Compartir
Publicidad
Publicidad
Un tótem, una baraja de cartas y seguro que algún que otro arañazo: 'Jungle Speed' y otros juegos de agilidad visual
Literatura, comics y juegos

Un tótem, una baraja de cartas y seguro que algún que otro arañazo: 'Jungle Speed' y otros juegos de agilidad visual

Publicidad
Publicidad

¿Qué pasa con el Jungle Speed? ¿Por qué no hay reunión de amigos en una casa que no acabe con todos alrededor del tótem? Por si todavía no has jugado a este juego (¿nunca has ido a una fiesta?) haremos una pequeña descripción.

¿Qué es Jungle Speed?

Este juego consiste en cartas con dibujos geométricos de colores cuadradas, nada de tamaño estándar, y un tótem ¡el famoso tótem! que viene incluido en la caja. Se puede jugar de 2 a 6 jugadores, aunque con la expansión su puede llegar a 16 jugadores. Se reparten las cartas de manera equitativa entre todos los jugadores y se coloca el tótem en el centro de manera que esté a la misma distancia de todos los jugadores.

Cada jugador pone sus cartas en una pila delante de él y por turnos van sacando cartas una a una. Y aquí viene la enjundia del juego, hay que estar atento ya que si la nueva carta coincide en forma (que no en color) con otra que esté a la vista, los dueños de esas cartas deben intentar agarrar el tótem. El que se quede con el tótem (o con la mayor parte de él) le da todas las cartas que tenía boca arriba a su oponente.

Gana quien se quede antes sin cartas.
Y ya está.
Entonces…

¿Por qué triunfa tanto?

JUNGLE SPEED

¿Qué hace que un juego al que podemos jugar desde 1996 siga triunfando año tras año y sea un clásico en las reuniones de amigos? Tal vez sea la velocidad, empiezas jugando tranquilo, no sabes muy bien de qué va y en cuanto te quitan el primer tótem es la guerra, tus sentidos están en alerta máxima y te mueves más rápido de lo que jamás hubieras pensado.

O a lo mejor la agilidad, las partidas no suelen durar mucho más de veinte minutos, lo que hace que siempre haya tiempo para echar una más. O la sed de venganza. Un juego rápido, en el que tienes que ser más rápido que los demás, hace que te piques y quieras la revancha una y otra vez.

Hemos preguntado a jugadores habituales qué les gusta de Jungle Speed, qué hace que no paren de jugar a pesar de los años y tooodo el mucho ha respondido lo mismo ¡es divertido! Y además es muy fácil de jugar, puedes sacarlo en cualquier ocasión y no gastar más de cinco minutos en prepararlo y enseñar a jugar a los nuevos. Y siempre pasa lo mismo con los que prueban el juego por primera vez, no quieren parar de jugar porque con la práctica vas ganando agilidad y si juegas mejor, te diviertes más y ganas más.

Empiezas jugando tranquilo, no sabes muy bien de qué va y en cuanto te quitan el primer tótem es la guerra, tus sentidos están en alerta máxima y te mueves más rápido de lo que jamás hubieras pensado

Aun así, este juego tiene peligros que todos hemos sufrido en mayor o menor medida. El primero: prohibido jugar con las uñas largas, por favor, todos queremos coger el tótem, pero queremos recuperar nuestra mano tal y como la enviamos. Por mí esta lista de peligros se acababa aquí, pero también nos han contado historias de tótems voladores que acaban golpeando la vitrina del salón o en la cabeza del único que no jugaba.

Tampoco se recomienda jugar en mesas altas (o con sillas bajas) para evitar quedarte en el camino al tótem mientras tu brazo se golpea con el borde. Pero a pesar de esto, merece la pena la diversión.

En definitiva, un juego divertido, muy fácil de jugar, ágil y que crea adicción (de la buena).

Por si te parecía poco súmale 2 variaciones y una expansión

Existen dos variaciones del Jungle Speed y una expansión, todas nos las ha traído amablemente Asmodée.

La expansión trae 80 cartas nuevas con símbolos diferentes, a la par que parecidos, que permiten subir la dificultad del juego y el número de jugadores. No es imprescindible, pero sí un buen extra si ya no se os cuela ni una figura del juego original.

Jungle Speed: Rabbids

Jungle Speed Rabidds

La mecánica es igual que en el juego normal, pero incluye un adorable Rabbid para colocar encima del tótem, además de unas cuantas cartas especiales que harán que el juego se vuelva tan loco como esos locos conejitos.

Jungle Speed: Safari

jungle speed safari

Aquí ya sí que varía bastante del original. Para empezar hay cinco tótems y las cartas tienen animales en lugar de figuras, y no hay que compararlas. Pero todavía tienes que estar súper atento para no ser el último en hacer la acción correcta y perder.

Aquí cada tótem tiene el dibujo de una comida y sólo se cogen cuando sale un tipo de carta. Tiene una parte más divertida (porque te ríes de los demás) en la que la acción rápida es imitar al animal correspondiente o buscar algo del mismo color que el camaleón de tu carta para tocarlo el primero. Cualquiera de las opciones que elijas te va a traer horas infinitas de diversión con tus amigos.

Otros juegos similares a los que seguir la pista

Si lo que te pierde en un juego es la agilidad visual y la rapidez ojo-mano, pero un día quieres jugar a otro juego diferente al Jungle Speed puedes probar alguno de estos juegos

Dobble

dobble

También editado por Asmodée, es un juego con cartas redondas (tampoco son fans del estándar) con dibujos de objetos o símbolos. Para jugar sólo hay que sacar dos cartas y encontrar el dibujo en común que hay en las dos. Puedes hacer todas las pruebas que quieras, cada par de cartas sólo tiene en común un único dibujo.

Lo interesante de este juego es que tiene varias modalidades o mini-juegos, de manera que unas veces se juega por parejas, otras gana quien tenga más cartas, otras el que no tenga, y la mayoría de ellos no duran más que unos pocos minutos. Así que puedes elegir la manera de jugar que más te guste o todas ellas, aunque la base siempre es encontrar el dibujo en común.

Panic lab

Paniclab

Viene en una caja de metal llena de amebas adorables que se han escapado del laboratorio. En este juego vuelve a entrar en juego la rapidez de la mano, pero esta vez tendrás que pensar un poco antes de lanzarte a la mesa.

Es tan sencillo como trepidante. Se ponen las cartas de amebas en círculo sobre la mesa y todos los jugadores juegan a la vez. Se tiran cuatro dados y según lo que salga en ellos debes localizar la ameba que indiquen y ser el primero en taparla con la mano. Parece sencillo, pero esos bichillos pueden mutar o escapar por el conducto de ventilación y tienes que seguir bien la pista para no señalar la ameba equivocada. Totalmente recomendable.

Fantasma Blitz

Fantasma Blitz

Otro juego más, esta vez de Devir, de rapidez visual, reflejos y coger objetos. En este caso, además de las cartas, el juego incluye cinco figuras de madera: un ratón gris, un sofá rojo, una botella verde, un libro azul y un fantasma blanco.

Es muy rápido y fácil de jugar. Se saca una carta que tendrá dibujados dos de los objetos, si uno coincide en forma y color con alguno de los de la mesa, habrá que lanzarse a por ese, pero si no coincide ninguno habrá que coger el único objeto que no salga en el dibujo y que tampoco comparta el color.

Apto para todos los públicos, muy recomendable para jugar en grupo para notar cómo saltan chispas entre las neuronas funcionando al máximo para coger el objeto correcto.

¡A jugar!

Foto portada | Not In My Game

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos