Compartir
Publicidad
El BMW X6 es un ordenador con ruedas y nos hemos montado en él
Automóvil

El BMW X6 es un ordenador con ruedas y nos hemos montado en él

Publicidad
Publicidad

Hace unos días tuvimos la oportunidad de probar el nuevo BMW X6, pero no os preocupéis: este no será una toma de contacto al uso como las que podríamos encontrar en los medios dedicados al mundo del motor. De hecho ese tipo de reportaje lo han hecho, y muy bien, nuestros compañeros de MotorPasión.

Nosotros, bastante más limitados en esa parte pura del mundo del motor -cosas como el funcionamiento del Dynamic Performance Control se escapaban de mi comprensión- sí que queríamos daros la otra visión de un coche en el que la tecnología juega un papel importante. En realidad lo hace, y cada vez más, en todos los vehículos, y el BMW X6 es una demostración evidente de dónde está el mercado actualmente y hacia dónde va en el futuro.

Lo cierto es que durante las pruebas no tuvimos demasiado tiempo para evaluar todas las prestaciones tecnológicas que pone a nuestra disposición el BMW X6, todo un Sports Activity Coupé (SAC) que se comportó de forma ejemplar en todo momento -algo que se nota sobre todo cuando uno conduce a diario un coche mucho más convencional-. La jornada estaba especialmente dedicada a esa faceta pura de conducción -en la que eso sí, la relación con la tecnología es constante-, pero aún así pudimos experimentar de primera mano algunas de las ventajas que se integran en esos servicios.

Bmw X6 2014 170

La inmersión tecnológica comienza en cuanto nos montamos en el coche: el salpicadero de estos nuevos BMW X6 es ya completamente digital como los BMW Serie 6 y Serie 7, así que en lugar de los típicos relojes mecánicos contamos con una representación digital perfecta de esos componentes. La definición de imagen es excelente, y de hecho a primera vista esas esferas podrían confundirse con las tradicionales que encontramos hoy en día en la mayoría de turismos del mercado.

Una vez en marcha la mecánica de BMW trabaja de forma conjunta con su electrónica. Eso se nota precisamente en la tecnología BMW Driving Experience Control, que agrupa los cuatro modos de conducción disponibles -Confort, Sport, Sport+ y Eco Pro- que aportan distinta personalidad a la experiencia de conducción y hacen que el coche apueste por marchas largas y una conducción más tranquila o marchas cortas y un escenario de conducción más deportivo y alegre.

La pantalla táctil TFT, que en BMW denominan Control Display, tiene una diagonal de 10,25 pulgadas, y en ella podemos encontrar el acceso a todos los servicios y prestaciones ofrecidos para controlar las opciones de asistencia a la conducción o de entretenimiento del coche. Entre otros datos podemos acceder a la información del inclinómetro -inclinaciones laterales y longitudinales del coche-, brújula o el sistema de tracción total inteligente xDrive que nos indica dónde se está dando el par en cada momento.

La integración de la tecnología es patente a todos los niveles, y por ejemplo el BMW X6 cuenta con lo que sus responsables denominan "capó activo". En caso de un accidente con un peatón o ciclista, se eleva automáticamente la parte posterior del capó. De esta manera aumenta el espacio de deformación programado y por lo tanto disminuye el riesgo de ocasionar daños físicos.

Un buen nombre para una tecnología que conecta el coche al mundo: BMW ConnectedDrive

Las funciones BMW ConnectedDrive abarcan dos sectores: la asistencia al conductor de acuerdo a la situación de conducción, y los servicios y aplicaciones que aportan posibilidades a través de las conexiones de telefonía o de Internet y también ofrecen opciones de ocio variadas.

Bmw X6 Nuevo

La citada pantalla Control Display en la que se muestra toda la información se controla con el sistema de mando iDrive que permite un manejo sencillo que hace innecesario tener que mirar constantemente hacia dónde mover ese mando. Eso sí: su manejo puede llegar a ser algo tedioso cuando uno tiene que navegar por ese inmenso árbol de opciones hasta llegar a la deseada. Al combinarlo con el navegador Professional (opcional), el sistema de mando incluye la pantalla y un controlador (iDrive Touch) con superficie táctil en la que también podremos contar con un teclado virtual por software.

Entre los sistemas de seguridad están las funciones Driving Assistant que se suman a la regulación automática de la velocidad con función de frenado o el sistema de advertencia de cambio de carril que se puede usar a velocidades superiores a los 70 km/h. Al detectarse que el coche se está apartando involuntariamente del carril provoca una vibración en el volante, además de activar una señal óptica en el tablero de instrumentos. Pudimos probar -con precaución, amigo conductor- esa prestación, y lo cierto es que el resultado es aparentemente efectivo.

El sistema puede contar con una función de aviso de colisión que nos informa de la presencia de personas y también de un potencial acercamiento peligroso al coche que tenemos delante y que está asociada a una función de inicio de frenado que evite sustos importantes. Recibimos avisos ópticos y acústicos, y de forma adicional podremos activar una maniobra de frenado de emergencia activando los frenos con una fuerza mediana que entre otras cosas permiten que el conductor se percate de la situación.

Hay otras capacidades opcionales como la función Driving Assistant Plus que regula la velocidad con función "Stop and Go" que permite conducir de forma más cómoda en retenciones. La cámara frontal y los sensores de radar detectan los coches que están delante tanto parados como en movimiento, y se activa el frenado (incluso con fuerza) si los datos apuntan a un posible choque. Eso se une a otras ayudas como la de mantener al coche en el centro de su carril -siempre y cuando, eso sí, el conductor esté sujetando el volante por lo menos con una mano-. El sistema Speed Limit Info informa sobre los límites de velocidad y las prohibiciones de adelantar, con indicaciones mostradas en todo momento en el tablero de instrumentos.

Bmw Surround View

Como era de esperar, el BMW X6 también cuenta con un asistente para aparcar que no solamente se hace cargo de las maniobras al volante necesarias para aparcar el coche, sino que además también utiliza el freno y el acelerador, y cambia de marchas. Esas maniobras se ayudan del Park Distance Control (PDC), que se alimenta de la información que ofrecen los sensores de la parte frontal y trasera del coche, o de cámaras opcionales de marcha atrás. Más sorprendente aún para un profano como yo es la cámara de vista panorámica Surround View que ofrece una imagen de 360 grados alrededor del vehículo que hace que este tipo de maniobras sean aún más cómodas de realizar.

Bmw X6 7

Para mi, no obstante, el descubrimiento fue el Head-Up-Display (HUD) integrado, que proyecta imágenes a todo color sobre el parabrisas con información relevante para el conductor. Aunque todas las tecnologías mencionadas formarán inequívocamente parte de la experiencia al volante tarde o temprano (si tienes presupuesto, temprano, claro) el HUD parece uno de esos elementos que los que somos algo más friquis echaríamos especialmente de menos de no estar ahí. En esta versión concreta de esa función el BMW X6 no solo mostraba información sobre la velocidad, sino también sobre señalización de tráfico y sobre todo sobre la navegación GPS con las indicaciones adecuadas para llegar a destino en cada momento. Fue en ese escenario en el que el sistema HUD mostró su capacidad, ya que se trata de una alternativa que genera muchas menos distracciones de las que pueda generar el tradicional navegador GPS o móvil con esa función en el coche.

Bmw X6 6

Muy interesante es también el servicio de llamada de emergencia inteligente. Aunque podemos activar el servicio de forma manual con un botón (protegido por una capucha desplegable) en el techo del vehículo, la llamada de emergencia se activa automáticamente si el coche detecta que ha habido una colisión. Hay un escenario especialmente crítico para la utilidad del servicio: si quedamos inconscientes tras un accidente, la llamada de emergencia permite que un centro de emergencias reciba todos los datos precisos para que los servicios médicos y de rescate acudan a nuestra ayuda. Por supuesto se envía la posición exacta del coche, pero también datos como el número de chasis, tipo de automóvil y color de la carrocería, cuántas personas iban en el coche (gracias a los sensores instalados), qué airbags se activaron o la intensidad del impacto.

Servicios de pago a tutiplén

Los servicios de seguridad y de asistencia a la conducción se complementan como decíamos con aquellos más orientados a otros escenarios o al entretenimiento. La SIM integrada permite acceder a Internet -nada de llamadas de voz salvo al servicio de asistencia de BMW-, que deberemos realizar con nuestro móvil vía Bluetooth- y aprovechar esa conectividad para por ejemplo reservar habitaciones en hoteles, buscar direcciones o números telefónicos (estas tres opciones y otras similares están accesibles a través del llamado "Concierge", una alternativa más) y por supuesto entrar en el portal BWMW Online.

Bmw X6 Nuevo2

En el caso de contar con el navegador Professional podremos además recibir información sobre el tráfico en tiempo real (Info Traffic), y en la pantalla principal podremos mostrar correos electrónicos que lleguen a las cuentas que configuremos, e incluso dictar por voz mensajes (gracias a Dragon Dictation) que podremos enviar tanto por correo electrónico como por SMS.

A partir de ahí hay un nutrido catálogo de aplicaciones que aportan diversas funciones como por ejemplo la recepción de estaciones de radio y servicios de streaming (Spotify fue uno de los servicios que se ha añadido a ese catálogo más recientemente), acceso a redes sociales como Facebook o Twitter o el acceso a un navegador web que solo se puede usar en plazas traseras (si cuentan con pantalla) si vamos a más de 7 km/h.

Bmw Clima

Hay otras funciones que podremos aprovechar gracias a los BMW Remote Services como la localización del vehículo, la activación remota de la climatización para encontrarse el coche calentito por la mañana o la apertura de las puertas (perder las llaves ya no será un problema), el cláxon o las ráfagas de luces desde un móvil y la aplicación My BMW Remote.

Todas estas opciones son de pago y suponen un coste que normalmente hace uso de un modelo de suscripción cuyos precios BMW no nos ha facilitado. Todos ellos pueden ser interesantes en algunos escenarios, pero aquí se plantea como siempre el dilema de lo que estamos dispuestos a pagar (o sacrificar) por unos servicios que en muchos casos podremos tener en nuestro smartphone e incluso de forma gratuita. La comodidad de tenerlos integrados con todo el equipamiento del coche es interesante, pero sin tener acceso a los precios -que suponemos comunicarán a los potenciales compradores interesados en dichos servicios- no podemos valorar si estas opciones son realmente interesantes por precio/presaciones o no.

Más información | BMW ConnectedDrive

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio