Compartir
Publicidad
Así es confiar en un piloto automático en las curvas de una autovía: probamos Nissan Propilot
Automóvil

Así es confiar en un piloto automático en las curvas de una autovía: probamos Nissan Propilot

Publicidad
Publicidad

Nissan acaba de estrenar su sistema de piloto automático temporal para autopistas. Se llama Nissan ProPilot y se empieza a vender este mismo año en Japón, en el nuevo monovolumen Nissan Serena, que se acaba de presentar, y que se venderá en Japón y en otros mercados, como China, pero no en España ni en otros países europeos.

El nombre de Nissan Serena tal vez os suene, ya que hace algunos años aquí sí se vendía un vehículo con ese nombre, a medio camino entre una furgoneta para pasajeros y un monovolumen, que sustituyó a la Nissan Vanette, bastante popular en los 80. Aquella era la primera generación del modelo. De hecho el Nissan Serena de los años 90 se llegó a fabricar también en España desde el año 1993, en la factoría que tiene la marca en Zona Franca, en Barcelona.

Pues bien, aunque este nuevo Nissan Serena no se vaya a vender en España, tampoco habrá que esperar demasiado para disfrutar de este sistema de piloto automático: el próximo año llegará a Europa y se podrá equipar en el todocamino Nissan Qashqai. Nissan afirma que se convierte en el primer fabricante japonés en ofrecer un piloto automático temporal, capaz de conducir el coche por autopista por sí mismo, sin intervención del conductor.

Qué puede hacer Nissan ProPilot

Nissan ProPilot viene a ser el resultado de juntar, hacer funcionar coordinadamente, y evolucionar un paso más, los sistemas que hasta ahora se conocían como control de crucero adaptativo, asistente de mantenimiento en carril y frenada de emergencia autónoma.

Propilot 12

ProPilot se puede considerar un piloto automático temporal puesto que es capaz de:

  • Reconocer las líneas del carril
  • Reconocer el resto de vehículos que circulan por delante en ese mismo carril y los vehículos que circulan por los carriles contiguos
  • Mantener y regular una velocidad programada por el conductor
  • Mantener la distancia de seguridad adecuada con el vehículo que nos precede
  • Frenar el coche por sí solo, con suavidad o con toda la contundencia, según sea necesario, incluso hasta detener por completo el coche, si el vehículo que nos precede se para, y mantenerlo frenado el tiempo que sea preciso
  • Reanudar la marcha cuando el vehículo que nos precede vuelve a moverse
  • Reaccionar ante cambios repentinos de otros vehículos, por ejemplo que el vehículo que nos precede se cambie de carril, o que un vehículo de un carril contiguo se cambie al nuestro justo delante
  • Girar la dirección lo que sea preciso para que el coche se mantenga dentro del carril, incluso tomando curvas de todo tipo
Propilot 8

Para reanudar la marcha, pueden darse dos situaciones: si la parada es de menos de tres segundos, el coche vuelve a iniciar la marcha por sí solo; si la parada es de más de tres segundos, el coche no reanuda la marcha por sí solo, pero basta conque el conductor apriete el botón RES+ del volante, o bien pise un poco el acelerador.

El sistema se puede encender y apagar a voluntad del conductor, en cualquier momento, mediante una pulsación al botón específico de color azul "Pilot", que hay en el volante, y programe una velocidad de crucero. Es unos segundos el sistema reconocerá la situación, las líneas y los vehículos precedentes, si los hay. En ese momento en la pantalla a color de la computadora de abordo del cuadro de instrumentos, se mostrarán en verde las líneas que delimitan el carril junto con un volante: entonces está funcionando.

Propilot 7 Todo en verde: el sistema de piloto automático temporal está funcionando

Llegados a este punto tal vez te vengan a la memoria los conocidos como asistentes para atascos de tráfico del Ford Mondeo o del Volkswagen Passat. Estás en lo cierto, son sistemas muy similares a este que ha presentado Nissan, salvo porque el sistema de Ford está limitado para funcionar hasta los 50 km/h y el de Volkswagen hasta los 60 km/h. A partir de esa velocidad el sistema actúa solo como control de crucero adaptativo y el conductor debe actuar sobre la dirección.

En el caso del sistema de Nissan va a funcionar hasta una velocidad de 100 km/h. ¿Por qué no lo hace a 120 km/h que es el límite de velocidad que tenemos en las autopistas en España? Desde Nissan nos han comentado que se ha desarrollado para Japón, donde esa velocidad es suficiente para gran parte de las autopistas (en las zonas más pobladas y densas el límite de velocidad es incluso menor) y que por ahora prefieren ser prudentes. De todos modos cuando venga a Europa el próximo año podría, experimentar algún pequeño ajuste para nuestro mercado (aunque también es probable que tenga que ver con el alcance de la cámara).

¿Y con respecto a los pilotos automáticos que se han visto en marcas premium entre otras como BMW, Mercedes-Benz, o incluso Tesla? Pues Nissan responde que no son situaciones comparables, porque aquellos son coches de lujo, y esta una tecnología para coches asequibles, de esos que se suelen llamar generalistas, que se puedan comprar mucha gente (de hecho el Nissan Qashqai ha sido uno de los coches más vendidos en España durante varios años).

Propilot 1

Cómo funciona este piloto automático temporal

Ya sabemos lo que es capaz de hacer. Pues bien, para hacerlo el elemento fundamental es una cámara de vídeo colocada en lo alto del parabrisas, delante del espejo retrovisor. No hay nada más, ese es el único sensor. En otros sistemas se ha empleado la combinación de un radar, una cámara y un lídar, para tener las funciones de control de crucero adaptativo, renocimiento de las líneas del carril y frenada autónoma.

En este caso lo hace todo la cámara. Según nos contaron porque se consigue un buen balance entre coste del sistema (más barato) y las prestaciones que ofrece. Nos conseguimos sacarle al ingeniero de Nissan qué resolución tiene la cámara, ni tampoco qué tipo de procesador o potencia tiene la unidad electrónica de control del sistema (es información confindencial).

Sí sabemos que la cámara tiene un alcance de hasta aproximadamente 100 m por delante del vehículo y que viene a tener la misma sensibilidad y precisión que la vista humana, de modo que la cámara tiene una capacidad de ver prácticamente lo mismo que verían los ojos del conductor.

Aunque el sistema no cuenta con dos cámaras, y por tanto no ve de manera estereoscópica, sin precisar, sí nos indicaron que la unidad electrónica de control, la ADAS ECU, es lo suficientemente potente como para ejecutar un software de reconocimiento de imágenes avanzado que reconoce todo tipo de vehículos y que es capaz de reconstruir un entorno 3D con las líneas de carril que avanzan en profundidad, y con los volúmenes paralelepípedos de cada uno de los vehículos detectados por delante o en los carriles contiguos, ubicándolos en el espacio, y midiendo distancias por relaciones geométricas y visuales entre unos y otros objetos.

Propilot 2

Para los demás se recurre a tecnologías ya implementadas:

  • El acelerador electrónico puede ser controlado fácilmente por la unidad electrónica de control del sistema
  • La dirección de asistencia eléctrica se acciona a voluntad del sistema gracias al motor eléctrico que sirve como actuador
  • Los frenos con accionamiento electrónico también se pueden aplicar a decisión de la ECU
  • El freno de mano eléctrico también es accionado electrónicamente por el procesador del sistema
  • El cambio automático que equipa la transmisión del coche, permite a la ECU cambiar de marcha según sea preciso para adaptarse a la velocidad
Propilot 3

No es una fase beta, pero tiene limitaciones

Nissan ha querido dejar claro que no estamos frente a un coche autónomo, sino que ProPilot es un sistema avanzado de asistencia a la conducción (ADAS, por sus siglas en inglés). Aunque el sistema es capaz de conducir por autopista con garantías de seguridad, y Nissan lo ha probado por las autopistas japonesas en todo tipo de condiciones de tráfico, ha reconocido que el sistema tiene ciertas limitaciones y que no puede reaccionar ante cualquier tipo de eventualidad o imprevisto. Tampoco lee las señales de tráfico ni adapta la velocidad automáticamente a los límites.

Por ejemplo en condiciones de mala visibilidad, y si el ojo humano no alcanza a verlo, la cámara de ProPilot tampoco puede: líneas de carril borradas, niebla muy espesa o sol de cara de atardecer que refleje sobre el parabrisas. Para estos casos no quedaría otro remedio que montar sistemas con sensores de diferente tipo redundantes (y un coste superior).

Nos explicaron que Nissan ProPilot se ha previsto para ser capaz de identificar los momentos en los que no puede funcionar fiablemente, como por ejemplo el sol que produce reflejos en el parabrisas, y notificarle al conductor que debe desactivarse y que este debe tomar el control completo del coche.

Propilot 20

Es más, estas limitaciones están presentes en todos los sistemas similares. Lo que no ha querido hacer Nissan, según nos decían, es lanzar un sistema en fase beta que todavía estuviera por probar, o que dependiera de actualizaciones futuras para ir corrigiendo pegas.

De hecho una pregunta recurrente entre los diferentes asistentes a la prueba, fue qué opinaba Nissan sobre los accidentes que recientemente habían tenido varios Tesla Model S con AutoPilot, y si ese riesgo existe en Nissan ProPilot. La respuesta siempre fue la misma: esto no es un coche autónomo todavía, y la reponsabilidad durante la conducción es del conductor.

El sistema está pensado para ayudar al conductor, para que la conducción sea más descansada, sobre todo en condiciones de tráfico denso, y para reducir la probabilidad de tener un percance si el conductor se distrae brevemente, por ejemplo al desviar la mirada para toquetear la radio.

Propilot 14

Evita que un conductor un poco distraído o cansado se salga del carril, que no mantenga la distancia de seguridad o que alcance por detrás al vehículo que le precede. Este sistema ayudará a reducir la siniestralidad vial. Según Nissan con sistemas de este estilo se pueden reducir los siniestros a la mitad, y eso es lo que se han marcado como objetivo.

Pero es todavía una primera fase. Para Nissan esto es el ProPilot 1, para conducir dentro de un carril por autopista. Para 2018 espera lanzar el sistema ProPilot 2, también para autopista, pero con posibilidad de conducir por varios carriles, incluidos cambios. Para 2020 esperan tener a la venta el sistema ProPilot 3, que también podría conducir por ciudad, y reconocer situaciones y actuar ante cruces, semáforos, peatones, etcétera.

El ProPilot que comienza a venderse efectivamente no es un sistema de conducción autónoma, sino un sistema semi-autónomo, o parcialmente autónomo, también llamado de nivel 2, según la escala de la NHTSA. Un coche autónomo (realmente autónomo), sería de nivel 4 de automatización.

Precisamente por esto el sistema está programado para detectar que las dos manos del conductor están en el volante, si no lo están, cuando pasen diez segundos el sistema mostrará un mensaje en la pantalla pidiendo al condutor que vuelva a colocarlas y sonará una alarma. Si el conductor no hace caso, después de unos segundos más el sistema se desactiva y pasa a modo espera.

Propilot 18 El conductor tiene que llevar las manos al volante, y si no, el sistema te lo recuerda

Te acostumbras rápidamente

Tuvimos ocasión de dar un par de vueltas por el circuito de pruebas de Nissan Grandrive, en Oppama, con un trazado con tres o cuatro curvas y un par de rectas, donde además nos parábamos dos veces simulando un atasco de tráfico, para comprobar que el coche se para y luego reanuda la marcha por sí solo.

Las condiciones de circulación eran sencillas: líneas visibles, tan solo un coche delante que nos precedía y velocidad moderada. En tales condiciones el funcionamiento de ProPilot es impecable, acelera y frena con suavidad, no se acerca demasiado al coche que va delante, y hace todo lo que promete: trazar las curvas incluido. Habría estado muy bien probarlo en condiciones reales con muchos coches por todas partes (aunque seguramente también habría dado un poco de respeto).

Propilot 6

Quien no haya conducido nunca un coche con dirección con actuador eléctrico, le resultará extraño que el volante se mueva solo. Quien haya conducido un coche con asistente de mantenimiento en carril o con asistente de aparcamiento, ya sabe lo que es que el coche haga girar el volante por ti.

En algún momento, y aunque el ingenerio nos decía que no se debe hacer, quitamos la manos del volante durante unos instantes, para comprobar la fuerza con la que gira el volante por sí solo, y ver si en las curvas tiende a salirse o no del carril. Lo cierto es que está bien compensado y gira todo lo que tiene que girar para trazar la curva correctamente.

Propilot 9 Separando las manos unos instantes del volante para comprobar que efectivamente el volante se mantenía girado en las curvas del circuito de pruebas de Nissan

En todo momento el conductor mantiene el control del coche y sus órdenes prevalecen sobre las del sistema de piloto automático temporal: si el conductor frena, o acelera, o gira el volante en otra dirección (haciendo un poco de fuerza para vencer la del sistema autónomo), el coche hará lo que diga el conductor, pues se entiende que puede estar actuando en una situación de emergencia, por ejemplo para intentar esquivar un animal que de manera imprevista se ha colado en mitad de la calzada.

Después de un rato es bastante fácil acostumbrarse a algo así: para autopista los sistemas de piloto automático temporal como Nissan ProPilot parecen una muy buena idea, y es verdad, hace más cómodo y fácil conducir. Yo se lo montaría a mi coche sin dudarlo, pero siempre que su precio no sea desorbitado.

Los gastos del viaje para asistir a esta prueba han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra política de relaciones con empresas.

Vídeo | Nissan (en YouTube)
En Xataka | De Tesla, coches autónomos y pilotos automáticos: confusiones mortales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos