Publicidad

DVB-I: qué es, y cuáles son sus ventajas y desventajas

DVB-I: qué es, y cuáles son sus ventajas y desventajas
Sin comentarios

Vamos a explicarte qué es el DVB-I y cuáles son las ventajas y desventajas de este estándar de la TDT presentado a finales de 2019. Se trata de una tecnología que quiere ir un paso más allá de los sistemas de TDT híbridos con antena e Internet, y quiere permitir que la TDT pueda ser utilizada directamente desde la red sin necesitar una antena.

Este puede ser un gran beneficio para poder consumir la televisión también desde dispositivos móviles sin necesitar entrar en las webs o aplicaciones específicas de cada cana, sobre todo ahora con la inminente llegada de un 5G que va a ofrecer conexiones más rápidas. Pero también presenta algún inconveniente que hay que tener en cuenta, más allá del hecho de que sea un estándar que todavía no ha empezado a implantarse.

Qué es el DVB-I

El DVB-I es un nuevo estándar para la TDT aprobado a finales de 2019, y que busca revolucionar nuestra experiencia al utilizar la Televisión Digital Terrestre. Su apuesta pasa por permitirte ver la TDT a través de Internet desde la tele, y sin necesitar entrar en las webs de cada una de las cadenas.

Actualmente, existen varias propuestas para hacer evolucionar la TDT, como la de LOVEStv basada en la tecnología HbbTV. Se trata de una especie de híbrido en el que sigues necesitando acceder a la TDT mediante antenas, pero que utiliza las conexiones a Internet de las SmartTV para ofrecer diferentes tipos de contenido adicional. Pero el inconveniente de necesitar conectarte a la antena hace que desde un portátil o dispositivo móvil necesites un dispositivo externo o recurrir a las webs de los canales, que no siempre son fáciles de usar.

Y aquí es donde el nuevo estándar DVB-I se hace fuerte. Con él, la emisión pasa a realizarse a través de Internet, lo que quiere decir que no hace falta conectarse a una antena. Por lo tanto, en vez de un sistema híbrido como el HbbTV, sería uno totalmente enfocado al acceso a través de la red. Esto, como primer beneficio, hará que uno se pueda conectar fácilmente desde cualquier dispositivo.

Y para ello no hará falta utilizar ningún aparato, ya que las televisiones inteligentes de hoy en día ya vienen preparados para conectarse a la red. Lo único que haría falta, en teoría, sería una simple actualización del sistema operativo por parte del fabricante.

Los aspectos técnicos de este estándar todavía no han sido aclarados, pero en teoría no iría asociado a ningún tipo de contrato de pago por contenidos. Además, también se abriría la puerta a que plataformas que sí son de pago como Netflix también pudieran incorporarse al catálogo. Sin embargo, su orientación principal irá dirigida sobre todo a la televisión tradicional, y lo único que hará falta es que el televisor pase a poder reproducir la señal mediante un software de reproducción de código abierto.

Ventajas y desventajas

Una de las ventajas evidentes de este servicio es que le abre la puerta a poder conectarse a Internet desde otros dispositivos. Incluso si vas de camping y no tienes acceso a Internet, podrás acceder a la TDT si llevas un televisor capaz de conectarse a Internet. También deberías poder conectarte desde dispositivos móviles, aunque habrá que esperar a que se vaya implantando poco a poco para ver cómo se puede realizar esto.

La otra gran ventaja es que el DVB-I permitiría ofrecer contenidos adicionales a los canales de televisión. Por ejemplo, estos podrán implementar un servicio de reproducción bajo demanda para no sólo ver la tele en directo, sino también seleccionar los programas para verlos cuando quieras. También se podrá ofrecer información extendida sobre las emisiones, y si vemos algo bajo demanda podremos continuar viendo un programa en otro dispositivo donde lo dejamos con el anterior.

Además, este es un estándar que se podrá beneficiar mucho del 5G, ya que es una tecnología que te permitirá acceder al contenido sin compresión gracias a su velocidad de descarga. Con ello, podrás obtener una mayor calidad de imagen y una mejor estabilidad.

Pero evidentemente, también habrá una desventaja clara, y es que necesitarás tener una buena conexión con muchos datos para poder consumirla desde el móvil cuando no estés en tu casa, y también necesitarás tener una conexión de Internet contratada en casa para poder conectar la tele. Esto puede crear una brecha entre quienes tienen y no tienen Internet, aunque como no es previsible que el DVB-I sustituya a la TDT convencional a corto plazo, no debería ser un problema importante.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios