Compartir
Publicidad

Autismo y tecnología, una llamada al optimismo

Autismo y tecnología, una llamada al optimismo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fue hace más de cien años cuando la palabra autismo aparecía por primera vez en un trabajo científico. Fue un termino acuñado por Eugene Bleuler en 1912 y desde entonces se ha dedicado miles y miles de horas de investigación para buscar la raíz de esta serie de trastornos y las posibles soluciones al mismo. Los datos son claros: cada vez se diagnostican más casos y eso no hace más que aumentar el interés de los investigadores para entender el autismo.

Todavía no hay certezas ni respuestas claras al respecto pero la tecnología quiere arrojar luz al asunto. Muchos proyectos con objetivos diferentes: realizar diagnósticos previos, herramientas para ayudar a comunicarse con el resto y que puedan integrarse con los demás. Estas son las principales iniciativas que buscan entender mejor el autismo.

Tecnología asistente: software y vídeos

Una de las principales tecnologías que se utiliza para ayudar a los niños con autismo es lo que se conoce como tecnología asistente. Dispositivos de diversas tipologías que, en este caso, sirven para que las personas con estos trastornos puedan comunicarse con el resto de personas y también aprender ciertas habilidades como relacionarse, identificar sujetos o diferenciar emociones.

Autismo

Uno de los proyectos con más recorrido es Boardmaker. Un programa de PC con 3.000 dibujos en blanco y negro. Que sean en estos dos colores no es ningún capricho, hay estudios que demuestran que los niños con autismo pueden tener una cierta preferencia por algunos tonos y condicionar completamente su decisión a la hora de realizar ciertas tareas de aprendizaje.

“Los autistas son como clavijas cuadradas y el problema con golpear una de ellas para que entre por un agujero redondo no es que el la fuerza es un gran esfuerzo que debes hacer, es que estás destrozando la clavija.” - Paul Collins

Los dibujos que muestra, son algo ambiguos pero son comprensibles de forma universal y al ir apoyados con texto se pueden utilizar para que los niños puedan comunicar ciertas ideas. También se utiliza con fotografías de personas en su entorno y ayudarles con un sistema puramente visual a ponerles nombre e identificarles.

No es una tecnología especialmente sofisticada pero ha demostrado dar resultados en muchos casos. Junto a ella, tenemos otro caso que quizá no luzca tanto en innovación pero funciona muy bien: grabaciones de vídeos. Uno de los problemas con el autismo es que las personas que lo padecen suelen aprender mejor por imágenes y grabar imágenes de su entorno, o de ellos mismos, para reproducirlas posteriormente ayuda estimula el aprendizaje.

Autism Expressed

Las startups también trabajan con el autismo y una de ellas es Autism Expressed. Fundada por Michele McKeone se trata de una empresa muy joven que aunque de momento no ha cerrado ninguna ronda de financiación con fondos de capital riesgo ha logrado conseguir 30.000 dólares en premios del sector.

Su filosofía es diferente: muchas tecnologías aplicadas a este trastorno se centran en las primeras edades, se puede diagnosticar desde los dos meses, mientras que lo que busca Autism Express es estudiar la transición y centrarse en la adolescencia para entender mejor esta etapa de la vida.

El objetivo de la startup es integrar a las personas con autismo en la sociedad y que sepan capaces de desarrollar diferentes tareas. Cursos de aprendizaje estructurados en diferentes módulos utilizando los ordenadores para aprender habilidades de todo tipo.

Look at Me de Samsung

Samsung además de desarrollar dispositivos también colabora en diferentes aplicaciones y servicios entre ellos Look at me. Desarrollada por médicos en Corea del Sur, se trata de una serie de juegos sencillos que utilizan la cámara del móvil y en las que el niño debe imitar una serie de gestos o reconocer patrones.

Look

Por ejemplo: uno de los juegos usa la cámara frontal y el niño debe colocar su cara dentro de una figura. En otros, se le pide que sea capaz de identificar caras y tristes con el objetivo de reconocer emociones. La aplicación es gratuita y aunque originalmente solo funcionaba en algunos dispositivos de Samsung se puede descargar desde cualquier Android en Google Play.

¿Efectiva? Según las pruebas científicas realizadas en el 60% de los casos se han notado mejorías a la hora de reconocer la cara de otras personas, el espacio que les rodea y también conocer mejor las emociones a través de las distintas muecas.

Nao, de robot convencional a ayudar a autistas

La robótica tiene muchos proyectos para luchar contra el autismo. La mayoría buscan imitar el aspecto de una persona de carne y hueso, aunque sin llegar al grado de realismo que tiene un geminoide. El caso de Nao es más curioso porque su aspecto es el de un robot sin más. No tiene expresiones en la cara pero tiene una gran capacidad de movimiento.

Nao

Probablemente a Nao le conozcáis por otras historias y es que este robot desarrollado en Francia por Aldebaran Electronics ha participado en diferentes exhibiciones de robótica. Es capaz de andar y bailar sin ningún problema y gracias al software es capaz de, con ayuda de un ordenador, mandar tareas a los niños y recompensarles con un baile cada vez que lo hagan bien.

De momento se ha utilizado en diferentes colegios y médicos con mucho éxito. Su coste es algo elevado, cerca de los 20.000 euros, pero es lo que menos importa cuando demuestra que es capaz de ayudar a los niños con autismo. Su aspecto infantil juega a su favor, algo que tiene sentido ya que para los niños su sencilla apariencia les ayuda a relacionarse con más facilidad.

Appyautism

Una de las principales vías de ayudar a los niños con autismo a comunicarse mejor con los demás es utilizar sistemas adaptados. Aquí los móviles y las aplicaciones tienen mucho que decir y hay iniciativas como Appyatusim que actúan a modo de repositorios de aplicaciones diseñadas para trabajar con autistas.

En su página web hay muchas, algunas muy interesantes como Avaz que combinan el teclado táctil del teléfono con diferentes símbolos para ayudar a los niños a expresarse con otras personas. Sencillo y en la línea de otros proyectos destinados a facilitar la comunicación.

Lamp

Lamp es un proyecto parecido a Avaz pero con más tiempo en desarrollo. Se trata de un sistema que permite utilizar un ordenador portátil instalado con un software específico que ayuda con el teclado y diferentes símbolos a expresar desde ideas sencillas y frases elaboradas.

Ellos mismos lo definen como un sistema de comunicación aumentada alternativo que lleva en funcionamiento desde 2009. En Estados Unidos y Reino Unidos hacen talleres de vez en cuando para enseñar cómo funciona el software y optar a certificados con los que posteriormente usar Lamp para ayudar a los niños con autismo.

KASPARs

Si Nao buscaba ser un robot poco realista KASPARs busca justo lo contrario: un aspecto humano pero más sencillo que ayuda con un sistema de voz y movimientos a tener una conversación con los niños o incluso actuar como mediador social entre dos personas.

Kaspars

De momento ya se han hecho pruebas con cincuenta niños y los resultados han sido positivos. Es un proyecto que va con paciencia ya que a día de hoy su objetivo es producir treinta unidades más y hacer estudios a largo plazo para saber hasta qué punto es efectivo. Como curiosidad decir que también es un desarrollo europeo y ya lleva diez años en funcionamiento.

Test de sangre para detectar el autismo

Prever si un niño pequeño puede tener autismo no es fácil. Hay varios comportamientos que pueden servir de guía para detectarlo pero ¿y si pudiéramos hacer un test de sangre para salir de dudas? Esto es lo que busca SynapDX, una empresa financiada por Google Ventures.

Analisis

Los exámenes que hacen analiza diferentes biomarcadores para dar la máxima información posible. De momento sus avances van poco a poco aunque ya han realizado algunas pruebas con éxito a los 660 pacientes que han analizado en 20 hospitales diferentes. La detección antes de tiempo es clave ya que la edad media en la que se manifiesta es a los seis años.

Detrás de esta empresa se encuentra Stan Lapidus. Probablemente no le conozcas pero desde finales de los 80 ha hecho avances sustanciales en la fabricación de herramientas de diagnóstico como tests de DNA para detectar cáncer de colon o un sistema para descubrir cánceres cervicales.

Videojuegos: controvertidos pero útiles

Probablemente Kinect no haya sido el éxito de ventas que a Microsoft le hubiera gustado pero en muchas ocasiones ha demostrado ser una herramienta útil para otros fines, el autismo incluido. Hay estudios que demuestran que el uso del sistema de movimientos ayuda a los niños a comunicarse mejor y a realizar acciones que nos pueden parecer sencillas como por ejemplo chocar la mano con otra persona.

Como juegos más convencionales tenemos Social Clue, un título creado para ayudar a mejorar el contacto visual y la expresión de emociones. En él, el niño puede elegir entre dos personajes y ayudarles a hacer una serie de tareas sencillas para trabajar estas dos habilidades. Para su desarrollo se contó con la ayuda de psicólogos y varios niños con este trastorno. Debajo de estas líneas tenéis un vídeo donde podéis verlo en movimiento

Investigando sobre el uso de los videojuegos en el autismo es fácil encontrar opiniones de todo tipo. Desde quienes apuestan por su uso a críticas sobre los presuntos efectivos negativos a la hora de utilizar este medio en este tipo de circunstancias. Sea como sea, la tecnología brinda un montón de opciones para ayudar a las personas que lo sufren y poder integrarlas. Todavía queda mucho por conocer sobre estos trastornos: cómo se producen, cuál es la raíz y si hay forma de evitar que siga yendo en aumento. Mientras, todas estas iniciativas ayudan a que, al menos, sea un poco más fácil.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos