España afronta el clima más seco en sus últimos 1.200 años. La culpa la tienen las Islas Azores

España afronta el clima más seco en sus últimos 1.200 años. La culpa la tienen las Islas Azores
30 Comentarios

Es difícil de creer, pero el clima de Europa, el Norte de África y América del Norte gira en torno a dos puntos y esos puntos están en el corazón del Atlántico norte. Uno en torno a las Islas Azores, centro de un anticiclón dinámico permanente, y otro cerca de Islandia, una enorme depresión. Las dinámicas entre esos dos, lo que llamamos la oscilación del Atlántico Norte, modulan la humedad oceánica (y las lluvias) que llega a España.

Lo que acabamos de descubrir es que está a punto de caernos encima el clima más seco de los últimos 1.200 años. Ahí es nada.

Un baile de dos. En verano, el anticiclón de las Azores crece, manda los vientos húmedos más al norte y bloquea la llegada a España de las lluvias. Es una de las claves del clima estable, caluroso y seco de nuestro verano en la península. En invierno, el anticiclón se achica, la baja de Islandia crece y las borrascas entren por el noroeste como un elefante en una cacharrería.

Comprensión mayor. Esto si nos centramos solo en los efectos en España, pero como digo eso dista mucho de ser verdad. Entender las dinámicas del anticilón de las Azores nos ayuda a entender el clima de Europa, África y América y, por eso, atrae mucha atención por parte de los científicos. Ahora, por ejemplo, 'Nature Geoscience' acaba de publicar un trabajo de Caroline Ummenhofer y su equipo con un modelo para entender cómo ha cambiado el tamaño y la extensión espacial del anticiclón de las Azores en los últimos 1.200 años.

Malas noticias. Los investigadores han analizado muestras de estalagmitas portuguesas que se remontan al año 850 para estudiar los indicadores geoquímicos de niveles de precipitación. Así han podido determinar la duración de los veranos y la humedad de los inviernos. Gracias a ello, han descubierto que el anticiclón de las Azores comenzó a crecer hace unos 200 años (coincidiendo con el inicio de las emisiones de gases de efecto invernadero a gran escala) y ha seguido creciendo de la mano de estas emisiones.

A final de cuentas, lo que dice el estudio es que el anticiclón de las Azores se vuelve más intenso conforme las emisiones antropogénicas aumentan. Por eso el calor cada vez llega antes y se va después, por eso las sequías son cada vez más intensas y largas, por eso el invierno está dejando de existir tal y como lo conocemos. Tenemos un radiador en mitad del Atlántico y su termostato cada vez está más fuerte.

El cambio climático de fondo, pero no solo. La modelización de este tipo de fenómenos es un tema bastante polémico. No porque nadie dude sobre el impacto del cambio climático en ellos, sino porque es difícil saber hasta qué punto los cambios se deben únicamente a él o a otros fenómenos cíclicos de humedad y sequía (que también nos afectan recurrentemente). Eso quiere decir que hay que seguir investigando, pero también que hay que empezar a prepararnos. Vayamos o no hacia la peor sequía en 1200 años, la situación no parece buena ni en el mejor de los escenarios y eso sí que es terrible.

Imagen: Bernard Hermant

Temas
Inicio