Compartir
Publicidad

56 razones por las que Michael Phelps no debería haber retado a un tiburón blanco en mar abierto

56 razones por las que Michael Phelps no debería haber retado a un tiburón blanco en mar abierto
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada era la semana del tiburón y el Discovery Channel decidió celebrarlo por todo lo alto. ¿Cómo? Enfrentando al "nadador más laureado de la historia contra el asesino más mortífero de los océanos": Michael Phelps contra un Tiburón blanco.

Las reglas eran sencillas: 100 metros, mar abierto y un solo ganador. Eso sí: Phelps y el tiburón no estuvieron juntos en el agua en ningún momento. Una cosa es competir contra un escualo y otra, muy distinta, jugarse la vida. Al fin y al cabo, ¿tendría Phelps alguna posibilidad de ganar la carrera?

La gran carrera

Bs Sp Michael Phelps Shark Race Discovery Channel 20170628

Pese a la expectación que ha generado la carrera, la verdad es que no. De ninguna manera. Es virtualmente imposible que Phelps (o cualquier otro nadador) pudiera ganar a un tiburón blanco en mar abierto. Meterse en el agua con él, hubiera sido un suicidio.

El récord absoluto de Phelps roza los 10 kilómetros por hora. Eso es una barbaridad, ya lo sabemos. El nadador norteamericano es un torpedo humano y eso le ha valido romper muchísimos récords de natación. Pero no es suficiente.

Ni de lejos. Un tiburón blanco se mueve, normalmente, a una velocidad de unos 15 km por hora. Sin embargo, en 'carrera' puede llegar a moverse a los 56 km por hora. Viendo los datos, la carrera parece tan absurda como insustancial: hay 56 razones para no retar a un tiburón blanco. Una por cada kilómetro.

La única opción de Phelps

Sin embargo, Michael Phelps sí tenía una oportunidad: Que el tiburón se despistara. Los tiburones no son, precisamente, los animales más domesticados del mundo e intentar que se mueva en línea recta es todo un desafío. Sobre todo, si no queremos "motivarlo de más".

La mala noticia es que ni despistado fue lo suficientemente lento para Phelps. el nadador tardó 38,1 segundos en recorrer los 100 metros y el tiburón, 36,1. La gran competición marina se saldó, como no podía ser de otra forma, con la victoria del gran tiburón blanco.

No obstante, Phelps no fue el animal más lento en el agua. A lo largo del programa también se compararon con otros tiburones como el tiburón de los arrecifes o el tiburón martillo. El norteamericano consiguió machacar al primero, pero perdió contra el segundo. Los tiburones son tipos duros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos