Compartir
Publicidad
World of Warcraft Classic: vuelve la experiencia original del clásico, pero hay sorpresas y colas (sí, como en los supermercados)
Videojuegos

World of Warcraft Classic: vuelve la experiencia original del clásico, pero hay sorpresas y colas (sí, como en los supermercados)

Publicidad
Publicidad

Para muchos fue el Fortnite de su época. World of Warcraft demostró que los MMORPG podían tener mucho sentido. Capturó la imaginación (y los ingresos) de millones de usuarios, y durante años fue uno de los juegos más populares del mercado.

Su estrella se ha ido apagando gradualmente, pero Blizzard Entertainment ha querido recuperar su aroma original con World of Warcraft Classic, una entrega más nostálgica que tiene muchas sorpresas, incluida una de lo más curiosa: para acabar con ciertos enemigos los jugadores tienen que esperar su turno, y eso está generando colas como las del súper. Sí, en un juego online. Alucinante.

Las expansiones han mantenido a World of Warcraft en el candelero

World of Warcraft ha seguido tratando de atraer a los jugadores desde que inició su andadura. Las expansiones han permitido añadir nuevas misiones y han introducido además requisitos para poder jugarlas -si no llegabas a cierto nivel, nada- para que esas experiencias fueran cada vez más completas.

La última, 'World of Warcraft: Battle for Azeroth' es la séptima de las expansiones y apareció en agosto de 2018 para alegría de todos los fans. Dichas expansiones tienen sus propios parches, lo que hace que se puedan corregir fallos, añadir nuevos contenidos y mantener el interés por un título que tiene más competencia que nunca.

Esas expansiones han logrado que efectivamente los fans de World of Warcraft sigan jugando a un juego que popularizó el modelo de suscripción para permitir disfrutar de todas sus opciones.

Subs

La época dorada pasó: en 2010 se contabilizaban 12 millones de suscriptores, pero desde entonces la cifra ha ido bajando. Blizzard dejó de dar datos oficiales hace tiempo: en 2015 comunicó que había 5,5 millones de suscriptores, pero ahora se estima que esa cifra ronda los 2-3 millones de suscriptores.

Sea como fuere, World of Warcraft sigue siendo un fenómeno realmente popular en este segmento, y a esos nuevos contenidos les ha acompañado recientemente una versión muy especial del juego llamada 'World of WarCraft Classic'.

Volviendo a los orígenes

En la edición de 2018 de BlizzCon los responsables de esta desarrolladora anunciaron que iban a permitir volver a jugar al mismo World of Warcraft que se publicó entre 2004 y 2006.

El anuncio de 'World of Warcraft Classic' estaría basado en el parche 1.12 del juego, llamado 'The Drums of War'. La experiencia visual volvía a sus orígenes, una de las claves de ese "viaje al pasado" que los jugadores podían experimentar en una entrega especial y claramente nostálgica.

Esta versión cuenta con unas cuantas limitaciones respecto a las ediciones actuales: para empezar los jugadores comenzarán a jugar con el nivel 15 y solo podrán llegar al nivel 19. La duración de cada sesión es limitada, y únicamente se pueden acceder a mazmorras: los jugadores se deben dedicar a realizar misiones o a combatir con otros jugadores retándoles a un duelo.

Hay sorpresas "adaptadas" de los últimos títulos: se soportan pantallas panorámicas que prácticamente no existían cuando nació el juego, y también es posible denunciar a jugadores con comportamientos inadecuados o que se sospecha que están haciendo trampas. Hay otras curiosidades, pero una de las que más estupor está causando es la de las colas que se están formando para combatir a algunos enemigos.

Eh, tú, no te cueles

La puesta en marcha del juego está siendo conflictiva, sobre todo porque los servidores no parecen estar del todo preparados para la demanda que ha tenido el juego en estas primeras horas de disponibilidad.

De hecho eso ha provocado que miles de jugadores hayan acabado coincidiendo en muchas misiones que tenían que completar en los mismos lugares que el resto de jugadores, y eso ha generado un problema de lo más cotidiano en la vida real.

Precisamente esa aglomeración de jugadores en el mismo lugar tratando de completar la misma misión ha hecho que se hayan acabado formando colas kilométricas para enfrentarse a ciertos enemigos en especial. Un jugador lo mata, reaparece, y le toca al siguiente tratar de matarlo también para superar ese obstáculo.

Esa mecánica ha hecho que los jugadores hayan acabado organizando colas para esperar sus respectivos turnos como sucedería en el supermercado o en otros muchos escenarios cotidianos, y de hecho hay colas realmente largas que han hecho las delicias de las redes sociales.

Muchos de esos jugadores han acabado compartiendo imágenes de esas curiosas situaciones en las que ha habido mensajes de lo más ocurrentes, sobre todo porque trasladan a esos mundos virtuales las mismas sensaciones que tenemos al esperar una cola en el mundo real.

Por ejemplo, aquello de "ni se te ocurra colarte" que algunos jugadores les sueltan a quienes tratan de adelantar posiciones. La situación es espectacular, y aunque probablemente molesta a los jugadores, se ha convertido en un fantástico meme que ha hecho que una vez más demuestran esa particular magia de los videojuegos y de los jugadores.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio