'Batwoman' T2: cambio de heroína y una pizca menos de carisma para el regreso del bat-verso televisivo a HBO
Cine y TV

'Batwoman' T2: cambio de heroína y una pizca menos de carisma para el regreso del bat-verso televisivo a HBO

La primera temporada de 'Batwoman' supuso un relativo cambio para las series de superhéroes DC de The CW. Frente al despreocupado y jovial tono de 'The Flash' o 'Supergirl', abiertamente referencial y paródico en el caso de 'Legends of Tomorrow', la serie de la Mujer Murciélago entroncaba más bien con el lado más siniestro de 'Arrow'. La inspiración para la serie que ha dado nombre al arrowverso, de hecho, era muy claramente el propio Batman, así que tenía sentido que cuando la batfamilia llegara a The CW lo hiciera con el habitual tono oscuro del héroe.

El resultado fue bastante satisfactorio. Si bien no todos los episodios eran destacables, y quizás le habría sentado bien sacar más provecho de la inmensa galería de villanos de Batman, la eficacia de Ruby Rose enfundándose el traje compensaba el viaje. Atlética, dura y creíble, se le veía como pez fuera del agua en el cruce de la serie con el resto del catálogo de The CW en 'Crisis en Tierras Infinitas', pero una vez en Gotham y en su propia serie, funcionaba.

La serie no tenía la brillantez de otras de The CW porque no se estaba molestando en montar, por ejemplo, un universo de secundarios carismáticos y adorables como los de 'The Flash'. Pero como arranque del batverso-dentro-del-arrowverso, era más que competente. Siempre gracias a la presencia de Rose, relativamente extraña con su aspereza y su no necesidad de resultar simpática si la comparamos con otros héroes y heroínas de The CW. Por desgracia, ya no está en la serie.

Por motivos no del todo claros aún, el traje de Batwoman lo lleva ahora Javicia Leslie, que intenta suplirla. Físicamente da la talla, y el guión plantea un curioso contraste entre ambas: niña acomodada una, afroamericana marginal que vive en una furgoneta otra. Sin embargo, las cosas que tienen en común (haber sido repudiadas por quienes le rodean de forma injusta) traza un nexo de unión invisible en el que no se insiste mucho pero que sobra para justificar el reemplazo.

Botas de murciélago

Aunque Leslie pone todo de su parte para ser una digna sucesora de Rose, de momento queda un peldaño por debajo, posiblemente porque las historias de orígenes tienen que hacer una serie de peajes, y los de esta segunda temporada (conservar a absolutamente todos los elementos de la serie -incluso villanos-, convirtiendo a la protagonista en Batwoman casi desde el minuto uno) rozan lo extremadamente inverosímil. Aún así, la receta de The CW hace que todo sea más que digerible.

Es decir, 'Batwoman' es consciente de sus limitaciones (falta de profundidad, absoluto desprecio por la lógica), pero lo soluciona como en un buen cómic. Despreocupadamente y sin mirar atrás. The CW nos hace comulgar con disparates necesarios para hacer avanzar la historia (la protagonista encuentra el traje de Batwoman por casualidad y literalmente dos escenas después ya está saliendo a dar palizas a enmascarados), pero a cambio ofrece entretenimiento orejudo sin complicaciones ni monsergas.

Y por el camino disemina, como siempre, una serie de buenas ideas: todo lo relacionado con el doble de Bruce Wayne o la secuencia en la que Ryan Wilder "conoce" a Kate. Por lo demás, hay que poner a Leslie y a esta segunda temporada de 'Batwoman' en cuarentena: tiene los elementos para funcionar (por ejemplo, con una heroína más al margen de la ley, como el Batman oiriginal), pero The CW tiene que conseguir que la serie alcance una velocidad de crucero sostenida con relativa rapidez. No lo tiene fácil, pero eh: ¿estamos o no estamos hablando de superhéroes?

Temas
Inicio