¿Quién dijo Marvel? Netflix tiene una de las películas de superhéroes más violentas y originales de los últimos años

¿Quién dijo Marvel? Netflix tiene una de las películas de superhéroes más violentas y originales de los últimos años
9 comentarios

Se dice que hay tantas películas de superhéroes que comienza a ser difícil encontrar algo original entre semejante avalancha de argumentos clónicos y personajes delineados con plantilla. Pero esto no es del todo cierto: la prueba está en que en cuanto una película sabe dar un paso en la correcta y divergente dirección, las posibilidades se disparan. Es el caso de 'Upgrade' (2018), un despiporre de acción extrema estrenada hoy mismo en Netflix.

En ella asistimos a una rocambolesca historia de asesinatos, venganzas y ciberimplantes que no solo levantan a un furioso Logan Marshall-Green de la cama donde está postrado, sino que le otorgan una velocidad y fuerzas sobrehumanas que le permiten arrasar con aquellos que acabaron con la vida de su mujer. Es decir, una historia de venganza al más puro estilo videoclub de los ochenta, pero con unas secuencias de acción grotescas y ultraviolentas.

Todo esto se ilustra en la película con unos combates que parecen directamente sacados de un cómic de los noventa, de pura exageración hipercinética que contienen. Con un humor que lo baña todo (el protagonista no es capaz de controlar sus implantes), el resultado tiene más de película de Jackie Chan que de espectáculo superheroico al uso.

La culpa de todo este desmadre la tiene Leigh Whannell, colaborador de James Wan en la creación de franquicias como 'Saw' o 'Insidious'. La tercera entrega de ésta fue su debut en la dirección, pero aquí vuela libre con una película que no se parece a nada que hayas visto últimamente en materia de acción. Menos capas y calzoncillos por fuera y más implantes ciberpsicópatas, por favor.

Temas
Inicio