Compartir
Publicidad
LG G5, análisis: el smartphone más atrevido del mercado es también muy bueno
Análisis

LG G5, análisis: el smartphone más atrevido del mercado es también muy bueno

Publicidad
Publicidad

Un soplo de aire fresco que puede gustar más o menos, pero que nos ha alegrado una cosecha de terminales franquicia bastante "continuistas". Así es el LG G5 que hemos probado en Xataka.

El LG franquicia de este año 2016 decidió que sería una revolución a muchos niveles en vez de una evolución sencilla y ha cumplido con ello. En el LG G5 nos encontramos con novedades en el diseño, la cámara, la pantalla y por supuesto su sistema de módulos que nos acerca a esa idea de un terminal al que mejorar ciertos apartados. Toca análisis del LG G5 en Xataka para contaros si el atrevimiento puede complementar una base que ya era bastante sólida.

LG G5, principales características

Sobre una base que nos es muy conocida este año (diagonal de pantalla, procesador, RAM o memoria interna), el LG G5 se desmarca de parte de la competencia más asentada y conservadora con su batería extraíble (literalmente gracias a su diseño modular) así como con la doble cámara con sensores de 16 y 8 MP. Conozcamos de un vistazo la ficha técnica del LG G5.

LG G5, características técnicas
Dimensiones físicas 149.4x73.9x7.7 mm,, 159 gramos
Pantalla IPS Quantum Display 5,3 pulgadas
Resolución 2560 x 1440 píxeles (554 ppp)
Procesador Snapdragon 820
RAM 4 GB DDR4
Memoria 32 (con ranura microSD hasta 2 TB)
Versión software Android 6.0 con LG UX
Conectividad LTE Cat 9, Wifi ac, Bluetooth 4.2, NFC, IR
Cámaras Posterior doble de 16 MP (f1.8)/ 8 MP (f2.4)
Estabilización óptica y enfoque láser
Grabación 4K
Frontal de 8 MP con flash doble tono / f1.8
Batería 2800 mAh (Extraíble) / Carga rápida
Extras Lector de huellas / Puerto USB-C 3.1
Precio Desde 660 euros (en Amazon)

Review en vídeo del LG G5

Un diseño de los más personales del mercado en la actualidad, con acabado metálico que presta atención a los detalles, y el sistema de módulos, se merecían un completo análisis en vídeo para conocer muy de cerca a este LG G5.

Nada de este LG G5 es como antes

Cuando os adelantamos en nuestras primeras impresiones en directo en Facebook cómo era este LG G5, una pregunta muy repetida fue la del diseño. La cuestión hacía referencia a si nos gustaba o nos parecía horrendo.

Esa pregunta imagino que llega porque de entrada nada parece igual en este LG G5 respecto al diseño de los anteriores modelos de la compañía salvo un buen aprovechamiento del frontal para la pantalla.

LG ha creado su mejor terminal en acabado y curiosamente es el que más controversias provoca a nivel de diseño, arriesgado y personal tanto por peculiaridades de su apariencia como por el sistema de módulos

Lo más directo que apreciamos al mirar el LG G5 es que se pasa de acabados discretos en plástico o imitaciones de piel a un cuerpo de metal de una sola pieza. Este diseño puede gustar o no, aquí ya depende las preferencias de cada uno, pero lo que es seguro es su nivel de preocupación por los detalles.

Lg G5 Carcasa

A que este diseño sea bastante personal contribuye en primer lugar la unión de trasera y frontal sin marco clásico o bien delimitado, lo que le da mucha continuidad a la vista. Esa sensación se acentúa mucho más con el frontal asimétrico y para mí muy atractivo, y donde el cristal de protección de la pantalla llega hasta el marco superior y se une a él de forma curvada y muy sutil.

La citada continuidad es casi completa en todo el cuerpo metálico excepto en la parte inferior, donde se esconde el gran secreto de este LG G5. Se ha bautizado como diseño modular y nos adelanta en cierta manera una idea de entender el smartphone donde las mejoras llegan por medio de módulos intercambiables. La implementación en este LG G5 está muy lejos de conseguir esto, pero sí que nos deja una manera cuando menos diferente de dotar de mejoras o funcionalidades al teléfono.

Lg G5 Pantalla Diseno Modular

El funcionamiento del sistema modular no tiene secretos: por medio de una pestaña robusta y nada fácil de activar sin querer (no hay nada de peligro de que un módulo se suelte por error o accidente), podemos retirar la parte de abajo del LG G5 para sustituirla por diferentes módulos.

Para ser una primera generación, el sistema modular nos parece correcto pero con defectos como que el terminal se reinicia cada vez que cambiamos de accesorio

El sistema de anclaje es seguro pero hay que ser contundente con el cierre. Si no es así es fácil que no quede perfectamente encajado. Esperábamos un sistema algo más sofisticado y que no recurriera solo a la fuerza bruta para el acople y desacople.

Algo que conviene saber es que cada vez que cambiamos de módulo el sistema de reinicia pues no hay batería integrada, y aunque no será algo que hagamos muy a menudo, es un inconveniente que debería haberse solucionado con algún tipo de pequeña batería interna que mantuviera el sistema activo mientras procedemos al cambio de módulo.

Los accesorios disponibles por ahora son bastante escasos. Solo dos usan el sistema modular, aunque los LG Friends que ha llamado el fabricante coreano incluye las gafas de realidad virtual o la cámara 360 grados, entre otros.

  • LG Hi-Fi Plus. De la mano de B&O este módulo ha sido creado para quienes buscan más calidad de sonido. Incluye un Hi-Fi DAC de 32 bits y amplificador.

  • LG Cam Plus. Básicamente es un grip que nos proporciona una batería extra de 1.200 mAh para compensar el gasto de energía en sesiones fotográficas más intensas. Añade también algún botón físico para el disparo, la grabación de vídeo y un modo de zoom que se aprovecha del doble sensor para simularlo

  LG espera ofrecer algunos módulos más, así como otros de terceros fabricantes. Es una apuesta compleja y arriesgada y una inversión quizás demasiado grande para el ciclo de vida actual de un terminal de gama alta para ciertos usuarios, seguramente los interesados en este tipo de conceptos. Además hay módulos que se podrían haber mejorado bastante, por ejemplo el de cámara, pues más batería y botón físico nos parece poco ambicioso.

Algo importante sobre el Magic Slot: incluso aunque no quieras usarlo, no afecta nada al uso del terminal y tiene la ventaja de que dispones de batería extraíble en un cuerpo metálico

En todo caso este sistema no altera para nada el funcionamiento del terminal, lo que supone seguramente su mayor atractivo, y podemos optar por el LG G5 incluso aunque no tengamos intención de aprovechar el sistema de intercambio de módulos. Que exista la posibilidad y LG se haya atrevido a ofrecerla de forma comercial es una muy buena noticia, aunque el resultado final por diseño y ejecución nos genere dudas.

Por ahora lo más aprovechable del sistema Magic Slot es precisamente que tenemos una batería extraíble en un cuerpo metálico de una sola pieza con el único compromiso de que es un terminal no resistente al agua.

En mano el LG G5 es muy agradable, suave y con bordes muy redondeados. Y pese a ello no hay excesivo deslizamiento y el agarre, sin ser de los mejores, es suficiente. En dimensiones, especialmente peso, altura y anchura, lo encontramos muy equilibrado.

Lg G5 Doble Camara

El formato con todos los controles en la parte trasera varía ligeramente en este LG G5. Ahora las teclas de volumen se sitúan en un lateral mientras que el botón de inicio se queda en la parte trasera. En el uso diario hay que realizar un reinicio de nuestra forma de ver un LG, que primero nos pasó todo botón físico a la parte trasera y cuando nos acostumbramos, va y nos lo cambia.

En la parte trasera está el otro elemento que llama poderosamente la atención y será seña de identidad de este terminal es la cámara doble. En esa ligera protuberancia muy bien disimulada quedan recogidos los dos sensores principales de la cámara, el flash LED doble y el láser para el enfoque.

El borde inferior está protagonizado por el puerto USB-C, otro micrófono y el altavoz principal. El sonido que nos ofrece es bastante potente, con buena definición del sonido pero también algo de distorsión si apuramos el volumen al máximo. En el borde superior están el puerto de infrarrojos, un micrófono y el puerto de 3,5 mm para auriculares. Respecto a la calidad de audio de este terminal, hay soporte para aptX HD para sonido de 24 bits vía bluetooth, por si eres de los que usar altavoces externos inalámbricos.

En cuanto a parte frontal, el cristal cubre la parte superior, donde LG ha colocado un altavoz, el gran sensor de 8 MP de la cámara secundaria y un LED de notificaciones configurable.

Lg G5 Parte Inferior

Algo de lo que hay que hablar con detalle es el sensor de huellas. Su tamaño se ha reducido considerablemente, tanto que incluso la yema de un dedo como el mio, en mano no muy grande, es mayor que la superficie disponible.

Tras unas primeras horas con bastantes problemas de identificación a la primera, nos acabamos acostumbrando a la colocación natural del dedo para identificarnos y una vez asimilada la situación del lector, resulta un sistema muy rápido y que no requiere de pulsar el botón sino solamente posar el dedo sobre él, incluso con la pantalla bloqueada. Pero no creo que esté al mismo nivel de utilidad que los lectores de huellas frontales por mucho que parezca que esa sea su posición natural.

Pantalla de 5,3 pulgadas con buena visibilidad en exteriores

No notarás apenas el cambio pero el LG G5 estrena diagonal de pantalla, la cual los coreanos han reducido desde las 5,5 pulgadas que han caracterizado al franquicia de la compañía en los últimos años hasta las 5,3 del nuevo modelo. La diferencia no es apreciable y nos deja unas dimensiones más que correctas en la línea de lo que hemos visto en anteriores franquicia de LG, sin duda la compañía que mejor ha tratado en su gama la proporción de pantalla respecto al frontal del terminal.

Lg G5 Pantalla Quadhd

A lo que no renuncia LG es a la resolución QuadHD que ha sido también seña de identidad de los LG G anteriores. Ganamos densidad de píxeles para superar los 550 ppp, que es nitidez absoluta para nuestros ojos, y todo ello manteniendo una tecnología IPS para el panel, que repite tecnología Quantum para ofrecer un contraste más alto que compense las diferencias en ese sentido con las pantallas AMOLED. Lógicamente no llega a los niveles de un SuperAMOLED pero especialmente los negros nos han gustado bastante.

La pantalla del LG G5 es más que correcta en casi todo: buena densidad, visibilidad en exteriores, contraste y el añadido de las notificaciones en pantalla. Pero no es la mejor del mercado

Lo que no acaba de potenciar LG en sus paneles con tecnología Quantum es un brillo contundente sin recurrir a impulsos puntuales. En el uso habitual no estamos ante una pantalla especialmente llamativa en este apartado, se queda en correcta, pero pese a ello y recurriendo a un potenciador del brillo cuando incide luz directa sobre el panel, la pantalla del LG G5 se ve bastante bien en exteriores. Mejor tener el modo automático activado porque es el que nos da un extra de luz para que, combinado con el contraste, facilitar que podamos usar con toda tranquilidad el LG G5 por la calle.

Lg G5 Display On

Una novedad que ya resulta imprescindible en la gama alta y que están incorporando los grandes protagonistas menos el iPhone, es el modo Always On. El LG G5 lo construye sobre tecnología LCD pero en nuestras pruebas no hemos apreciado que haya un consumo extra que repercuta en la autonomía a nivel global ni como para obviar esta función que nos parece tan práctica. La implementación que hace LG nos gusta porque es completa (en el sentido de que no limita qué aplicaciones o servicios pueden poner avisos en la pantalla bloqueada) y agrupada. No podemos ver adelantos de las notificaciones pero sí que nos da información visual de notificaciones pendientes y de qué aplicación las ha originado.

Máxima potencia y excelente carga rápida

La configuración interna del LG G5 no trae sorpresas. Combina un Snapdragon 820 con 4 GB de memoria RAM por lo que tanto en pruebas sintéticas como en el día a día se ha mostrado de lo más potente del mercado, sin retrasos ni complicaciones de ningún tipo. Las cifras que hemos obtenido en las pruebas con diversos benchmarks mantienen a este LG G5 entre lo mejor del año a nivel de rendimiento sin que, como ya hemos comprobado en varias configuraciones este 2016, haya problema alguno de sobrecalentamiento.

HTC 10 (Snapdragon 820) LG G5 (Snapdragon 820) Xiaomi Mi5 (Snapdragon 820) Galaxy S7 Edge (Exynos 8)
Antutu 129634 125499 110011 112920
Geekbench (Single/Multi) 2354 / 5338 2277 / 4137 2234 / 5412 2117 / 6063

En otros test hemos conseguido alcanzar de media 27800 puntos en IceStorm Unlimited o 5811 en PCMark.

A que hayamos tenido una sensación de fluidez total ayuda la capa de personalización de LG sobre Android 6.0. Es bastante ligera y respetuosa con la apariencia y líneas de diseño de Android pero con posibilidades de personalización, y tanto opciones como notificaciones o servicios de ayuda complementan muy bien a los servicios de Android sin llegar a duplicarlos de manera innecesaria.

Lg G5 Interfaz Recopilacion

Lo más curioso para el usuario es que LG mantiene la idea de no tener menú de aplicaciones y colocarlas todas en pantallas sucesivas. Otras aportaciones como el gestor de archivos de serie al estilo carpetas en un sistema de escritorio clásico seguro que son bien recibidas por parte de los usuarios que prefieren este tipo de gestión en sus smarpthones y que con este LG G5 no necesitan de aplicación de terceros.

La memoria interna del LG G5 es de 32 GB pero podemos ampliarla con tarjetas microSD (hasta 2 TB) en una bandeja que también incluye el espacio para la nanoSIM. Hay que usar herramienta para extraerla, así que si pretendes reemplazar a menudo la microSD, mejor que te hagas con alguna para llevar siempre contigo. La que incluye el LG G5 de serie es ideal para colocarla en un llavero.

Con la autonomía de la gama alta muy igualada o al menos con nadie destacando mucho, el valor de la batería en un gama alta está en la carga rápida y que pueda ser extraíble. En ambos puntos este LG G5 es de lo mejor del año

¿Y la capacidad de batería? Es de 2800 mAh, poca a priori para una bestia como ésta, además de extraíble como hemos visto. Nos da una autonomía que en nuestras pruebas ha superado el día de uso con total solvencia. Lo habitual es que con un uso intensivo basado en gestión de correo, un par de llamadas, vídeo, algo de juego, fotografía y mucha red social, no hiciera falta recurrir a un cargador hasta la noche. Bien pero menos de lo que esperábamos en este gama alta.

Lg G5 Auriculares

Como en otros smartphones de este año, lo mejor no es tanto lo que es capaz de aguantar como el sistema de carga rápida. En este LG G5 es realmente veloz y nos permite alcanzar el 50% de carga en poco más de 20 minutos. Para la carga completa no se lleva más que unos 45 minutos, por lo que la duración de la batería casi que podemos decir que queda en segundo plano una vez que es capaz de aguantar al menos un día de uso completo con mucha solvencia. Y no olvidemos que la batería de este LG G5 es extraíble, por lo que para quien aprecie esta característica, es una extra a sumar a este apartado bastante bueno que nos hemos encontrado en nuestra prueba con el LG G5.

Doble cámara para el doble de diversión (pero no doble de calidad)

Las sorpresas del LG G5 no acaban en el diseño o sistema modular. La cámara no es la habitual y nos encontramos en la parte trasera un sistema de doble sensor, tendencia que va en aumento en la gama alta pero que cada fabricante trata de manera distinta.

El sensor principal del LG G5, el que te debe importar realmente para la calidad de tus imágenes, es de 16 megapíxeles. El segundo, de 8 MP, no se usa para mejorar la calidad de las imágenes finales. Tampoco le hace mucha falta. Las fotos que hemos conseguido hacer con el LG G5 (hablamos de su sensor principal) son acordes con las mejores del mercado de este año tanto en escenas con luz y en cierta medida en las nocturnas. Aunque no sobresalen.

20160421 181713

La cámara principal del LG G5 es muy rápida disparando y también enfocando, donde se apoya en un sistema de enfoque láser. Esa velocidad solo se reduce en escenas nocturnas donde tras el rápido enfoque inicial , al pulsar el botón de disparo, hay un reenfoque y posterior grabación de la imagen, algo que ocupa un segundo y que, a estas alturas, resulta extraño de experimentar en un gama alta como el LG G5.

El doble sensor no mejora la calidad de las fotos del LG G5, que es bastante buena, pero es adictivo y muy divertido de usar. Con ningún otro terminal puedes hacer de forma tan sencilla fotos tan diferentes

El sensor principal y sus 16 MP consiguen captar un nivel de detalle enorme y que no está al alcance de los fabricantes que han reducido la resolución de sus cámaras hasta los 12 MP. Esto nos permite ampliaciones más contundentes y logradas, y sin que el procesado estropee sin remedio la escena.

El comportamiento nos ha gustado especialmente para fotos de primer plano, donde la apertura de f1.8 ayuda a conseguir un desenfoque muy sencillo y resultón. Fijaos en la escena de abajo (vaya caracterización más buena a lo Juego de Tronos) donde podemos recortar al 100% un rostro de la imagen general con bastante buen resultado en términos globales.

Recote Camara Lg G5
Los 16 MP permiten un recorte al 100% con mucho detalle aunque se puede mejorar el procesado

En escenas nocturnas ese tamaño de sensor que debe acoger más píxeles empieza a sufrir, pero aún así podemos conseguir escenas correctas y muy aprovechables si no queremos recortar demasiado.

20160424 215745

Donde el LG G5 sí que destaca frente a la competencia es en el uso de una segunda cámara, de 8 MP. Con ella lo que LG ha conseguido es que podamos realizar capturas con un ángulo de visión de 135 grados. Este modo de disparo se activa de forma automática con un botón disponible siempre en la interfaz, o recurriendo al zoom (sobre pantalla haciendo el gesto de pellizcar o con un deslizador). Al ampliarlo llega un momento en que se pasa de forma automática al modo de visión gran angular.

Ésa es la única ventaja del segundo sensor. Como os he contado, no se usa para mejorar la calidad de la imagen pero pese a ello nos ha parecido muy útil y divertido, y hemos acabado usándolo muchísimo más de lo que pensábamos porque nos ofrece un modo de disparo original y nada visto. Pero ojo porque la calidad de las fotos tomadas con el modo ampliado se reduce bastante, especialmente en el detalle que podemos conseguir (y en escenas nocturnas la apertura f2.4 de la segunda cámara no ayuda nada), pero para imágenes que no queremos ampliar los resultados son muy llamativos. En modo apaisado obtenemos algo parecido a una panorámica compacta mientras que en vertical el efecto a veces se asemeja a un ojo de pez pero sin apenas distorsión.

20160422 161057 Hdr

De las funciones que también aprovechan la doble cámara hay una para realizar una especie de montaje de foto clásica sobre la angular de 135 grados, o combinar esas dos escenas posibles con una autofoto con la secundaria, de 8 MP de resolución y con modo de detección de sonrisa para disparar en el momento exacto nuestro selfie. La interfaz de la cámara repite y nos encanta. Es muy fácil cambiar de modo, hay bastantes opciones y por supuesto tenemos el que para mi es el modo manual más completo por opciones e interfaz.

Lg G5 Camera Interfaz

LG G5, la opinión y nota de Xataka

LG ha arriesgado con su nuevo G5 y ofrece suficientes argumentos para considerarse como el terminal más diferente de los que han llegado este año. Mantiene un gran nivel en pantalla, rendimiento y autonomía, especialmente con la posibilidad de intercambiarla y de la carga rápida, y da un salto de calidad en el acabado en metal aunque no creamos que consiguen su terminal más redondo en este apartado.

LG ha arriesgado y le ha salido bien la jugada. Está a buen nivel en general, añade algo de diferenciación, reconfortante en estos días de máxima igualdad, pero no resulta el terminal redondo que bata a los demás

Lo más rompedor es el sistema de intercambio de módulos, que puede convencerte o no, pero que no interfiere para nada en el uso o funcionamiento del LG G5 si no quieres comprar ninguno. En todo caso te permite intercambiar batería pese a su cuerpo metálico de una sola pieza. Pero esperábamos más ambición en este sistema.

Por último tenemos la cámara doble, que como el sistema de módulos, suma en la experiencia al mantener una calidad muy alta en el módulo principal pero añadiendo la posibilidad de conseguir de forma sencilla fotos distintas sin apenas sacrificios.

9

Diseño8,75
Pantalla 9
Rendimiento9,5
Cámara9,5
Software8,5
Autonomía9

A favor

  • Gran acabado y equilibrio en dimensiones
  • Cámara de fotos de nivel con el añadido del segundo sensor gran angular
  • Carga rapidísima
  • El sistema de módulos es un soplo de aire fresco

En contra

  • Pantalla equilibrada pero no deslumbrante
  • El uso de la cámara angular nos deja imágenes de menos calidad
  • Sistema modular poco aprovechado por ahora y ejecutado solo correctamente
  • Diseño controvertido

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de LG. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos