El carbón no puede morir: Europa está descubriendo el límite de su política verde en plena crisis energética

El carbón no puede morir: Europa está descubriendo el límite de su política verde en plena crisis energética
69 comentarios

Era la opción más directa. Lo que el invierno pasado se presentó como una medida excepcional, ahora se ha anunciado como una nueva estrategia para hacer frente a la falta de gas ruso. Alemania apostará por las centrales de carbón para reducir su consumo de gas, ha anunciado el ministerio de Economía alemán.

Un giro "amargo, pero indispensable". Así ha defendido el cambio de postura Robert Habeck, perteneciente al partido ecologista incluido en el gobierno de coalición. Frente a la reducción de entregas de gas de Gazprom, que ha disparado el precio del gas en los últimos días, Alemania ha tomado una decisión bastante directa que choca con las pretensiones de cumplir con los objetivos de la lucha contra el cambio climático.

Entre las medidas se establece que se podrán aprovechar las centrales de carbón de reserva, que actualmente solo estaban disponibles como último recurso. Un cambio de criterio que ampliará la producción de carbón en Alemania, aumentando de paso la generación de CO2.

Se acerca el invierno. Todas las miradas están puestas en invierno. Por el momento las reservas de gas están "garantizadas", según describe el ministro. Estas reservas de gas están ahora un 56% más altas que la media de los últimos años, pero quieren tener un nivel elevado de gas por si fuera un invierno duro y Rusia cortase totalmente el suministro. Según los datos oficiales, el 15% de la energía de Alemania en 2021 se produjo con gas.

Adiós al objetivo de 2030. Antes del inicio del nuevo gobierno era 2038 la fecha para eliminar el carbón totalmente de Alemania. Pero la coalición con los ecologistas adelantó a 2030 la fecha para eliminar esta fuente de energía. El anuncio de ahora es, a la práctica, el adiós a este objetivo.

El objetivo de países como Alemania, Suiza, Austria o Bélgica es lograr ser neutrales en emisiones para 2045. En esa batalla por reducir emisiones, la energía nuclear juega un papel clave. Sin embargo, Alemania mantiene su objetivo de apagar las centrales nucleares.

Diez veces más carbón que nuclear. A finales de 2021, Alemania mantenía activas seis centrales nucleares con una capacidad conjunta de producción de 8,5GW. En comparación, la capacidad energética teórica de producción de carbón alcanza los 45 GW. Para este 2022, el objetivo del país germano era limitar la producción de carbón a 15GW.

Si nos vamos a los datos de ElectricityMap, vemos que la capacidad nuclear actual de Alemania es de 4,06GW, por los 39,9GW del carbón. A día de hoy, Alemania se encuentra utilizando más de un 40% de la capacidad instalada, superando el límite que ellos mismos querían imponer por ley.

Imagen: Etienne Girardet/Unsplash

Temas
Inicio