Publicidad

Las básculas de Under Armour son el último ejemplo de cómo los dispositivos inteligentes pueden acabar volviéndose tontos

Las básculas de Under Armour son el último ejemplo de cómo los dispositivos inteligentes pueden acabar volviéndose tontos
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los fabricantes de tecnología se han apuntado de forma masiva a la moda de los dispositivos inteligentes. Todo es hoy en día inteligente o quiere serlo, pero el problema es que esas mismas empresas que nos venden estas soluciones no avisan de que sus productos pueden volver a ser tontos en cualquier momento.

Ha ocurrido en el pasado y ahora vuelve a suceder con la báscula inteligente de Under Armour, que se lanzó en 2016 con un precio de 180 dólares y que prometía hacer un seguimiento de diversos parámetros que se sumaban al control del peso. Ahora la firma ha anunciado que deja de dar servicio a estas básculas, convirtiéndolas de facto en dispositivos tontos. Es la condena de una generación de productos que parece tener fecha de caducidad.

¿449 euros tirados (un poco) a la basura?

La empresa ya eliminó su aplicación UA Record de Google Play y de la App Store la pasada nochevieja sin decir nada. Poco después Under Armour indicó que además de dejar de ofrecer esa herramienta no ofrecería soporte a los clientes ni correcciones de fallos para un software que dejará de funcionar definitivamente el próximo 31 de marzo.

Under3

La báscula de Under Armour se lanzó al mercado junto a una pulsera cuantificadora y a un pulsómetro de pecho con un monitor de frecuencia cardiaca: al usar los tres el ecosistema cobraba cierto sentido, pero la solución conjunta —llamada UA Healthbox— no era barata y tenía un precio para los tres productos de 449 euros. En Xataka, de hecho, la analizamos, y aunque no encontramos este kit especialmente revolucionario sí señalamos que era una opción adecuada para comenzar a cuidarse o a hacer deporte.

Como señalan en Ars Technica, en Under Armour parecían muy ambiciosos con esta línea de producto, pero en 2017, apenas dos años después de iniciar el esfuerzo, abandonaron el proyecto. Poco a poco estos productos fueron desapareciendo de los comercios mientras el CTO de la empresa afirmaba que "creo que el mercado ha evolucionado y nosotros hemos evolucionado con él".

Aún así los productos han podido seguir utilizándose normalmente hasta ahora, pero eso cambiará el citado 31 de marzo de 2020. Con la retirada de la aplicación y el soporte estos productos los usuarios tienen una escapatoria si cambian a la aplicación MapMyFitness, que de hecho registra bastante menos datos que Record.

No hay tampoco posibilidad de exportar datos como el peso, algo que hace aún más preocupante la actitud de Under Armour y de otras empresas ante productos que prometían ser inteligentes sin decir cuándo iban a dejar de serlo.

Un problema que cada vez más se extiende a más y más productos inteligentes o conectados. Y si no, que se lo digan a los usuarios de Sonos, por ejemplo.

Vía | Ars Technica

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios