Nueva York ya tiene tantos apartamentos en Airbnb... que superan a los realmente disponibles en la ciudad

Nueva York ya tiene tantos apartamentos en Airbnb... que superan a los realmente disponibles en la ciudad
8 comentarios

Airbnb ha conseguido convertirse en referente a la hora de buscar un piso para alquilar. La plataforma es tan relevante que ha provocado un impacto directo en el precio del alquiler y ciudades como Ámsterdam le han declarado la guerra. París, por cierto, también. Las cosas se han puesto también interesantes en Nueva York, y un nuevo estudio indica que allí hay más alquileres incluidos en la plataforma de los que realmente hay disponibles en Nueva York. Algo raro pasa.

Airbnb y los alquileres fantasma. Un informe reciente de la inmobiliaria Douglas Elliman indicaba que en Manhattan, Brooklyn y parte de Queens había 7.699 viviendas en alquiler. Si uno busca alquileres en Airbnb en esas zonas, existen entre 10.000 y 20.000 resultados si uno usa servicios como Inside Airbnb. ¿Por qué la diferencia?

Trucos varios. Según indican en Curbed, algunas de esa viviendas pueden ser casas adosadas o condominios que se alquilan solo unas pocas semanas al año, pero muchos, afirman, son seguramente apartamentos con jardín, separados de la vivienda principal pero que siguen formando parte de ella, y que pueden ser alguilados durante todo el año por los propietarios de los apartamentos.

En Nueva York ya intentaron luchar contra Airbnb. La ciudad aprobó en 2016 una ley que hacía ilegal incluir alquileres de corto plazo en Airbnb. Según esta medida, no sería posible ni alquilar pisos por menos de 30 días en edificios con varias viviendas en alquiler disponibles —algo que ya se prohibía antes— pero tampoco incluir esas ofertas en plataformas como Airbnb. Si violabas esa ley una vez te podía caer una multa de 1.000 dólares. La segunda, la multa era de 5.000 dólares. La tercera, 7.500.

Qué dicen en Airbnb. La empresa no ha hecho comentarios sobre las cifras y han negado repetidamente que tengan impacto alguno en la escasez de oferta de viviendas. Sí que apuntaron a cómo esos datos de servicios como Inside Airbnb pueden ser imprecisos: la misma vivienda puede estar listada varias veces o pueden mostrarse viviendas que aparecen activas pero que raramente está disponible.

Y mientras, precios al alza. En Airbnb destacan además cómo la oferta se ha reducido en los dos últimos años "y representa ahora una fracción del porcentaje de viviendas en alquiler disponible en la ciudad, y todo mientras los precios de alquiler tienden a subir y los permisos emitidos por la ciudad para el desarrollo de nuevas viviendas sigue bajando en un porcentaje de doble dígito". En lo de los precios, desde luego, no se equivocan: alquilar un piso en Manhattan durante un mes cuesta de media 3.925 dólares.

Temas
Inicio