Compartir
Publicidad

Explorar la Luna sin perderse: así planea la NASA crear un GPS lunar

Explorar la Luna sin perderse: así planea la NASA crear un GPS lunar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Conseguir geolocalizarse en la Tierra es relativamente fácil, en cuestión de segundos podemos hacerlo con una precisión endiablada. Esto se debe simplemente al sistema GPS, los satélites artificiales orbitando alrededor del planeta que hacen que sea prácticamente imposible perderse si se dispone de un dispositivo receptor de GPS. Pero evitar que un rover lunar se pierda en la superficie de la Luna no es tarea fácil sin un GPS como el de la Tierra, es lo que la NASa planea solucionar ahora.

En su esencia, el GPS es un sistema formado por satélites, estaciones terrestres y receptores. Las estaciones terrestres se encargan de hacer un seguimiento de los satélites, mientras que los receptores (tu móvil por ejemplo) se conectan constantemente a los satélites para calcular su distancia respecto a cuatro o más de ellos. Según la distancia a la que se encuentren puede ubicarse el receptor en un mapa.

Aldrin Apollo 11 Crop "En el siguiente cráter, gire a la derecha".

Simple y efectivo, el GPS lleva décadas utilizándose tanto por organismos gubernamentales como por la sociedad general. Desafortunadamente no es algo que tengamos en la Luna, donde para ubicarse los astronautas necesitan coger como puntos comunes (en sustitución e los satélites que tenemos en la Tierra) objetos mucho más alejados de ellos. Esta distancia considerablemente mayor también provoca comunicaciones con latencias de varios segundos, algo lento, costoso y poco efectivo.

Aprovechando la red de satélites... de la Tierra

La solución que ha encontrado un equipo de la NASA es desarrollar un receptor espacial que haga de intermediario entre los receptores de la Luna y los satélites de la Tierra. Es decir, beneficiarse de la red satelital que usamos en la Tierra para el GPS. Para ello el receptor se conectaría a unos 24-32 satélites del Sistema de Posicionamiento Global (GPS). El GPS opera en la Tierra con una distancia entre satélites y receptores de unos 20.000 kilómetros, para llegar a la Luna la distancia será de unos 400.000 kilómetros. Ahí se encuentra el reto.

El dispositivo que piensa utilizar la NASA para hacer de intermediario en esta distancia tan larga es NavCube, que permitirá extender la señal de GPS hasta la Luna. En realidad ya se ha estado utilizando el mismo sistema durante más de una década para posicionar objetos por encima de la órbita del GPS, aunque nunca tan lejos como la Luna.

Navcube 0 El actual NaveCube para ampliar la recepción del GPS.

Hasta ahora se ha utilizado especialmente para la misión MMS de la NASA, una misión que estudia cómo se conectan y desconectan los campos magnéticos del Sol y la Tierra. La misión MMS cuenta con cuatro naves equipadas con este sistema para navegar de forma sincronizada a una órbita de unos 185.000 kilómetros de la Tierra. Más o menos la mitad de la distancia que planean cubrir con el GPS lunar.

NavCube se actualizará con una electrónica nueva, mejoras internas y una antena de alta ganancia. La idea es poder lanzar al espacio este nuevo receptor y realizar pruebas a finales de año. Todo con el objetivo de controlar un poco mejor las operaciones humanas en la Luna, especialmente ahora que se planea volver a la Luna para 2024.

Vía | NASA

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio