Publicidad

Los robots basureros de Volvo serán una realidad el próximo verano: ROAR

Los robots basureros de Volvo serán una realidad el próximo verano: ROAR
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

La idea es fácil de explicar, un robot llega con el camión de la basura al vecindario, se encarga de vaciar los contenedores sin ningún tipo de asistencia, y sigue la marcha hasta el próximo barrio. Sí, parece inevitable que algunos estudien la forma de acabar con el trabajo de otros, pero es la evolución que nos toca vivir.

Eso es más o menos lo que estudia hacer el grupo Volvo con el proyecto ROAR, con la ayuda de otras instituciones como las Universidades de Chalmers y Mälardalen, ambas en Suecia, la de Penn en Estados Unidos, y la empresa de reciclaje Renova. Para dar forma a este proyecto van a crear una empresa, una joint venture.

En los conceptos que nos adelantan, los robots basureros cuentan con un par de ruedas y un aspecto estilo Wall-E

El proyecto se centra inicialmente en la recogida de basuras, en la que sigue habiendo un camión conducido por una persona, que además asiste al robot en sus operaciones cuando sea necesario, y lo puede controlar de forma remota.

En ROAR nadie tendrá que cargar con peso directamente, ni soportar situaciones que no son agradables. Lo que queda claro es que el humano seguirá supervisando el proceso de recogida.

ROAR (Robot-based Autonomous Refuse handling) es una nueva forma de demostrar que en un futuro cercano usaremos las máquinas y robots de una forma inteligente, en el día a día. La tecnología que se desarrolle para el vaciado de contenedores de forma autónoma, se podrá aplicar en otras areas similares, en soluciones relacionadas con el transporte, asistiendo al conductor.

Logga Roar
El hecho de que haya universidades metidas en el asunto tiene que ver con el programa que mantiene el grupo Volvo con doce instituciones académicas. La intención es cooperar en la investigación con jóvenes talentos y si es posible, el reclutamiento de los mismos.

En el caso que nos ocupa, la Universidad de Chalmers se ocupará del software, la de Mälardalens hará lo propio con el hardware, es decir, los robots. En Penn se encargarán de desarrollar las comunicaciones y control desde el camión.

Desgraciadamente no hay mucho que podamos mostrar del proyecto, que tendrá una primera prueba real en junio de 2016, con vehículos confeccionados por la compañía Renova.

Segunda

ROAR es un primer paso en una línea de trabajo que quiere mejorar la asistencia en el transporte, también la educación de los estudiantes implicados

Más información | Volvo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir