Compartir
Publicidad

La UE da la razón a los taxistas y dice que Uber es un servicio de transporte

La UE da la razón a los taxistas y dice que Uber es un servicio de transporte
59 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya conocíamos la opinión del Abogado General de la Comisión Europea sobre el caso de los taxistas contra Uber, pero faltaba que el Tribunal de Justicia se pronunciara oficialmente. Hoy lo ha hecho, y no son buenas noticias para la app: el organismo considera que Uber es una compañía de transporte, y no un simple intermediario como defendían desde la aplicación.

El TJUE responde dando la razón a los taxistas a una pregunta que elevó el Juzgado de lo Mercantil nº3 de Barcelona después de que la asociación de taxistas Élite Taxi demandara a Uber por prácticas engañosas y competencia desleal. Además, lo hace de forma inequívoca: "el servicio prestado por Uber no se limita a un servicio de intermediación", dice el Tribunal, que añade:

"El Tribunal de Justicia estima que debe considerarse que este servicio de intermediación forma parte integrante de un servicio global cuyo elemento principal es un servicio de transporte y, por lo tanto, que no responde a la calificación de «servicio de la sociedad de la información», sino a la de «servicio en el ámbito de los transportes»" (TJUE)

"El servicio de puesta en contacto con conductores no profesionales prestado por Uber está comprendido en los servicios en el ámbito de los transportes", dice el Tribunal, por lo que "los Estados miembros pueden regular los requisitos de prestación de dicho servicio".

Es decir, para el Tribunal de Justicia, Uber es una compañía de transporte que se apoya en "herramientas informáticas" para funcionar, pero cuyo fin final es el ofrecer un servicio de transporte y, como tal, debería cumplir con la misma regulación y requisitos que se exigen en cada Estado miembro a este tipo de transportes.

Élite Taxi vs. Uber en España

El caso de Élite Taxi contra Uber viene de lejos. En concreto, la asociación demandó a Uber en 2014, pocos meses después de que la multinacional comenzara a operar en Barcelona con el servicio UberPOP (proporcionado por particulares a los que Uber da previamente el visto bueno). Tras las protestas de los taxistas, las amenazas del Ministerio de Fomento y el bloqueo de las operadoras ordenado por el juez, decidieron cerrar de forma cautelar.

En Marzo de 2016, Uber volvía a abrir sus puertas en España, en este caso en Madrid y con un modelo diferente: en lugar de ser conductores particulares (modalidad UberPOP), los conductores serían ahora conductores con licencia VTC para transportar pasajeros (modalidad UberX). Esperaban así librarse de los problemas, pero los taxistas ya avisaron de que seguirían protestando porque seguían incumpliendo, según ellos, la legislación y la normativa que se aplica a los servicios de transporte.

La posición de Uber siempre ha sido la misma: ellos dicen ser meros intermediarios. Sin embargo, éste es el argumento que ha tumbado hoy el Tribunal de Justicia de la UE, así que está por ver qué ocurre ahora. De momento, el Juzgado de lo Mercantil nº3 de Barcelona, con la respuesta que ha dado el Tribunal de Justicia, tendrá que dictar sentencia.

Uber: "No cambia nada"

Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con Uber, que asegura que esta decisión "no cambia nada". La consulta fue sobre UberPOP, el servicio de conductores sin licencia, y aseguran entonces que al resto de servicios de Uber, como UberX que es el que opera ahora en España, no les afecta.

"Esta decisión no cambia nada en la operativa de Uber en la mayoría de los países de la UE. Sin embargo, todavía hay millones de europeos que no pueden usar apps como la nuestra. Como dijo recientemente nuestro nuevo CEO, conviene regular servicios como Uber y por ello continuaremos el diálogo con países y ciudades en toda Europa" (Uber)

Para los taxistas sí que cambia, y mucho

También nos hemos puesto en contacto con Élite Taxi, y actualizaremos en cuanto emitan su valoración.

De momento, SBC Abogados, la firma que defiende a la asociación, presume de la victoria y dice que "se acabó la competencia desleal que denunciamos". Además, y si bien explican que la sentencia es sobre el servicio UberPOP, añaden que "las conclusiones que se pueden extraer de la misma y extrapolar a otros negocios que en la actualidad siguen intentando eludir las responsabilidades legales propias del servicio que se presta".

Las posibles consecuencias de todo esto

Las consecuencias de esta sentencia del TJUE están todavía por ver. El Juzgado de lo Mercantil nº3 de Barcelona tendrá que emitir su sentencia, pero lo hará sobre UberPOP, el servicio de Uber con conductores particulares que ya no está vigente en España. Sin embargo, la resolución del Tribunal de Justicia europeo podría abrir la puerta a que Uber tenga que adaptar su forma de operar en España en el futuro con UberX para cumplir igualmente la regulación establecida para los servicios de transporte.

Aunque el TJUE se ha pronunciado en un caso contra UberPOP, en su sentencia se refieren a Uber de forma general y puede ser perfectamente aplicable al actual UberX con conductores con licencia, tal y como explica Fedetaxi

Desde FedeTaxi ya han confirmado que emprenderán nuevas medidas legales en un futuro cercano buscando que se reconozca como servicio de transporte también a UberX: "los efectos de tal declaración se extienden en el tiempo desde la entrada de UBER en España hasta la actualidad, es decir, UBER siempre ha sido una empresa de transportes en España", dicen desde la asociación.

Que Uber sea un servicio de transporte implica que sus conductores tienen que operar con licencia VTC, algo que Uber ya ha solucionado con el lanzamiento de UberX. Pero la regulación no se queda ahí. Los taxistas llevan tiempo quejándose de que incumplen otras normas establecidas para los servicios de transporte e incluso han extendido sus protestas a otros servicios como Cabify. Denuncian, entre otras cosas, que los conductores de Uber, Cabify y otras plataformas son "falsos autónomos" y que recogen a gente en la vía pública, algo que no está permitido para los vehículos con licencias VTC.

Cabify también responde: "la decisión no está relacionada con Cabify"

A raíz de la noticia, hemos preguntado a Cabify cómo podría afectarles a ellos esta decisión, ya que históricamente en la compañía siempre se ha definido también como "intermediarios" (de hecho, todavía en sus Términos de Uso lo dicen tal cual). En este caso, recurren a la misma estrategia que Uber: aseguran que esto se aplica a una modalidad de servicio (conductores sin licencia VTC) que ellos no tienen y por tanto no les afecta.

Compartimos el comunicado completo a continuación:

- Esta decisión no está relacionada en absoluto con la compañía española Cabify ni afecta a su actividad.

- Desde su fundación en Madrid 2011, el modelo de negocio de Cabify es, y ha sido siempre, 100% legal.

- La compañía española está constituida como agencia de viajes, tal y como estipuló la Dirección General de Turismo y la Dirección General de Transportes Terrestres de la Comunidad de Madrid en mayo de 2012.

- El criterio del fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea para determinar la naturaleza de “servicio de transporte” de la actividad de Uber Pop en Barcelona no resulta aplicable al servicio prestado por Cabify. Ello es así puesto que, al constituirse en España, Cabify lanzó (en su condición de agencia de viajes) una plataforma para facilitar la intermediación entre sus usuarios y un sector profesional preexistente: los transportistas titulares de licencias VTC. Dichos transportistas vienen desarrollando desde hace muchos años la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor en España, dando estricto cumplimiento de la normativa que regula el transporte de viajeros, los seguros de responsabilidad civil asociados al mismo, así como la fiscalidad y las relaciones laborales de los conductores.

- El planteamiento de ese modelo de negocio en España respondió a la voluntad de Cabify de aplicar escrupulosamente sus valores de justicia y ética profesional en todos los mercados en los que está presente, cumpliendo en cada uno de ellos con todos los requisitos fiscales, laborales, mercantiles y administrativos pertinentes. Su objetivo de contribuir a una movilidad más eficiente en las ciudades ha sido siempre desde el prisma de entender y respetar su ecosistema antes de comenzar a operar, abogando por un modelo de negocio justo y 100% legal, algo que a veces se ha puesto en tela de juicio y que, sin duda, diferencia categóricamente a Cabify, empresa española, de su competidor.

- Por tanto, a diferencia del competidor, desde sus comienzos hasta la actualidad, la actividad de Cabify está estrictamente sujeta al marco legal existente. La compañía siempre ha trabajado de la mano del regulador y las autoridades competentes para garantizar un marco de competencia justo para todos los actores.

- Cabify reitera su predisposición a seguir trabajando de la mano del regulador, como ha venido haciendo hasta ahora, para buscar fórmulas que aseguren un marco justo para todos y por supuesto respeten al sector taxi.

¿Y ahora qué?

No está del todo claro qué va a ocurrir. Tanto Uber como Cabify parecen estar optando por desmarcarse del fallo del Tribunal de Justicia europeo asegurando que responden a una consulta sobre UberPOP y sus conductores sin licencia, lo cual es cierto. Pero no es menos cierto que el comunicado del TJUE da a entender que la conclusión sería la misma si los conductores fueran con licencia, tal cual parecen defender los taxistas.

Todo apunta a que los taxistas seguirán su lucha legal contra estos servicios, ahora respaldados por el TJUE, y que serán los juzgados pertinentes los que tengan que determinar si lo que ha dicho el Tribunal de Justicia sobre UberPOP es aplicable aquí o si, por el contrario, hay que elevar de nuevo una nueva consulta al organismo europeo. En resumen: el culebrón legal no parece estar cerca de terminar.

¿Afectará este fallo del Tribunal de Justicia a otros sectores, además del de transporte? Es otra de las grandes incógnitas que nos queda ahora, ya que las aplicaciones que prestan servicios a través de terceros siempre se han auto-calificado, al igual que Uber, de "intermediarios".

Imagen | abrackin
Más información | Nota de prensa del Tribunal de Justicia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio