Compartir
Publicidad
Publicidad
Netflix tenía motivos para mantener en secreto 'The OA': es una experiencia inclasificable que no muestra todas sus cartas hasta el mismísimo final
Cine y TV

Netflix tenía motivos para mantener en secreto 'The OA': es una experiencia inclasificable que no muestra todas sus cartas hasta el mismísimo final

Publicidad
Publicidad

El secretismo que ha habido tras esta producción original de Netflix ha sido de lo más intrigante. Fue en marzo de 2015 cuando anunciaron el proyecto como una historia escrita por Brit Marling y Zal Batmanglij. Además, él dirigiría todos los episodios y ella sería la protagonista; y desde aquella primavera hasta que hace literalmente cuatro días liberaron el trailer no se conocía absolutamente nada sobre ‘The OA’.

Esa limitada cantidad de información no evitó la capacidad de alimentar la expectativa hacia el proyecto. Marling y Batmanglij forman un sobresaliente combo creativo que ha resultado en películas como ‘Sound of My Voice’ o ‘The East, joyas escondidas que rebosan talento, ideas y magnetismo, virtudes que están presentes con creces en ‘The OA’.

Brit Marling interpreta a Prairie Johnson, una chica ciega que reaparece tras estar siete años desaparecida. Pero Prairie vuelve cambiada de la forma menos esperada: ha recuperado la vista. Sus padres, el FBI y la comunidad en general le otorgan cierta distancia desde el primer momento y no la fuerzan a contar lo que pasó ni por qué ahora puede ver.

Pero Prairie tiene una misión, y para conseguirla decide contar su historia a cinco extraños para convencerles de que le ayuden. Los capítulos navegan entre el día a día de Prairie ahora que ha vuelto, las imágenes que recrean su relato de lo que sufrió en esos siete años y cómo su historia y la influencia en ellos afecta a la vida de los cinco extraños.

‘The OA’ ejemplifica todo lo positivo que puede resultar de la libertad narrativa que ofrece Netflix

Además de Marling encontramos entre el reparto a Jason Isaacs (‘Awake’), Emory Cohen (‘Brooklyn’), Scott Wilson (‘The Walking Dead’), Phyllis Smith (‘The Office’), Alice Krige (‘Silent Hill’), Patrick Gibson (‘Los Tudor’) o Brendan Meyer (‘The Guest’). Paz Vega tiene también un pequeño papelito.

El formato Netflix perfecto

Oa1

Mucho se habla de cómo el sistema de distribución de Netflix está cambiando la narrativa de las series. El disponer de todos los capítulos al mismo tiempo y no estar constreñido por unas exigencias de parrilla o publicidad de una cadena otorga más libertad a la hora de plantear una ficción seriada. Esto no se traduce automáticamente en resultados positivos. Con frecuencia encontramos títulos que abusan de esta libertad alargando innecesariamente una historia u olvidando la esencia de una narración capitular.

Afortunadamente ‘The OA’ ejemplifica todo lo positivo que puede resultar de la libertad narrativa que da Netflix. Es una «película cortada en ocho partes» a la que no se le puede dar un sentido completo hasta los mismísimos diez últimos minutos del final, pero cada capítulo tiene una razón de ser; nada está alargado o inflado para cubrir un mínimo. Todo tiene un por qué en el relato de Prairie.

Una muestra de ello es la duración de los episodios. Los primeros rondan la hora de duración mientras que los últimos apenas llegan a los 45 minutos. Uno incluso dura apenas media hora. Batmanglij y Maring saben lo que quieren contar en cada etapa y no añaden metraje para llegar a una duración uniforme.

Una odisea en ocho partes

Reflexionar sobre las ideas que hay tras ‘The OA’ señalando todas sus virtudes es tarea espinosa. Gran parte de su fuerza reside en la capacidad cautivadora de Prairie y su forma de transmitir la compleja y mística odisea que relata. Al igual que esos cinco extraños son seducidos por ella, el espectador cae en las redes de la historia recogiendo miles de pedacitos en forma de información, sentimientos y detalles con los que Prairie construye algo más grande; el sentido real tras esta historia.

Brit Marling posee un magnetismo tan especial que jamás se pone en duda el hechizo que induce en el resto de personajes

El cautiverio de Prairie es una experiencia repleta de sorpresas, algunas gratas, otras crueles, que transmite desde sus emociones y convicciones, desde su perseverancia y su fortaleza. Una parte significativa de ese relato recae en sus esfuerzos por escapar, parte que podría verse afectada por el hecho de que Prairie lo cuente como recuerdo. Sin embargo, los diferentes niveles de narración y las sorpresas constantes de la historia en conjunto alimentan la tensión y compensan con creces el hecho de saber que en algún momento lo consigue.

Esa es la clave, “de alguna forma”. ‘The OA’ es una constante incógnita. Con la incógnita sobre la vista de Prairie como núcleo se va construyendo una mitología que crece a cada episodio, un universo del que cuanto más sabes más dudas. Pero lo más trascendente, algo que se hace más evidente tras el final, es en realidad el efecto que tiene ese relato sobre el resto de personajes.

El poder de narrar… y escuchar

Oa2

Para Prairie, hablar de su experiencia sin filtros de ningún tipo es un proceso curativo. Sólo se confía a cinco extraños cuya presencia tiene mucho que ver con lo que ocurrió durante su cautiverio y, a la vez, ellos se sienten fascinados por ella. En este sentido ‘The OA’ recuerda a ‘The Sound of my Voice’, la película de Marling y Batmanglij en la que un grupo de personas se entregan a una mujer que afirma venir del futuro.

La esencia de aquella historia no era descubrir si la mujer decía o no la verdad sino que estaba en la capacidad que tenía de conectar con los demás, de reconfortar, de transformarles. Brit Marling posee un magnetismo tan especial que jamás se pone en duda el hechizo que induce en los que le rodean. Tiene una capacidad empática fantástica y en ‘The OA’ es una cualidad vital en el personaje.

La existencia de estos cinco extraños cambia radicalmente desde que Prairie forma parte de ella. El poder transformativo de escuchar su historia se revela como necesario en sus vidas. Aprenden a escuchar, a comunicarse, a comprender. Es particularmente especial la historia del chaval agresivo, un típico abusón que está tan al borde de la exclusión que la desesperación le lleva al autoboicot. Su evolución y la de estas cinco personas (cuatro alumnos de instituto y una profesora) están directamente relacionadas con el clímax final de la historia., con el objetivo último del relato. La salvación a través de la confianza y el escuchar al prójimo.

Como se puede intuir por este texto, profundizar en las virtudes que hacen memorable y recomendable a 'The OA' es imposible sin acabar arruinando el placer de descubrirlas mientras se desenmaraña la historia. Igual de complicado es marcar alguno de sus fallos. Es por ello que cerraré esta presentación limitándome a recomendar que os asoméis a ella y os dejéis llevar por la singular fábula de Prairie.

En Xataka | '3%', la distopía de Netflix que mezcla 'Los Juegos del Hambre', 'Gran Hermano' y las entrevistas de trabajo de Google

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos