Compartir
Publicidad

La historia se repite: el FBI vuelve a tener un iPhone bloqueado al que quiere acceder

La historia se repite: el FBI vuelve a tener un iPhone bloqueado al que quiere acceder
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado febrero el FBI le exigió a Apple desbloquear el iPhone 5c de un terrorista. El asunto acabó convirtiéndose en una de las polémicas del año después de que Apple se negase y comenzase una guerra dialéctica con los federales, la cual acabó con el FBI pagando un millón de dólares por un exploit que, aparentemente, no funciona en los modelos más recientes del teléfono.

Ahora, ocho meses después el FBI vuelve a tener en sus manos el iPhone bloqueado de otro terrorista fallecido según Wired. El teléfono pertenece a Dahir Adan, que apuñaló a 10 personas en un centro comercial Minnesota, y los federales han dicho en una rueda de prensa que están evaluando sus opciones técnicas y legales para tratar de desbloquearlo.

Lo que no han dicho de momento es el modelo del que se trata ni su versión del sistema operativo. Son dos factores clave a la hora de determinar cómo proceder, ya que a partir de iOS en 2014 Apple empezó a cifrar los datos de los teléfonos de manera que ni siquiera ellos pudiesen acceder a ellos.

De momento ni Apple ni el FBI han querido hacer más declaraciones. Por lo que todos quedamos a la espera para ver cómo proceden unos y otros en esta ocasión para evitar las hostilidades de la primera mitad del año, que llevaron a que otras grandes tecnológicas como Google se posicionasen a favor de Apple y su negativa a colaborar con la justicia para tratar de prevenir un precedente preocupante de cara al futuro.

¿Ceder o no ceder los datos de tus usuarios?

El anterior caso abrió un interesante debate sobre hasta qué punto las empresas tecnológicas deberían pasar por el aro a la hora de facilitarle a las autoridades los datos privados de sus clientes. Ante estos casos hemos vistos actitudes tan opuestas como la de Apple negándose en redondo y la de Yahoo, que tal y como hemos sabido esta semana, le ha estado facilitando a la NSA puertas traseras para su cliente de correo electrónico.

El caso de San Bernardino acabó con el FBI asegurando que ya no necesitaba la ayuda de Apple y pagando un millón de dólares por un exploit. Aunque poco después se supo que posiblemente el exploit no valiese para modelos más modernos de iPhone, y que en cualquier caso hubiera sido suficiente con gastarse sólo 90 euros en componentes. ¿Qué pasará esta vez?

Vía | Wired
En Xataka | Hackear el iPhone 5C no era imposible: al FBI le hubiera bastado con gastar 90 euros en componentes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos