Compartir
Publicidad

Casi todas las curiosidades que hay que saber sobre las arañas en un solo artículo

Casi todas las curiosidades que hay que saber sobre las arañas en un solo artículo
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y cuando digo "casi todas" me refiero a casi todas. En 2017, Stefano Mammola​, Peter Michalik, Eileen A. Hebets y Marco Isaia​ recogieron todos los récords relacionados con arañas que estaban documentados en la literatura científica. El resultado es un artículo delicioso lleno de curiosidades y datos fascinantes.

Yo lo encontré anoche y, desde ya, es uno de mis artículos favoritos de aracnología. Tanto es así que no me he podido resistir a extraer las cosas que más me han llamado más la atención. Pedazo de regalo de reyes.

“Me llamo Ña, Ara Ña”

Rawpixel 653775 Unsplash

El primer tema que llama la atención son los nombres. Por ejemplo, la primera araña por orden alfabético es la Abacoproeces molestus (no me quiero imagina el porqué del ‘molestus’) y la última es la Zyuzicosa zeravshanica. La araña con el nombre científico más corto es la Gea eff y la que más problemas tiene a la hora de hacerse las tarjetas de presentación es la Dipoena santaritadopassaquatrensis con 33 caracterazos.

Pero esos no son los casos más divertidos. Como el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica no da reglas claras sobre cómo nombrar especies, los aracnólogos (como todos los biólogos, en general) tienen cierta tendencia a ponerse flamencos. O sea, hay chorrocientos taxes que tienen nombres de la farándula, la mitología o la cultura popular: tenemos la Bagheera kiplingi por el autor del Libro de la Selva, la Eriovixia gryffindori por Harry Potter, la Aptostichus angelinajolieae por Angelina Jolie o Hortipes terminator por Terminator.

Pink Floyd (el género Pinkfloydia), David Bowie (Heteropoda davidbowie), Johnny Cash (Aphonopelma johnnycashi) o Michelle y Barak Obama (S. barackobamai y S. michelleobamaae) también tienen su lugar en los catálogos de aracnología.

No obstante, la taxonomía va mucho más allá de los nombres. La familia más grande de arañas, las araña saltarinas (Saltidicae) y pueden juntar a más de 6.000 especies en sus cenas de Navidad. Por contra, Huttoniidae y Trogloraptoridae son las familias más pequeñas con una especie cada una.

Cuando hablamos de arañas, el tamaño sí que importa

Dev Leigh 449898 Unsplash 1

Vaya que sí importa. Y las arañas más grandes vivas son la Theraphosa blondi y la Heteropoda maxima. La primera es la araña conocida que más pesa con individuos que pesan 170 gramos. La segunda es, con 30 centímetros por pata, es la araña con las extremidades más largas. Algo que no suelen comentar las guías turísticas de Laos, por otra parte.

En el lado de las más pequeñas también ha dos especies: la Anapistula ataecina es la que tiene las arañas hembras adultas más pequeñas (0,43 mm de longitud corporal) y la Patu digua tiene el honor de tener la araña masculina más pequeña jamás descrita con 0,3 mm. Este dimorfismo entre sexos llega a su máxima expresión con las arañas de seda de oro cuyas hembras pueden llegar a pesar 125 veces más que los machos.

Al contrario también pasa, pero es muy raro. Por ejemplo, la araña acuática Argyroneta aquatica es una de las pocas en la que los machos son más grandes que las hembras.

Arañas viejas

Hamish Weir 558074 Unsplash

La descripción del primer fósil la realizó Johann Christian Kundmann en su ‘Rariora naturae & artis’ de 1737, era una araña en ámbar. Sin embargo, la araña más antigua que hemos encontrado es, probablemente, unos especímenes de Palaeothele montceauensis encontrados en Montceau-Ies-Mines (Francia) y que datan de hace, aproximadamente, unos 300 millones de años.

Con la seda es más complicado. Aunque sabemos que las arañas producen seda desde hace más de 400 millones de años, el registro más antiguo del que tenemos constancia data de “solo” 140 millones y está conservado en ámbar. Por otro lado, la red con presas más antigua que se conserva tiene 110 millones de años, se descubrió en Sant Just (España) y tiene un escarabajo, una avispa, un caro y una mosca.

Aunque si me preguntáis por el más curioso es el ámbar birmano de unos 100 millones de años que pilló a una araña a punto de cazar a una de sus víctimas. Nobody expect la resina de los árboles. De hecho, esa misma pieza de ámbar es la primera evidencia de ‘comportamiento social’ en arañas porque contiene varias arañar masculinas compartiendo una misma red.

Para acabar las curiosidades sobre arañas viejas me he guardado lo que quizás sea lo que más pesadillas puede generar: el fósil más grande, una pedazo de araña con un cuerpo de 3 centímetros y patas de seis. La Mongolarachnidae jurassica vivió, como su nombre indica, en el jurásico y se ha encontrado en la Mongolia interior.

En el circo de los horrores

Timothy Dykes 706220 Unsplash

Aunque hay registros de arañas con 16 ojos (¡16!), parece que hoy por hoy el número máximo está en ocho. Vamos, que no se les escapa una. Salvo, quizás, a las arañas que suelen vivir en cuevas y hábitats subterráneos como la Stalita taenaria que no tienen ninguno.

Luego tenemos arañas con ojos gigantes (el género Deinopis), mandíbulas (“queliceras”, si somos precisos) enormes (las arañas ‘pelícano’ o ‘caníbal’ de Madagascar) o con colmillos que menos mal que son en miniatura (machos de Myrmarachne). También hay arañas como la Achaearanea tepidariorum que, con la ayuda del bloqueo de la expresión de un gen, tienen 10 patas porque por qué no.

La araña más peluda es la Evarcha culicivora y es única porque se alimenta de hembras de mosquito alimentadas con sangre de vertebrados. Las Anelosimus eximius viven en colonias de más de 50.000 bichos y las Arctosa fulvolineata pueden pasar más de 16 horas bajo agua.

Algunas especies de Nephila pueden poner 3000 huevos por cada desove, ciertas ciertas especies de arañas Troglohyphantes el apareamiento puede durar más de 18 horas y esto ya por curiosidad insana, el esperma de araña más largo conocido mida 0’65 mm y tiene, aproximadamente, el tamaño de un tercio del cuerpo de la araña que lo produce, la Neoxyphinus termitophilus.

Pero hablemos de la seda de las arañas: con casi tres metro cuadrados, las arañas de la corteza de Darwin (Caerostris darwini) tienen el récord de la red más grande, pero también de la más larga. Son capaces de construir redes de 25 metros de longitud. Ante esta proeza digna de un programa de megaestructuras, no sorprende demasiado que sea, además, la seda más fuerte. Por suerte para nosotros, también hay arañas incapaces de hacer redes de más de10 milímetros de diámetro.

Dame veneno

Ekamelev 710210 Unsplash

En cuanto al veneno, las glándulas venenosas más grandes (en términos absolutos) son las de las arañas errantes del género sudamericano Phoneutria y las más pequeñas son las de las Mesothelae. De hecho, eran tan pequeñas que hasta hace poco creíamos que no tenían. Sin embargo, las más venenosas para humanos son las de la familia Hexathelidae oriunda, cómo no, de Australia.

Eso sí, no muchos tacones son conocidos por la efectividad de su veneno: las arañas viudas capaces de causar latrodectismo, las arañas reclusas capaces de provocar lesiones cutáneas graves y efectos sistémicos.y quizás las arañas errantes de las que hablábamos antes porque pueden transferir grandes cantidades neurotoxinas de una sola tacada.

El rey de las arañas venenosas parece ser el macho de la araña de embudo de Sydney (Atrax robustus) con un veneno letal para los humanos a partir de 0’2 mg por kilo. Afortunadamente, su picadura no es muy común: la también australiana Hadronyche cerberea se lleva la tasa más alta de envenenamientos graves. Eso sí, desde que hace unos años se desarrolló el antídoto para estas arañas, no se ha registrado ninguna muerte por envenenamiento.

Alguna curiosidad más

Nicolas Picard 241854 Unsplash 1

El veneno más raro es una especie de pegamento que producen las arañas escupidoras (la familia Scytodidae) y que se llevan la palma de métodos creativos para llevar comida a casa la telaraña. El viaje más raro fue el de las dos hembras de Araneus diadematus que llevamos al espacio.

Las más sabrosas seguramente sean las de la especie Haplopelma albostriatum que se consumen fritas en Camboya y Tailandia o las de la especie Theraphosa blondi que se solían comer asadas en algunas tribus de la selva venezolana. Sin embargo, es difícil saber cuáles son las más consumidas porque la mayor parte de arañas que comemos los humanos lo son de forma accidental. ¡Buen provecho!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio