Publicidad

Deformada y retorcida: la Vía Láctea no era tan plana como pensábamos, sino una consumada contorsionista

Deformada y retorcida: la Vía Láctea no era tan plana como pensábamos, sino una consumada contorsionista
7 comentarios

Publicidad

Publicidad

Pensábamos que nuestra galaxia era una cosa seria, estable y plana. Nada que ver con los excesos informes de otros cúmulos de material estelar que se ven por el espacio. Un gigantesco disco de estrellas, polvo, gas, planetas y algo de materia oscura con la forma inconfundible de una enorme tortita ('panqueque', al otro lado del charco).

Pero no. Según el nuevo mapa tridimensional que acaba de publicar la revista Nature Astronomy, los brazos de la Vía Láctea se deforman y retuercen conforme se alejan del centro convirtiendo el mítico disco galáctico en una ’S’ emborronada. Y es curioso porque, aunque lo habíamos visto en otras es algo que no habíamos visto nunca aquí.

Mapeando el espacio con una exactitud nunca vista

Denis Degioanni 510596 Unsplash

El grupo chino-australiano ha analizo 1300 estrellas conocidas como “cefeidas clásicas” y que son hasta 100.000 veces más brillantes que nuestro Sol. Esa potencia hace que podamos registrar su posición con una precisión del 95% hasta el borde mismo de la galaxia.

En teoría, la galaxia entera rotaba en torno a un enorme agujero negro central formando un “delgadísimo" disco de estrellas. Los datos de este mapeo sugieren que el “pegamento gravitacional” que sostiene a la galaxia puede no ser tan fuerte como pensábamos. Al menos, por los bordes.

En las regiones limítrofes, la fuerza de la rotación y una fuerza gravitacional algo más debilitada hace que el material estelar pueda ser algo más “creativo” (si me permiten la expresión) y rompen con la uniformidad del disco galáctico. Esto plantea muchas cuestiones sobre la materia oscura y la estructura de la Vía Láctea, pero sobre todo señala que no, al fin y al cabo, no éramos tan distintos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir