Compartir
Publicidad
Publicidad

Suiza quiere desmantelar sus centrales nucleares, pero no tiene muy claro cómo hacerlo

Suiza quiere desmantelar sus centrales nucleares, pero no tiene muy claro cómo hacerlo
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Suiza no quiere energía nuclear: ayer mismo, el 58,2% de los votantes apoyaron un plan que incluye la eliminación de las plantas nucleares que hay en el país y su progresiva sustitución por fuentes de energía renovables.

Tras un debate muy intenso que ha durado años, los suizos se suman a países como Dinamarca, Italia y, sobre todo, Alemania en el reto (nada fácil) de eliminar lo nuclear, reducir emisiones de CO2 y mantener el suministro energético.

Las nucleares alpinas se vuelven mayores

Akw Ch Eng29315776 29315902 Data

El gobierno suizo ya propuso en 2011 la eliminación de los reactores nucleares en funcionamiento. Y no sólo por una cuestión ideológica: la última central se había puesto en marcha en 1984 y el calendario de cierres previstos dejaría al país sin la mitad de su potencia nuclear en menos de dos décadas. Había que hablar de energía.

Ahora, los mismos suizos que en noviembre rechazaron limitar la vida útil de las centrales nucleares, quieren sustituirlas por renovables

Cinco años después, más de la mitad de los suizos han dicho 'sí' al plan de sustituir a las nucleares por energías renovables. El 'no' solo ha ganado en cuatro cantones.

El resultado no deja de ser curioso porque justo el noviembre pasado los votantes suizos rechazaron también por referéndum establecer un límite de 45 años de vida útil a las plantas que habría eliminado la energía nuclear para el año 2029.

La "Vía alemana"

Energiewende 14 234 13378908955

Suiza se une así a la "vía alemana" ('Energiewende') que pretende llevar a cabo el apagón nuclear para 2022, pero que se está encontrando con algunas dificultades para acompasar el fin de lo nuclear con la reducción de emisiones.Dinamarca y Francia parecen ir por la misma senda.

Todo parece indicar que el enfoque del referéndum actual ha tenido mucho que ver con el éxito de la iniciativa: no incluye un calendario concreto de transición y aprovecha la muy positiva imagen social de las energías renovables.

La nueva estrategia también incluye la necesidad de reducir las emisiones de los vehículos y mejorar la eficiencia energética de los edificios a lo largo de todo el país. En definitiva, es un "no" rotundo a las nucleares, pero un "no" sin prisa. Los expertos tienen claro que, hasta la década de los años 30, como poco, las nucleares seguirán funcionando en los Alpes suizos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos