Publicidad

Cómo funcionan los links de la Deep Web

Cómo funcionan los links de la Deep Web
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Vamos a explicarte cómo funcionan los links de la Deep Web con los que puedes acceder a los contenidos que se esconden allá donde los buscadores convencionales no llegas. Para ello, repasaremos las diferencias entre Deep Web y Dark Web, así como la Darknet, ya que son dos términos que tienden a confundirse y tienen tipos de enlaces que pueden ser diferentes.

Nuestro objetivo en este artículo es que puedas entender todo lo que hay detrás de estos enlaces. Desde los enlaces clásicos de páginas de la Deep Web que son exactamente iguales que los de las páginas que aparecen indexadas en Google, hasta aquellos que tienen terminaciones y nombres muy extraños y que encuentras en la Dark Web. Te explicaremos primero cada uno de los conceptos, y luego cómo funcionan los enlaces en ellos.

Posiblemente, muchos de los que leáis el titular del artículo vayáis directos a la sección de comentarios a decir que está mal escrito, y que no deberíamos haber puesto Deep Web. Parte de razón tenéis, pero si lo hemos decidido hacer es porque se trata del término que se utiliza de forma más generalizada a la hora de hablar de estos temas.

Sin embargo, los enlaces de la Deep Web no tienen por qué ser los .onion u otros que tengan diferentes tipos de terminaciones o dominios que no puedes abrir con un navegador normal. Si esto no lo terminas de entender, es porque primero hay que saber qué es exactamente la Deep Web, ya que así enseguida sabrás por qué un enlace de Deep Web puede ser perfectamente un .com.

Primero diferencia Deep Web de Dark Web y Darknet

Podemos diferenciar entre tres capas en el Internet actual. La primera de ellas es la 'Clearnet' o 'Surface Net', que es el Internet tal cual lo conocen la mayoría de los cibernautas. Se trata de una red en la que somos fácilmente rastreables a través de nuestra IP, ese pedazo de la World Wide Web a la que cualquiera puede acceder fácilmente desde cualquier navegador.

La componen principalmente las páginas indexadas por los buscadores convencionales como Google, Bing o Yahoo, pero también todas esas otras webs a las que puedes acceder de forma pública aún sin estar indexadas, como puede ser Facebook, Twitter y demás redes sociales, así como cualquier otra página web o blog.

Pero las páginas indexadas y las redes sociales son sólo una porción muy pequeña de Internet. En torno a un 90% del contenido de la red no es accesible a través de motores de búsqueda estándar, esas páginas que quedan fuera son las que se conocen como la Deep Web. Esta, engloba toda esa información que está online, pero a la que no puedes acceder de forma pública.

Por una parte, pueden tratarse de páginas convencionales que han sido protegidas por un paywall, pero también archivos guardados en Dropbox o correos electrónicos guardados en los servidores de nuestro proveedor. También pueden ser sitios con un "Disallow" en el archivo robots.txt o páginas dinámicas que se generan al consultar una base de datos. Como esa página temporal que se genera para ti en un buscador de viajes al configurar una consulta con los resultados.

Luego está la Dark Web, ese fragmento de Internet al que sólo se puede acceder mediante aplicaciones específicas. Así como la Deep Web supone en torno al 90% de del contenido de la World Wide Web, la Dark Web ocuparía únicamente el 0,1% de ella. Suele formarse por páginas que tienen dominios propios como las .onion de TOR o las .i2p de los eepsites de I2P, y aunque no puedes entrar a ellas sin un navegador especial, hay índices de sus páginas como Onion City, que son visibles desde la clearnet.

Por lo tanto, la Dark Web es una pequeña parte de la Deep Web, ya que ambas están ocultas de motores de búsqueda convencionales. Todas las webs de la Dark Web son parte de la Deep Web, aunque no todas las páginas de la Deep Web son Dark Web. De ahí la importancia que tiene saber diferenciar ambas a la hora de hablar de ellas.

Y por último están las Darknets, que son las redes independientes que componen la Dark Web. Mientras la Dark Web es todo ese contenido deliberadamente oculto que nos encontramos en Internet, las darknets son las redes específicas como TOR o I2P que alojan esas páginas. Vamos, que aunque Internet sólo hay uno, la World Wide Web, hay diferentes darknets en sus profundidades ocultando el contenido que compone la Dark Web.

Cómo funcionan los enlaces de la Deep Web

Como te puedes imaginar después de la explicación anterior, los enlaces de la Deep Web dependen en gran manera del tipo de página que estés visitando. Si la página forma parte de una de las darknets que componen la Dark Web, entonces tendrán un dominio propio muy particular y una forma de funcionar concreta que puede ser bastante diferente. Y para el resto de páginas de la Deep Web, muchas de las veces funcionan de forma similares a los enlaces que estás acostumbrado a usar.

Hay enlaces de la Deep Web que pueden funcionar exactamente igual que el resto de páginas de la clearnet. La diferencia es que si están en la Deep Web es posible que hayan desaparecido de los buscadores. Puedes pensar en comunidades como 4chan y similares que son desindexadas por Google, pero siguen teniendo dominios .org, .com o .es. Por lo tanto, los creadores compran los dominios con el nombre que quieren, y cuando escribes la dirección te conectas a la IP del servidor donde está alojada la web y navegas por ella.

Cuando se trata de páginas efímeras de la Deep Web, el funcionamiento puede ser parecido, pero hay algunas diferencias. Si te fijas al consultar la base de datos de una web, archivos de una nube personal o configurar las características de un viaje en una página de vuelos, las direcciones URL pueden ser extremadamente largas. Por lo general son el dominio normal, pero después hay una serie de letras y números que a veces no parecen significar nada.

Como ejemplo el enlace de un documento de Google Drive, que puede ser https://docs.google.com/document/d/16ede42afCGAt8Da3BkcLeV2eB-7EUQKMwiuOK5LP0ls. Ves que esos códigos a ti no te dicen nada, pero a nivel interno apuntan al sitio exacto de los servidores de Google Drive en el que se aloja el contenido. Estos enlaces suelen depender de la sesión activa, lo que quiere decir que si se los pasas a otra persona es posible que no puedan ver el contenido.

¿Y los enlaces de la Dark Web?

Los enlaces de la Dark Web dependen de la darknet a la que pertenezcan, y su funcionamiento puede ser un poco diferentes. Por ejemplo está Tor, y nos vamos a centrar en ella por ser la darknet más popular. Cuando creas una página .onion, Tor genera un nombre aleatorio utilizando una clave RSA de 1024 bits y luego calcula el SHA-1 utiliando un pedazo de la clave pública.

Este es un proceso bastante complejo, y lo que hace es crear unas capas de cifrado para hacer la página anónima. Como resultado de estos cifrados, se genera un nombre aleatorio para la web que está alojado en el dominio .onion. Por lo tanto, en apariencia es una web con nombre extraño y un dominio casi igual a los del resto de páginas, pero por dentro hay mucha tecnología.

El navegador de Tor puede descifrar el cifrado de la dirección y acceder al servidor en el que está alojado la web. Sin embargo, un navegador convencional no puede hacerlo, por lo que la página se convierte en casi inaccesible. Eso sí, también existen servicios en la clearnet que te permiten ver estas páginas .onion desde cualquier navegador sin tener que conectarte a la darknet.

Cebolla El paquete está en el centro, protegido por varias capas (cifrados) para cada uno de los nodos.

Pero tampoco es tan sencillo como descifrar la dirección y conectarse, porque la darknet de Tor se llama así por estar configurada por capas, como una cebolla. Cuando te conectas a una web convencional, se realiza una conexión directa a sus servidores. Sin embargo, el Onion Routing o enrutado de cebolla envía los datos por un camino no directo utilizando diferentes nodos.

Así pues, cuando entras al dominio de una web no te conectas a esta directamente. Al establecerse la conexión se calcula una ruta más o menos aleatoria desde la web al ordenador de destino, y durante la ruta se va pasando por diferentes nodos. El ordenador de origen cifra el mensaje por capas, y en cada uno de los nodos va obteniendo una clave que les indica a qué otro modo enviar el mensaje, y así hasta llegar a tu ordenador. Es una explicación sencilla, pero aquí profundizamos.

Así pues, todo esto es lo que pasa cuando entras a un enlace .onion, como ves hay mucho detrás. Y de forma similar funcionan los enlaces de otras darknets como I2P, que utiliza técnicas parecidas a través de nodos, y que puedes diferenciar porque sus enlaces terminan en .i2p en vez de .onion.

Luego tenemos otras dos darknets bastante importantes llamadas Freenet y ZeroNet. Para usarlas necesitas tener instalada una aplicación, y desde ella navegar. Sus enlaces son muy complejos, como por ejemplo un http://localhost:8888/USK@CcIWkfPtphG-5OId3SNO6LQvQfYs0C8Tc73f--xJzMU,oKdePhbtVO9q6ZT1V-3j5ABZ8Q3yzDcIrZriup12VkU,AQACAAE/President%20of%20Russia/0/ de Freenet. La primera parte acabada con el :8888 es la que interpreta la aplicación, y luego está la dirección cifrada que apunta a la web a la que quieres ir.

ZeroNet es parecido, sólo que internamente funciona diferente distribuyendo el contenido directamente a otros visitantes sin ningún servidor central. También necesita una aplicación específica para funcionar, y sus direcciones pueden verse de dos maneras. Por una parte pueden estar codificadas con direcciones como http://127.0.0.1:43110/1BLogC9LN4oPDcruNz3qo1ysa133E9AGg8 y por otra pueden tener una estructura más convencional con dominios .bit, como por ejemplo blog.zeronetwork.bit. En ambos casos, sólo puedes entrar con la aplicación de la darknet.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir