Compartir
Publicidad

De células cancerosas a inofensivos glóbulos blancos gracias a la Universidad de Stanford

De células cancerosas a inofensivos glóbulos blancos gracias a la Universidad de Stanford
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si no puedes con el enemigo... conviértelo en un amigo. Eso es precisamente lo que ha hecho un grupo de científicos de la Universidad de Stanford al investigar células cancerosas de la agresiva leucemia linfoblástica aguda (ALL) de células B precursoras. En concreto, dicen haber conseguido transformar dichas células en macrófagos, un tipo de células del sistema inmunitario que actúan como defensas del cuerpo humano.

Con esto se logran dos objetivos: además de librarse de células cancerosas, éstas evolucionan en otras que refuerzan el sistema inmune y que están mejor preparadas que sus compañeras, siempre claro según los investigadores. "Porque los macrófagos proceden de células cancerosas, ya llevarán con ellos señales químicas que identificarán otras células cancerosas, haciendo que la respuesta inmunitaria contra el cáncer sea más probable", asegura Ravi Majeti, uno de los responsables del experimento.

Nuevo método que evita la quimioterapia en el proceso

¿Cómo lo han conseguido? El propio Majeti explica que tenían muestras de células de este tipo en un cultivo y estaban exponiéndolas a todo tipo de pruebas para "ayudarlas a sobrevivir" cuando se dieron cuenta de que éstas se transformaban en algo parecido a los macrófagos. Tras varios experimentos adicionales, descubrieron qué era lo que propiciaba este cambio: la exposición a ciertas proteínas que se unen a algunas secuencias de ADN.

Majeti asegura que tienen muchas esperanzas en este tipo de tratamientos "diferenciadores", en los que se consigue que células que hasta entonces eran cancerosas y producían enfermedad maduren y evolucionen hasta convertirse en células inofensivas del sistema inmunitario del paciente.

Merece la pena destacar que no se trata de un método excesivamente novedoso, ya que otros científicos ya han realizado publicaciones sobre este mismo asunto en el pasado. Un método similar con ácido retinoico, aunque combinado con quimioterapia, se utiliza en otro tipo de leucemia para obtener granulocitos. La diferencia es que, en el caso de Stanford, se obtienen macrófagos y sin necesidad de quimioterapia.

¿Y ahora qué?

Otros científicos, si bien celebran el hallazgo, piden cautela: “El estudio es interesante, pero bastante preliminar”, dice Juan Cruz Cigudosa (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) a El País. Además, este biólogo molecular señala que son necesarios más estudios con ratones.

Los investigadores disienten, asegurando que su siguiente paso será conseguir un medicamento que provoque dicha reacción en humanos y que se pueda aplicar como tratamiento básico a los pacientes de esta enfermedad.

Imagen | Ravi Majeti en 2009 (foto de archivo de Jun Seita)
Más información | Stanford
En Xataka | Reino Unido buscará en 100.000 mapas genéticos nuevas claves para la lucha contra el cáncer y enfermedades raras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio