Sabíamos que esta ola de calor iba a ser dura, pero no nos esperábamos que lo fuera tanto

Sabíamos que esta ola de calor iba a ser dura, pero no nos esperábamos que lo fuera tanto
104 comentarios

No, lo que está pasando no es normal. Con la mayor parte del país instalado por encima de los cuarenta grados y noches que son un auténtico horror tropical, no solo estamos ante la ola de calor más temprana registrada hasta la fecha, sino que la anomalía atmosférica que ha teñido de rojo la península va camino de batir todos los récords.

¿Hasta cuándo durará la ola de calor? Siendo directos, esta ola de calor está dando más problemas de los esperados a los modelos meteorológicos. Hace unos días pensábamos que el viernes pasado sería el pico de la ola, pero ahora todo parece indicar que se va a ir hasta el miércoles. Y únicamente Galicia, la cornisa cantábrica, el Pirineo, las Canarias y, moderadamente, Ceuta y Melilla parecen librarse.

A partir del jueves, los modelos señalan que las temperaturas empezarán a bajar por el oeste peninsular: una borrasca atlántica situada al oeste de la Península empezará a moverse hacia el este. Eso empujará el aire cálido, lo sustituirá por aire frío en altura y acabará, si todo va bien, con este episodio de ola de calor.

¿Cómo de 'normal' es tener estas temperaturas en junio? No obstante, todo esto es un síntoma de algo peor. Si recordamos los últimos años, seguramente no entendamos muy bien cuál es el motivo de la alarma. Venimos de primaveras muy calurosas. Es más, desde 1975, España ha sufrido diez olas de calor en el mes de junio. Es decir, no es algo excesivamente raro sufrir este tipo de fenómenos durante este mes.

Pero si miramos los datos de cerca, podemos comprobar que es un artefacto estadístico. Lo cierto es que entre 2011 y 2022, hemos sufrido 6 de las 10 olas de calor de junio que hemos sufrido desde 1975. Eso quiere decir que hemos visto más olas de este tipo en la última década que en los 35 años previos. Es decir, estas temperaturas son "normales" solo si estamos hablando de una "nueva normalidad" producto del aumento sostenido de las temperaturas.

aemet

Lo que podemos esperar del verano. Es importante recordar que, por sí misma, esta ola de calor no nos dice nada sobre lo caluroso que va a ser el verano. Es decir, no hay una relación directa. No obstante, la situación pinta mal. Como reconoce la propia AEMET, "las predicciones estacionales para este trimestre de junio, julio y agosto son que, con una probabilidad muy alta, vamos a tener un trimestre muy cálido, más cálido de lo normal".

Hacia los 50 grados. Y esto tiene consecuencias. Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología, señalaba que "si estos años hemos visto los 47 ºC, ¿quién nos puede decir que en un pico cálido esta década o la que viene no podamos llegar a esos 50 grados?". Esta pregunta es aún más clara si miramos el último informe sobre el estado de clima de España.

No es solo que La temperatura en España ha subido 1,7 grados. Es que, desde 1951, hemos vivido 146 récords diarios de temperaturas altas; por la contra, hemos vivido solo 14 récords de temperaturas frías. Montoro alcanzó en 2021 el récord de temperaturas en España con 47,4 grados, sí. Y esto es curioso porque, aunque el 12 de enero 2021 registró temperaturas de -26 grados en los páramos del centro de la meseta y eso puede parecernos muchísimo, podemos hacer una lista bastante larga de 12 de enero más fríos desde los años 70. España se está calentando y no estamos preparados. Ni técnica, ni psicológicamente.

Imagen | Tomer Burg

Temas
Inicio