España y Estados Unidos entierran el hacha de guerra por la ‘tasa Google’: no habrá aranceles por el impuesto a las tecnológicas

España y Estados Unidos entierran el hacha de guerra por la ‘tasa Google’: no habrá aranceles por el impuesto a las tecnológicas
32 comentarios

Estados Unidos no impondrá aranceles a los productos españoles en represalia por la ‘tasa Google’. Los norteamericanos han anunciado, a través del Departamento del Tesoro, que han llegado a un acuerdo con los distintos países europeos con los que mantenían la disputa desde 2020 por sus respectivos impuestos sobre servicios digitales que afectaban, sobre todo, a empresas estadounidenses. El pacto incluye, además de a España, a Austria, Francia, Italia y Reino Unido.

Los países europeos y Estados Unidos se han puesto de acuerdo después de que todos ellos aceptasen unirse al pacto global impulsado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para establecer un impuesto global del 15% sobre las ganancias a las empresas que tengan ingresos anuales superiores a los 750 millones de euros. Estas compañías, entre las que se incluyen las principales tecnológicas, tendrán que contribuir al fisco de todos aquellos países donde generen negocio, no sólo en los que tengan establecida su sede, como ocurría hasta ahora.

De esta forma, los países europeos han acordado con Estados Unidos eliminar sus impuestos unilaterales sobre servicios digitales una vez se promulgue el acuerdo global de la OCDE, algo que se espera que ocurra para 2023. En la práctica, esto significa que se sustituirá una tasa por otra dentro de dos años, por lo que las grandes tecnológicas no dejarán de pagar en ningún momento. Los norteamericanos querían que la ‘tasa Google’ se eliminase de inmediato, pero finalmente han cedido y se han conformado con que sea revocada cuando entre en vigor el impuesto global.

Por lo tanto, la ‘tasa Google’ de España seguirá vigente sin que ello suponga repercusiones económicas para las exportaciones de nuestro país a Estados Unidos.

El conflicto por los impuestos nacionales de países como España, Francia o Reino Unido a los servicios digitales comenzó con la administración Trump, que amenazó a los países europeos con represalias si estas tasas afectaban a empresas estadounidenses. De hecho, a mediados de julio de 2020 el Gobierno de Estados Unidos, aún en manos del mediático magnate, anunció que impondría un arancel del 25% a algunos productos franceses.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca en enero de 2021 rebajó la tensión entre Estados Unidos y el Viejo Continente, a pesar de que su equipo dijo que estaban dispuestos a imponer aranceles si los europeos no cedían en sus pretensiones. Sin embargo, la nueva administración se ha venido mostrando más partidaria del diálogo que la anterior, y finalmente ha optado por el acuerdo en lugar del conflicto.

Temas
Inicio