Compartir
Publicidad

¿Adiós a la obesidad? Este sistema convierte las células grasas "malas" en "buenas"

¿Adiós a la obesidad? Este sistema convierte las células grasas "malas" en "buenas"
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha identificado dos compuestos que podrían sustituir las células grasas "malas" del cuerpo humano con células saludables que permiten quemar grasas. Este podría ser el primer paso hacia un tratamiento efectivo de la obesidad.

Las células grasas blancas almacenan energía como lípidos y contribuyen a la obesidad, la diabetes de tipo dos y a enfermedades cardiacas, explican estos investigadores. Sin embargo las células grasas marrones almacenan energía en una mitocondria rica en hierro, y cuentan con niveles más bajos de triglicéridos y resistencia a la insulina en ratones, lo que está correlacionado con un descenso del peso en humanos.

Obesidad 2
Células grasas marrones junto a células grasas blancas: Fuente: NIH

Las células grasas marrones constituyen el cinco por ciento del peso corporal en bebés sanos, y éstas les ayudan a mantenerse a buena temperatura. Su presencia se mantiene en adultos (reducida, eso sí) en el cuello y los hombros, y estas células ayudan a quemar las células grasas blancas.

Curiosamente drogas como la viagra convierten a las células blancas en marrones, pero ese efecto es temporal. El método desarrollado por este equipo de investigadores tiene efectos a largo plazo. Sin embargo la puesta en marcha de un fármaco con estas propiedades se complica ya que los dos compuestos identificados tienen como objetivo una misma molécula que contribuye a una respuesta inflamatoria. Eso podía comprometer según este equipo el sistema inmune.

El equipo que ha desarrollado este sistema está precisamente evaluando los efectos colaterales de este procedimiento en el sistema inmune de los ratones, y ya están en contacto con empresas farmacéuticas para acceder a una base de datos de más de un millón de compuestos entre los cuales podría encontrarse un candidato que no tenga los potenciales efectos adversos de los dos descubiertos por estos investigadores.

Imagen | Tony Alter
Más información | National Institutes of Health
Vía | GizMag

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio