia a tener en cuenta es la progresiva reducción del peso sanitario de las enfermedades transmisibles. En el mundo desarrollado el cáncer se ha convertido en una de las enfermedades más temidas, lo cual es lógico por la virulencia de algunos tipos de cáncer. Sin embargo esto se debe en gran parte a la erradicación o destierro de enfermedades antes tan temidas como la viruela o la tuberculosis (aún persistente en muchos lugares).

En Xataka | A Katalin Karikó le dijeron hace 30 años que su carrera estaba acabada. Hoy es premio Nobel tras salvar a la humanidad

Imagen | National Cancer Institute

Inicio