Compartir
Publicidad
Las dos Españas respecto a la propiedad de coche: España de pueblo vs. España de ciudades grandes
Automóvil

Las dos Españas respecto a la propiedad de coche: España de pueblo vs. España de ciudades grandes

Publicidad
Publicidad

Hay una España que está cambiando. Bueno, o más bien dos. Porque hay una zona del país en la que cada vez menos gente se saca el carnet de conducir, hay un menor censo de conductores y en la que cada vez hay menos coches. Y luego, hay otra en la que ocurre todo lo que contrario.

Hablamos, como reza el titular, de las grandes y las pequeñas ciudades. Y es que en provincias como Madrid, Barcelona o Valencia, la tenencia de coche y conducir están empezando a perder peso en detrimento del transporte público. Mientras, urbes más pequeñas como Zamora, Cuenca o Lugo tienen entre sus calles cada vez más conductores, y por consiguiente, más turismos.

Las pequeñas ciudades se llenan cada vez más de coches

En España hay cada vez más coches. Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el parque nacional de turismos ha rebotado un 7,09% desde el año 2002. Una leve subida que eso sí ha venido impulsada por el repunte de las pequeñas ciudades.

Zamora, Jaén y Lugo han sido las tres urbes en las que más ha crecido el parque de turismos en estos últimos 13 años. En el 2002, en la provincia castellanoleonesa había 393 coches por cada 1000 habitantes. En 2015, hubo 525. Cifras que suponen un repunte de unos 33 puntos porcentuales.

En la misma tónica se sitúan Jaén y Lugo, donde el aumento ha sido de 32 y 31, por ciento respectivamente. Bastante superior al incremento medio que ha habido a nivel nacional.

El siguiente mapa muestra la variación que ha habido durante los últimos 13 años del número de coches por cada 1000 habitantes en todas las provincias españolas:

Eso sí, tan sólo hay seis ciudades que muestran un número negativo en su variación. Dicho de una forma más simple: seis urbes en las que cada vez hay menos coches.

Las que más han bajado en estos 13 años han sido Ceuta, Madrid y Barcelona. Y otras zonas como Valencia, Alicante o Málaga son de las que menos crecen, con una subida de apenas un 1%. Es decir, las grandes ciudades.

De hecho, si nos fijamos sólo en el año 2015, las zonas que más coches tienen por cada 1000 habitantes son las Islas Baleares, Lugo y Orense. Este gráfico te muestra los datos de todas las provincias de forma más detallada:

Las dos Castillas impulsan el censo de conductores

El número de coches no es el único que ha crecido, también lo ha hecho el censo de conductores (aquellos que disponen del carnet de conducir de clase B, el necesario para manejar un turismo) durante el último lustro.

Pero la subida, eso sí, no ha sido tan acentuada como en el caso anterior. De hecho, tan sólo dos ciudades crecen por encima del 5% y el incremento a nivel nacional ha sido de apenas un 3%.

De esta manera, Cuenca, Segovia y Toledo han sido las urbes donde más ha crecido el porcentaje de conductores sobre potenciales conductores, que es la población mayor de 18 años, edad necesaria para sacarse el carnet de clase B.

Dicho de otro modo, de las 172.565 personas mayores de edad que había en la provincia de Cuenca en el 2015, (según datos del Instituto Nacional de Estadística), 104.862 disponían de permiso de conducir ese mismo año. Cifra que supone un 60,77%. En el 2010 fue del 51,75%, lo que significa un aumento de 9 puntos porcentuales.

En Segovia el repunte ha sido de un 7% y en Toledo de un 5,6%. Mientras tanto, la otra España, la de las grandes ciudades como Madrid (+2,4%), Barcelona (+2,3%) o Málaga (+0,41%) crece por debajo de la media nacional (2,49%). El siguiente mapa muestra el crecimiento que ha habido durante los últimos 5 años del porcentaje de conductores.

¿Y qué ocurre con las nuevas licencias expedidas de clase B? Pues más de lo mismo. De hecho, alrededor del 85% de las provincias españolas han visto cómo ha caído el número de personas que deciden sacarse el carnet de conducir durante los últimos cinco años.

La que más crece, y con diferencia, es Segovia. En en el 2010, en la provincia de Castilla y León hasta 1.743 personas aprobaron el carnet de tipo B. En el 2015, esa cifra ha aumentado hasta las 2.625. Es decir, más de un 50%. A Segovia le siguen Cádiz, Toledo, Castellón o Cuenca. Por cierto, que esta última es una de las urbes que cuenta con un mayor número de alumnos que no son naturales de la provincia.

En Madrid, el número de nuevas licencias expedidas ha caído desde 2010 hasta un 23%. En Barcelona baja un 1,76%. Y en Valencia y Málaga, cae un 7 y un 9 por ciento, respectivamente.

Y todo esto mientras el transporte público gana enteros (sobre todo en las grandes urbes)

Desde 2012, el INE se encarga de forma mensual de recoger los datos de los viajeros en transporte público por comunidades autónomas. Estadísticas que muestran cómo durante el último lustro la tendencia a usar el metro o el autobús se ha ido incrementando en la mayoría de las urbes.

En España, tan sólo 7 ciudades cuentan con metro. La última en incorporarse a este selecto club fue Málaga, cuando en 2014 abrió las puertas del suburbano, después de ocho años de obras. Mientras, otras zonas del país tienen que conformarse con una red de transporte público con enormes déficits, según sus propios habitantes.

Metromalaga Metro de Málaga

Casualmente, las ciudades mejor comunicadas (con una extensa red de autobús y con metro), son aquellas en las que el censo de conductores y de turismos está menguando. Y es que según datos del INE, Barcelona, Bilbao, Madrid y Sevilla han aumentado su número de viajeros en autobús y metro.

Ahora, si nos fijamos solamente en la red de autobús de las distintas comunidades autónomas, todas incrementan el número de viajeros a excepción de cinco: Aragón, Asturias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Sí, las dos Castillas que habían impulsado el censo de conductores.

De hecho, Castilla-La Mancha es la que más viajeros en autobús pierde con una bajada de 4 puntos porcentuales durante los últimos cuatro años. Le siguen Aragón y Extremadura.

El número de viajeros en autobús y metro en las capitales es, en general, cada vez mayor. Mientras, hay otra España que están siendo testigo de como la primera y última parada que hacen en transporte es su propio coche.

Foto principal: Emoro | Foto metro Málaga: Juanito23n64

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio