Compartir
Publicidad

Alfa Romeo Giulia: un coche con "cerebro" a cargo de la aerodinámica

Alfa Romeo Giulia: un coche con "cerebro" a cargo de la aerodinámica
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La nueva berlina deportiva de la marca italiana ya es una realidad, y si bien su exterior es lo que más llama nuestra atención, hay un gran trabajo con los materiales y elementos del coche para conseguir que prácticamente lo único que lo separe de un superdeportivo sea precisamente la denominación de la categoría.

El secreto es además una interesante novedad tecnológica: un sistema de control que gestiona en tiempo real parte de la aerodinámica del coche para adaptarse al modo de conducción.

Un cerebro a cargo de la aerodinámica del coche

Aunque es el diseño lo que primero nos acerca a este Alfa Romeo, la estética no ha sido el eje sobre el que se ha movido ni a elección de materiales ni apartados técnicos. Conseguir altas prestaciones se corresponde en parte con que cada CV del coche tenga que mover el menor número de kilogramos posibles. En este modelo es de menos de 3 kg, todo un logro que se ha conseguido combinando diferentes materiales.

Para el eje de transmisión, el capó, el techo y la estructura de los asientos delanteros se ha utilizado fibra de carbono en busca de una distribución 50/50 del peso entre los dos ejes, con una de las separaciones más altas del segmento. También el panel frontal es de fibra de carbono, pero no es lo más tecnológicamente avanzado.

El llamado Active Aero Splitter es un sistema de alerón variable que, ajustándose al modo de conducción, es capaz de gestionar la carga aerodinámica de manera activa, sin importar la velocidad. Esto significa que cuando es necesario se puede aumentar el agarre, por ejemplo en curvas.

Alfa Romeo nuevo deportivo berlina

De indicar en cada momento qué acción tomar a nivel de carga aerodinámica se encarga el Chassis Domain Control, un sistema que también gestiona la tecnología Torque Vectorial o el sistema de frenado integrado. En el primer caso se permite al diferencial posterior controlar separadamente el par para cada rueda y con ello optimizar en tiempo real la velocidad de respuesta y la estabilidad sobre cualquier tipo de firme.

El elemento que da información al CDD es en parte el selector Alfa DNA, el cual modifica parte de los parámetros de conducción de acuerdo con las necesidades del conductor, pudiendo escoger entre el modo Dynamic, el Natural, el Advanced Efficient y el Racing.

Controlar y gestionar los 510 CV del motor Ferrari es la razón de la tecnología Chassis Domain Control

El aluminio es el material protagonista en otros elementos como partes de chasis, motor y suspensiones, mientras que los frenos son de carbono-cerámicos. En el interior, al contrario de lo que podríamos esperar, se ha optado por la sobriedad y lo clásico frente a pantallas, luces y controles por todos lados. Aquí se busca que destaque la experiencia de conducción más pura.

Alfa romero Giulia

El modelo más contundente será la versión Giulia Quadrifoglio, con un propulsor V6 biturbo de 510 CV de Ferrari que permite al coche alcanzar una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 3,9 segundos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio