Compartir
Publicidad

Las agencias estadounidenses son fundamentales en la lucha contra el cambio climático, pero Trump ya ha empezado a desmantelarlas

Las agencias estadounidenses son fundamentales en la lucha contra el cambio climático, pero Trump ya ha empezado a desmantelarlas
Guardar
75 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos asistiendo en directo a algo realmente preocupante. Ha pasado menos de una semana desde la toma de posesión y ya se han congelado los fondos de la Agencia de Protección Ambiental, se ha ordenado a varias agencias (como agricultura, interior o medio ambiente) que cesen cualquier tipo de comunicación pública y se han borrado tuits de cuentas oficiales por contener datos sobre el cambio climático. Cuando cosas como la tasa de CO2 en aire o la acidez del mar son subversivas, algo está saliendo rematadamente mal.

Y lo peor de todo es que no es una cuestión local. A veces, no somos del todo conscientes de lo mucho que dependemos de las agencias y centros de investigación estadounidenses para estudiar el clima y la crisis ecológica. Por eso, asistir a lo que parece el desmantelamiento sistemático de todas las instituciones que se han creado en los últimos 30 años, es algo que nos afecta (y mucho) a todos nosotros vivamos donde vivamos.

Las agencias gubernamentales no pueden comunicar sus trabajos

trump

El lunes se supo que la administración Trump había ordenado a la EPA (la Agencia de Protección Ambiental) que dejara de comunicarse en público. Eso incluía comunicados de prensa, artículos o cualquier otro tipo de mensajes en redes sociales.

Ayer, Buzzfeed reveló que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos había prohibido a sus trabajadores compartir o divulgar su trabajo. En especial a los miembros del Servicio de Investigación Agrícola, que estudia la seguridad y producción alimentarias y el estado de los recursos naturales.

Es decir, menos de una semana después de la toma de posesión el gobierno de Estados Unidos ya ha neutralizado dos de las agencias claves en la protección ambiental del país. Sus investigadores podrán publicar en revistas científicas, pero no podrán hablar sobre sus investigaciones en público, ni dar publicidad a sus trabajos.

Se bloquean los fondos de la EPA

Si es que pueden hacerlos, claro. Según anunció ProPublica y fue confirmado por la Casa Blanca, la EPA había congelado todas las ayudas y contratos por tiempo indefinido. Es decir, que se ha bloqueado la financiación a buena parte de toda la investigación ambiental que está en marcha. Según los cálculos de The Verge, la cantidad de fondos bloqueados podría ascender a alrededor de 8.600 millones de dólares y afectará a muchos proyectos de investigación.

No hay que olvidar que Trump tiene un largo historial de comentarios en los que niega la existencia del cambio climático y ha escogido para liderar esta nueva etapa de la EPA a Scott Pruitt, conocido por haber sometido a la agencia a continuas demandas judiciales junto con petroleras, empresas mineras y otras grandes industrias contaminantes.

Cuando los hechos son subversivos

La tensión ha ido en aumento. Y ha llegado a Twitter. Ayer, a última hora, la cuenta de twitter del Parque Nacional de Badlands en Dakota del Sur tuiteó un puñado de datos sobre el cambio climático. Nada especialmente subversivo (la tasa de CO2 en aire o la acidez del mar) pero en este contexto fue recibido como un desafío a la política de la Casa Blanca.

C2 Hfw3ueaat08m

Y, de hecho, lo eran. No hay que olvidar que la semana pasada, la cuenta oficial del Servicio de Parques de Estados Unidos retuiteó una serie de mensajes críticos con el presidente el mismo día de su toma de posesión. Aunque no hay relación entre ambos gabinetes de comunicación, el desafío era más que evidente.

Tanto que, al final del día, los tuits fueron borrados. Pero ya la comunidad de expertos del clima estaba revolucionada: más allá de la intencionalidad política o no de esos tuits, lo que se estaba borrando eran datos objetivos sobre la situación del clima; datos elaborados por las propias agencias norteamericanas. La situación es bastante complicada.

No es un tema local

Image 20150323 14609 1x0mv4q

Aunque la Unión Europea y otros países tienen proyectos muy importantes para estudiar el cambio climático, los recursos, el personal científico y las infraestructuras que aporta Estados Unidos son fundamentales.

La monitorización mundial de temperaturas, la evolución de tormentas y huracanes, el estado de los acuíferos subterráneos, la calidad de los suelos o el seguimiento de incendios forestales... Buena parte de la comprensión que hoy tenemos de los problemas medioambientales depende de décadas de investigaciones de al menos una decena de agencias norteamericanas. Agencias que monitorizan a tiempo real y ponen a disposición de los científicos de todo el mundo una infinidad de datos que no tendríamos de otra manera.

Cuando en diciembre hablábamos sobre los científicos que estaban tratando de poner a buen recaudo toda la información sobre el cambio climático que había en servidores del gobierno norteamericano, todo parecía ciencia ficción y alarmismo. Hoy por hoy, parece que fue la decisión más sensata. La guerra política por el clima no ha hecho más que empezar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos