Dedicar diez minutos a desactivar las notificaciones es lo mejor que he podido hacer con mi móvil

Dedicar diez minutos a desactivar las notificaciones es lo mejor que he podido hacer con mi móvil
22 Comentarios

¿Cuántas notificaciones recibes al cabo del día? Yo, de media, recibí 117 notificaciones diarias la semana pasada. No son muchas, en absoluto (silenciar los grupos de WhatsApp y el correo profesional ayuda), pero pensémoslo fríamente. 117 notificaciones al día son 117 veces que tu móvil vibra (o peor, suena) para desconcentrarte y/o molestarte. E insisto, 117 no son muchas.

A eso hemos de sumarle que estas notificaciones llegan también al reloj (o llegaban, antes de que me pusiera serio con este tema), lo que duplica el incordio. Ante esta situación, una tarde decidí que se acabó. Se acabó tener el teléfono vibrando a cada rato (porque nunca, jamás, tengo el teléfono en sonido). ¿Solución? Desactivar las notificaciones que no aportan absolutamente nada y dejar las imprescindibles.

Las notificaciones para quien las quiera

Pokemon

Cuando pienso en las apps que tengo instaladas en el móvil las divido en dos categorías: las importantes y las absurdas. Importantes pueden ser los mensajes de WhatsApp enviados a mí personalmente, un mensaje de mi jefa por Slack o una llamada de mi madre. Absurdas pueden ser un meme en un grupo de WhatsApp, un correo de esos que no sabes bien por qué te llegan o un retweet en Twitter. Se entiende la idea, creo

La clave reside en tener claro qué queremos y qué buscamos. Y no tener piedad. El FOMO está ahí, por supuesto. Es "normal" tener la tentación de entrar a Twitter para ver si te han mencionado, o echar un ojo al correo por si acaso o abrir Instagram por si alguien te ha escrito por MD. Del FOMO también se sale, creedme.

Lo más fácil fue quitarse de encima las notificaciones más absurdas, como la de los juegos (puedo vivir sin saber que un Pokémon ha encontrado un caramelo en 'Pokémon GO'), las que mandan algunas apps de delivery, las de los servicios de streaming... Si no tienes claro cuáles son, echa un vistazo a las notificaciones que tengas pendientes y a las que te lleguen hoy. Si pasas olímpicamente de ellas, al hoyo sin miedo.

Twitter
El botón de arriba hace magia.

Es posible que haya aplicaciones que te permitan configurar qué notificaciones te llegan. Por ejemplo, pensemos en la app de Instagram. Quizá te interesen las notificaciones de un mensaje directo, pero no los "me gusta" a tus posts. Pues echa un ojo a los ajustes y deja activadas solo las que no uses. En mi caso, las redes sociales quedan así: todas las notificaciones desactivadas. Las redes sociales son un pozo de distracciones y avisos en el que ya he pasado demasiado tiempo.

Instagram

Con las aplicaciones del trabajo, casi que más de lo mismo. Slack, la herramienta de mensajería, permite programar las notificaciones para que, a partir de cierta hora, no te lleguen notificaciones al móvil. Si la app que uséis en vuestro trabajo lo permite, mi recomendación personal es aprovechar la función para desconectar fuera del horario laboral. Lo mismo con el correo: la app de Gmail permite desactivar las notificaciones a nivel de cuenta.

Hasta aquí todo bien, pero ahora llegamos a WhatsApp, que puede ser más complejo. Yo tengo por norma silenciar todos los grupos, menos dos: los de mi familia (aunque ahora volveremos a esto). Grupo en el que entro, grupo que silencio. Cuando termine de hacer lo que esté haciendo, ya me encargaré yo de ponerme al día si veo que procede. Si no, creedme que no pasa nada por haberse perdido la interesante tertulia sobre Fórmula 1 que ha habido desde las 12:37 hasta las 14:58 en el grupo de WhatsApp de tus amigos.

Whatsapp

Es posible que haya grupos que no quieras tener silenciados siempre, en cuyo caso hay una opción: silenciar por tiempo. WhatsApp permite silenciar el grupo una hora, ocho horas o para siempre. La opción de una hora es fabulosísima para que, cuando se ponen a divagar sobre la insoportable levedad del ser en el grupo "Amigüitos 2022: Beach & BBQ Edition", el móvil te deje en paz. La auténtica salud.

Con esto vamos más o menos servidos, pero se puede añadir una capa más: el modo "No molestar" programado. Yo tengo el teléfono configurado para que, a partir de las 23:30 y hasta que suena la alarma, se active el modo "No molestar". Eso hace que ninguna, absolutamente ninguna aplicación, me moleste cuando estoy en la cama o relajándome en el sofá mientras veo una película.

No Molestar

"Ay, ¿pero y si me llaman por algo urgente?". Es la pregunta que suele surgir siempre que cuento esto. En los 28 años que tengo nunca he recibido una llamada urgente a las dos de la mañana, pero dejando eso de lado: si marcas contactos como favoritos (tu madre, tu pareja, tus hijos...), las llamadas que te hagan te llegarán incluso con el modo "No molestar" activado. Si así te quedas más tranquilo, es una opción.

¿Qué notificaciones mantengo activadas? Las de los chats individuales de WhatsApp (importante aprender a diferenciar entre un mensaje importante, un mensaje urgente y un mensaje sin importancia), las del calendario (porque es mi faro en el camino hacia la organización personal), las de la app de notas (que los configuro yo a manita), las del banco y las llamadas.

Me llevó diez minutos organizar las notificaciones. Y lo mejor es que hecho una vez, hecho para siempre.

Temas
Inicio
Inicio