Compartir
Publicidad

Si ver robots trabajando en equipo ya es fascinante, todavía es más increible verlos bajo el agua

Si ver robots trabajando en equipo ya es fascinante, todavía es más increible verlos bajo el agua
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde el proyecto Collective Cognitive Robotics (CoCoRo) han conseguido un objetivo tan interesante como desafiante: diseñar un grupo de robots autónomos submarinos cuyos miembros no vayan por libre sino que desarrollen "inteligencia colectiva", es decir, que cada uno de ellos no sólo esté al tanto de lo que ocurre a su alrededor sino que también pueda saber lo que ocurre en las inmediaciones del resto del grupo.

¿Qué utilidades tiene este tipo de enjambres de robots acuáticos? Con ellos se pueden desarrollar labores de exploración del fondo del mar, así como procesos de búsqueda o incluso de vigilancia del fondo marino. Al ser independientes y pequeños son ágiles y pueden moverse rápido para cubrir áreas importantes, y al estar conectados entre sí pueden realizar sus tareas de forma más eficiente.

Cómo funciona el grupo

En este proyecto en concreto participan 41 robots submarinos: 20 de tipo Jeff, 20 de tipo Lily y la estación base, todos ellos con una autonomía que oscila entre 2 y 6 horas y unas dimensiones que no superan en tamaño las de un pie humano. Los robots Jeff son los que tienen forma de pez. Son los que se dedican a nadar por el fondo del mar, siendo capaces de moverse de forma ágil hasta en corrientes adversas a una velocidad de 1 m/s. Podéis verlos en acción en el siguiente vídeo:

Los robots de tipo Lily tienen forma redondeada y son los que proporcionan la conectividad entre los robots Jeff y la estación base. Se mueven en grupo y de forma coordinada y autónoma por la superficie. Se comunican entre ellos con pulsos luminosos, que van pasando de robot a robot. Bajo estas líneas podéis ver un ejemplo en movimiento:

Si combinamos los tres tipos de robots, llegaríamos a algo parecido a lo que se puede ver en el siguiente vídeo. El robot Jeff se encarga de buscar algo que está sumergido, saltando los obstáculos. Cuando encuentra lo que busca, avisa al resto de robots Jeff para que se dirijan a su zona y notifica a los robots Lily para comunicarlo a la estación base.

El proyecto CoCoRo ya ha concluido como tal pero sus investigadores continúan ahora con una evolución del mismo: subCULTron. Además de robots Lily y Jeff, en este caso también introducirán otros nuevos (aMussels) que quedan fijados al fondo del mar y sirven como "memoria a largo plazo del sistema".

Más información | CoCoRo
Vía | IEEE
En Xataka | El 'enjambre de robots' mineros que la NASA quiere enviar al espacio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio