Avalancha de cambios a la TUR: es la tarifa del gas más barata pero no es tan fácil contratarla

Avalancha de cambios a la TUR: es la tarifa del gas más barata pero no es tan fácil contratarla
17 comentarios

Estamos pagando más que nunca por el gas, pero no todos los españoles tienen el mismo tipo de tarifa. Además de las múltiples alternativas del mercado libre existe otra opción, la tarifa regulada TUR (Tarifa de Último Recurso). Os contamos en qué consiste, por qué es una opción más barata y qué ha motivado que muchos ciudadanos estén cambiándose a la TUR.

Qué ventajas tiene la tarifa TUR. La TUR es una tarifa regulada como el PVPC en electricidad, pero sus precios están limitados por el Gobierno. En este año donde hemos visto precios de la energía altísimos, la TUR actúa como un moderador del precio.

La tarifa TUR existe desde 2008 y su precio está regulado en el Boletín Oficial del Estado. Su objetivo es proteger a los pequeños consumidores de las oscilaciones tan abultadas del mercado. Una fórmula que ahora, con la crisis energética, tiene más relevancia y atractivo que nunca.

Con quién se puede contratar. Mientras que en el mercado libre tenemos decenas de comercializadoras, en la tarifa TUR el número es muy reducido y está regulado. Únicamente algunas empresas de energía ofrecen esta tarifa. Son las siguientes:

Requisitos. Para contratar la TUR hace falta ponerse en contacto con la comercializadora correspondiente. Hay varias tarifas, en función del consumo. TUR1 para consumos de menos de 5.000 kWh/año (calentadores de agua y cocinas); TUR2 para menos de 15.000 kWh/año (calefacción de gas); TUR3 para hasta 50.000 kWh/año (negocios) y una nueva TUR4 para consumos por encima de los 50.000 kWh (comunidades de vecinos).

En el caso de la TUR4, la comunidad de vecinos deberá estar al corriente del pago y disponer de contadores individuales de calefacción. El cambio a estas tarifas TUR es gratuito y no suele tardar más de tres semanas. Como en otras tarifas, hará falta una serie de documentación entre los que se encuentran los datos personal, cuenta bancario, número CUPS y en ocasiones la copia de escritura de propiedad o certificados de instalación.

Cuánto se paga con la TUR. Es la gran pregunta que uno se hace cuando piensa en si cambiarse de tarifa. Antes de nada comentar que la tarifa TUR no tiene permanencia, por lo que siempre podremos volver al mercado libre. Salvo en la TUR4 para comunidades de vecinos, donde sí hay permanencia de un año, aunque con una penalización máxima del 5% de la facturación pendiente.

El precio fijado cambia cada tres meses, por lo que ahora puede salir a cuenta pero en el futuro no. Desde octubre del 2022 a finales de año tenemos el precio siguiente:

  • TUR 1: consumo por 0,06355463 €/kWh y precio fijo de 5,03 €/mes
  • TUR 2: consumo por 0,06069581 €/kWh y precio fijo de 9,52 €/mes
  • TUR 3: consumo por 0,05852538 €/kWh y precio fijo de 20,54 €/mes

El mercado libre es hasta el triple de caro. La propia [Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ha descrito]((https://www.cnmc.es/file/181419/download) que la tarifa TUR es la más barata del mercado, siendo hasta un 50% por debajo de las ofrecidas en el mercado libre.

En la misma dirección apunta la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), donde explica que el mercado libre llega a triplicar o incluso cuadriplicar el coste y pone un ejemplo. Con los costes de octubre, el coste anual para un hogar medio con un consumo de 9.000 kWh anuales sería de 723€ con la tarifa TUR, de 1.516€ con la mejor tarifa libre de Naturgy y de hasta 3.013€ con la tarifa Plan Exclusivo de Iberdrola.

Según la la Asociación de Comercializadores Independientes de Energía (ACIE), el precio de la TUR marcado por el Gobierno está "muy por debajo" del precio de mercado y es "claramente imposible" competir con ella.

El anuncio del Gobierno ha disparado los cambios, pero las líneas están colapsadas. Hasta ahora, únicamente el 25% de los consumidores tenía contratadas la tarifa TUR. Sin embargo, el anuncio de la TUR para comunidades de vecinos y la crisis con el gas de cara al invierno ha disparado el interés de los consumidores.

Según explican fuentes del sector a EFE, algunas compañías están recibiendo el doble de peticiones para pasarse a la TUR, respecto a antes del verano. Esta avalancha de cambios está provocando que haya enormes colas de espera telefónicas y las líneas de atención al cliente estén colapsadas.

¿Y a futuro? El mercado de la energía es muy dinámico. Lo que ahora vale, mañana puede cambiar. El precio de la TUR se marca cada tres meses, por lo que el año que viene podría tener un precio sensiblemente distinto, sobre todo si mucha más gente se acoge a esta tarifa. Actualmente el Gobierno trabaja en mitigar los efectos de la subida del gas, pero este déficit lo asume el propio sistema. Lo que ahora sale más barato porque el Estado pone dinero, luego lo tendrán que pagar todos los consumidores por otro lado.

Imagen | Ivan Radic

Temas
Inicio