Compartir
Publicidad

Así es como las nanopartículas pueden transformar una humilde planta en un detector de bombas

Así es como las nanopartículas pueden transformar una humilde planta en un detector de bombas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

En uno de esos curiosos desarrollos que surgen de vez en cuando, el MIT está publicando un proyecto que busca darle una nueva utilidad a las plantas, concretamente la de espinaca, ahora como detectores de explosivos.

El equipo de investigadores descubrió a inicios de año que la espinaca tiene una capacidad única, la cual le permite servir como una especie de sensor para medir diversos componentes que ocurren en la tierra. Es así como se desarrolló tecnología para potenciar esta capacidad con el objetivo de detectar la presencia de minas terrestres o municiones enterradas.

Plantas biónicas y Raspberry Pi: la combinación ganadora

El equipo del MIT utilizó nanotubos de carbono con una solución de nanopartículas que fueron implantados en el mesófilo de la planta, que es donde ocurre la fotosíntesis. Con esto, los nanotubos fueron capaces de actuar como sensores para detectar compuestos nitroaromáticos, que se encuentran en gran parte de los explosivos, en el agua que absorbe la planta por medio de sus raíces.

Una vez que los nanotubos detectan la presencia de estos componentes emiten una señal fluorescente a las hojas de la planta, señal que sólo es percibida por medio de una cámara infrarroja. Para la tarea de monitorización de las plantas la cámara es conectada a una Raspberry Pi, que al detectar la señal en las hojas envía un correo electrónico alertando de la presencia de los compuestos explosivos.

La idea es que en un futuro la tarea de detección se haga de forma manual en el campo de batalla por medio de smartphones, lo que servirá para saber en el momento si hay peligro por un terreno minado, o bien, hay armamento enterrado. Claro que para que esto funcione de forma adecuada antes se necesita plantar espinaca en varios sitios, pero los investigadores aseguran que la tarea de detección de la planta lleva en promedio 10 minutos, por lo que se podría plantar en diversas zonas y esperar posteriormente los resultados.

Más información | MIT News

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos