La lucha contra el segundo intercalar tiene por fin conclusión: lo mataremos (pero tardaremos un poco)

La lucha contra el segundo intercalar tiene por fin conclusión: lo mataremos (pero tardaremos un poco)
8 comentarios

El pasado viernes se celebró una de esas reuniones que pasan sin aparente pena ni gloria pero que era mucho más importante de lo que parecía. El Bureau International des Poids et Mesures (BIPM) se reunía en Versalles para decidir qué hacer con el molesto segundo intercalar.

Sentencia de muerte. Los estados miembros de ese organismo internacional que gobierna los estándares de medida se mostraron contundentes. Hubo casi unanimidad absoluta para aprobar la llamada Resolución D, la medida que significará el fin del segundo intercalar tras décadas de discusión y de tener que usarlo para sincronizar la hora terrestre con la hora atómica.

Día histórico. Parece una cuestión menor, pero los responsables del debate calificaron la fecha del viernes como un "día histórico". Patrizia Tavella, una de las máximas responsables de haber sacado adelante esa resolución, explicaba en The New York Times cómo "tras más de 20 años de discusión, ahora tenemos un gran acuerdo".

Décadas dando problemas. El segundo intercalar fue una molesta chapuza desde que se creó hace 50 años. La idea, alinear el tiempo atómico internacional con el tiempo que se lleva en la Tierra a medida que nuestro planeta rota. Se añadían segundos para ajustar ambos "relojes", pero hoy en día hacer la operación es enormemente complicado y el problema afecta a grandes empresas y a la tecnología que utilizan.

Rusia votó en contra. Y Bielorusia se abstuvo. El país liderado por Vladimir Putin trató de evitar la medida porque su sistema GLONASS incorpora esos segundos extra, mientras que GPS o Galileo no lo hacen.

2035, fecha límite. Precisamente por ese conflicto con Rusia se ha dado un plazo largo para eliminar el segundo intercalar. La fecha tope es 2035, aunque podría suceder antes. Entre 2035 y al menso 2135 no se usará el segundo intercalar, y será entonces cuando los metrólogos que se encarguen del tema decidan cómo volver a reconciliar las escalas atómica y astronómica.

Aún falta trabajo por hacer. El voto de BIPM es crucial, pero ahora la International Telecommunication Union (ITU)tendrá que confirmarla y votar sobre la resolución, algo que ocurrirá en una futura conferencia en Dubai (UAE) el año que viene. Todo apunta a que la ITU también apoyará la medida, lo que hará que por fin disfrutemos de lo que los expertos llaman "tiempo continuo", sin tener que meter con calzador esos molestos segundos intercalares.

Imagen: Bruno Guerrero

Temas
Inicio