Compartir
Publicidad

Batman: el eterno regreso del (jugable) caballero oscuro

Batman: el eterno regreso del (jugable) caballero oscuro
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy mismo aterriza ‘Batman: Arkham Origins’, el último título de Batman en el mundo de los videojuegos. Siendo un personaje tan icónico de la cultura pop, es obvio que la industria de los videojuegos no puede dejarle de lado y, de hecho, es raro el año que no aparezca un nuevo título con el de DC como protagonista o secundario. De hecho, desde 1986, año de su debut, sólo nueve de esos 28 años han pasado sin que Batman apareciese por los ordenadores o, preferiblemente, por las consolas.

Esta trayectoria de alrededor de una treintena de títulos deja unos pocos que forman parte de cualquier lista de “Los mejores videojuegos de la historia” y un buen puñado de títulos erráticos, fallidos o directamente desastrosos. Aprovechando la llegada de Batman Arkham Origins nos damos un paseo, a vista de murciélago, por los muchos Batman que hemos podido controlar directamente.

El Batman Camp

Batman Ocean

En el principio, fue la revolución. 1986 y Ocean, una de las más importantes empresas de los videojuegos de 8bits, decide lanzar para cinco plataformas (CPC, ZX Spectrum, MSX y PCW) una aventura isómetrica con Batman como protagonista principal.

Bernie Drummond y John Ritman (creador después del absolutamente adictivo 'Match Day II’) logran un juego maravilloso y, en cierta manera, revolucionario por el uso de la perspectiva en 3D, por el concepto que mezcla acción y aventura y por la lograda ambientación y jugabilidad.

Es un Batman camp, con muchos bat-objetos listos para ser usados en el momento oportuno, y exigente con el jugador. El objetivo era reconstruir el batmóvil y podía terminarse en media hora, sí, pero para lograrlo había que tener un fenomenal dominio de cada pantalla del mapa:

Hay que señalar la notable brecha que había entre el Batman del videojuego, decididamente deudor de la estética sesentera del personaje, y el que por aquel entonces comenzaba a establecerse como canónico en el cómic, tras la llegada de Dennis O’Neil como editor del personaje en DC y, especialmente, las reinterpretaciones de Frank Miller. 'The Dark Knight Returns' es del mismo año, el 'Año Uno' de Miller y Mazzuchelli de 1987 y 'La Broma Asesina’ llegaría un año después

Este Batman camp apenas vuelve a verse de nuevo en los videojuegos. Sí lo hace con buena mano en la adaptación de ‘Batman: The Brave & The Bold’ para Wii y DS, pero poco más. No será el único que no tenga especial repercusión en la industria del videojuego.

Cómics de verdad

Caped Crusader
Esta imagen le encanta a Jotacé, seguro

Batman: The Caped Crusader (1988) fue, además, del segundo videojuego del personaje en toda la historia, el primero y casi el único que intentó ser un auténtico homenaje al cómic como medio de expresión. Típico Beat-em-Up de la época, visualmente era una gozada porque, tras cada nueva puerta, en la pantalla aparecía una nueva viñeta, logrando un gran efecto.

En realidad, los cómics de Batman ham sido siempre la fuente de inspiración menos usada en los videojuegos del personaje, frente a la televisión y al cine. Apenas toman inspiración de ellos este Caped Crusader que ya hemos comentado y aquel ‘Return of The Joker’ de 1991 que mostraba unos gráficos espectaculares en NES:

Return of The Joker
Sí, así podía lucir la NES. ¿Cómo no se iba a hacer querer?

El Batman de película

Con la llegada al cine, en 1989, del primer Batman (post)moderno, los videojuegos también comienzan a seguir la agenda que DC y Warner les marcan en la gran pantalla. La primera película de Tim Burton llegó tanto a PC como a NES y Megadrive y lo hizo con diferentes versiones que seguían, muy ligeramente, el argumento del film y que estéticamente se alejaban de él con un batman morado.

En 1991, vemos la primera llegada de Batman a los recreativos, con otro Beat-em-up a nivel gráfico muy atractivo y cercano al tono oscuro pero para todos los públicos del murciélago encarnado por Michael Keaton.

Batman Returns

La llegada de 'Batman Returns' y el memorable Pingüino de Danny DeVito coincide en el tiempo con un momento dulce de las consolas de 16bits, el cerebro de la bestia de la Super NES y aquella Megadrive que lo hacía todo bien. También coincide con el momento dulce en el mercado de los clones de ‘Final Fight’ y precisamente la adaptación del segundo film de Tim Burton es justo eso para ambos títulos. Nada innovadoras, sí fueron licencias de buen nivel.

Nada que ver con la horrorosa adaptación de la no menos odiosa ‘Batman Forever’, que llega en 1995 como estética de ‘Mortal Kombat’ y que aún duele. No, en serio, si no lo sufristeis en su día mirad:

Batman Forever
Aunque no lo parezca, por ahí anda Batman

Los intentos de 'Batman Forever: The Arcade Game’ de que nos olvidáramos de lo anterior no pasaron de lo mediocre (ya les valía con el FinalFightismo), pero casi peor fue cuando en 1998 llegó la adaptación de 'Batman & Robin’. La siguiente generación había traído el modelado 3D poligonal… y eso es lo único que aporta este título. Santos tiempos oscuros, Batman.

Batman y Robin
Los polígonos, la novedad de aquella generación

Ni siquiera ‘Batman Begins’ pudo hacer algo brillante con el material cinematográfico. Lo intento tratando de añadir el efecto “miedo”, pero se quedó a medio camino de lo que más tarde veríamos en ‘Arkham Asylum’. El de ‘The Dark Knight’ fue anunciado por Gary Oldman en una entrevista pero nunca confirmado oficialmente.

El murciélago es un animal televisivo

El merecido éxito de ‘Batman: la serie animada’, con Paul Dini en estado de gracia, provoca la segunda adaptación del superhéroe televisivo a los videojuegos (si tomamos el Batman de Ritman y Drummond como la primera). En 1992 se lanza otro beat-em-up de scroll lateral para Gameboy y dos años más tarde llega para Megadrive y SNES ‘The Adventures of Batman & Robin’, desquiciante título que en su versión MegaCD tiene múltiples sorpresas: niveles de persecución con el Batmóvil y tiras animadas entre niveles. Fue además el primer juego para dos jugadores de Batman, al menos en la consola de Sega. Bienvenido, Robin.

En 2000 llega ‘Batman Beyond: Return of The Joker’, basado en la serie del Batman del futuro que DC lleva finales del milenio tratando de que aceptemos como canon. Pese a que la serie no estaba mal, el juego de Playstation se merece el dudoso honor de ser el más corto de todos los que existen sobre el personaje. Oigan, señores, que estábamos ya en una época en la que los videojuegos podían durar lo que ‘Silent Hill’ o ‘Zelda: Ocarina of Time’: media hora de juego no es aceptable en ningún caso, y menos en un juego repetitivo y con el modo sigilo más absurdo e inútil jamás pensado. No os perdáis el divertidísimo video de este youtuber que da buena cuenta de todos los defectos del juego:

A Batman, hasta la última generación de consolas, siempre le ha ido mejor en pequeño formato. Por eso ‘Chaos in Gotham’, basado en la siguiente serie de animación de Paul Dini y Bruce Timm, funciona muy bien en Gameboy Color, y por eso también le han sentado tan bien al personaje las siempre frescas y divertidas adaptaciones de Lego. Humor, adicción y jugabilidad sin pretensiones extras, con una mecánica muy cuidada y un ideal “para todos los públicos”.

En su acercamiento televisivo, quizás quien mejor supo explotar al personaje fue Ubisoft con su ‘Batman Vengeance’ (2001), que no fue para echar cohetes, pero vistos los juegos cercanos en el tiempo parecía una maravilla.

Santos secundarios, Batman

Mortal Kombat DC
Esto va por lo de Batman Forever. Por la película y el juego, digo.

Sin ser protagonista, Batman ha aparecido en numerosos títulos. Desde una aparición fugaz y no acreditada en el Revenge of Shinobi de Megadrive (donde también aparecían Rambo, el T-800 o Godzilla) hasta el supervitaminado luchador de ‘Injustice: Gods Among Us’, varios son su cameos en títulos generalmente apegados al estilo Street Fighter.

Horrible fue ‘Justice League Task Force’ (1995), exploitation pura y dura del SF de argumento delirante, y divertido sin más ‘Justice League Heroes’ (2006), RPG de acción donde lo mejor era el modo cooperativo. También tiene espacio en el DC Universe Online con el que la editorial quiso dar el salto a los MMO.

Arkham es el sitio ideal para vivir

Arkham City

A la espera de lo que el nuevo título de Batman nos ofrezca, los dos Arkham que hemos vivido en esta generación (Asylum y City) saldan muchas deudas con los seguidores del personaje. Enumero algunas:

  • Por fin podemos ejercer de Batman en entornos que, realmente, tienen vida y no como en aquel ‘Gotham City Racer’ en el que había menos gente por la calle de Gotham que en el Madrid de ‘Abre los Ojos’.

  • El gameplay nunca peca de repetitivo: ahí además del horroroso 'Batman Beyond: ROTJ’ también pecaron 'Dark Tomorrow’ (2003) o ‘Rise of Sin Tzu’ (2003).

  • Manejamos bien el miedo y la intimidación de Batman, una de las claves del personaje en su lucha contra el crimen. Lo que intento ‘Batman Begins’ lo consigue por primera vez Asylum.

  • No hay nadie que haya sabido recrear mejor la sensación de estar ante un maestro de la lucha como es Batman: la fluidez de sus movimientos no se ha conseguido jamás de este modo ni siquiera en títulos dedicados a ello como aquel extravagante ‘Mortal Kombat vs DC Universe’. Y las peleas callejeras contra multitud de enemigos funcionan como un reloj. El empeño de Rocksteady en este punto es, quizás, el salto más llamativo de 'Arkham Asylum' y ahí queda ese divertidísimo modo arcade para demostrarlo.

  • Los gadgets de Batman tienen sentido más allá de lo camp o de la simple anécdota: son una experiencia fundamental del gameplay.

  • El Batman vigilante de la ciudad aparece por primera vez en ‘Arkham City’, donde gracias a la cantidad de pequeñas cosas que ocurren en la calle podemos pasarnos todo el tiempo jugando sin tener más objetivo claro que planear de gárgola en gárgola en busca de los criminales.

Justo antes de la entrada de la nueva generación, parece complicado superar lo que de Batman nos ha dado Rocksteady. De hecho, parece incluso que 'Batman: Arkham Origins' nos pueda dar todo lo bueno de 'Arkham City' o repetir las sorpresas de 'Asylum'.

Y más allá, es difícil predecir que hay después de lo que parece el cenit del personaje. Puede que, de nuevo, como a finales de los 90, se avecinen tiempos oscuros para el personaje en los videojuegos o quizás se haya encontrado el camino para que nunca se vuelva a hacer mediocridades a su nombre. De lo que no cabe duda es de que pocos serán los años en los que Batman falte a su cita.

En Vida Extra | 'Batman: Arkham Origins': vuelve el hombre murciélago

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio