Compartir
Publicidad

Tor acusa al FBI de pagar 1 millón de dólares a una universidad por "desanonimizar" su red

Tor acusa al FBI de pagar 1 millón de dólares a una universidad por "desanonimizar"  su red
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un millón de dólares, esta es la cifra que según el máximo responsable de Tor el FBI pagó a modo de recompensa al Instituto de Ingeniería de Software de Carnegie Mellon, Australia. “Desanonimizar" Tor tiene un precio y presuntamente recurrieron a ayuda externa para lograrlo y llevar a cabo la redada que vimos hace unos meses.

De momento ni Carnegie Mellon ni el FBI han respondido públicamente a la acusación aunque un portavoz de esta universidad, Ed Desautels, no ha negado la acusación y exige al responsable de Tor que desarrolle su hipótesis ya que él “no estaba al corriente de ningún tipo de pago” explica.

Roger Dingledine, máximo responsable de Tor, explica en su blog que el problema de este ataque es que no iba orientado a detectar criminales o actividad criminal de algún tipo sino a "desanonimizar" a usuarios de forma indiscriminada. Según Dingledine, esta violación compromete el proyecto y rompe la línea entre la investigación y la protección de la inocencia de los usuarios.

Para Dingledine se trata de un conflicto que sentará precedentes ya que las libertades civiles se han atacado de tal forma que un organismo público de seguridad ha podido externalizar el trabajo (y las pruebas) a un tercero, en este caso una universidad. El responsable de Tor lamenta que la investigación de las universidades se utiliza para este tipo de fines.

Lo que dice Dingledine es muy interesante y tiene razón en que la investigación académica no se debería utilizar para ciertos fines. El problema de la acusación es que se queda coja ya que él en ningún momento da pruebas que puedan dar a entender que el FBI pagó un millón de dólares a Carnegie Mellon.

La guerra contra Tor y los sistemas anónimos continúa

Para entender mejor esta noticia, hay que remontarse a lo que ocurrió hace un año. La ‘Operation Onymous’ daba sus primeros pasos y los dominios .onion empezaban a caer. La Internet Profunda y anónima que no paraba de crecer se empezaba a tambalear y servicios como Silk Road caían a la vez que se producían detenciones en el mundo real. 17 arrestos en total.

La operación fue orquestada entre la Europol, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. Con Tor dañado, otros sistemas como Marionette buscan eludir este tipo de controles y abogan por nuevas formas de cifrar el tráfico para garantizar el anonimato de los usuarios.

El año pasado todo lo relacionado con Tor dio mucho de qué hablar: los proyectos para dispositivos móviles crecieron y salieron algunos routers que se encargaban de hacer todo el proceso que hacía Tor directamente en el tráfico. De momento iremos informando sobre la acusación de Dingledine y la presunta recompensa pagada.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio