Compartir
Publicidad

Ni efectivo ni tarjeta ni móvil: en China pagan con una sonrisa mediante reconocimiento facial

Ni efectivo ni tarjeta ni móvil: en China pagan con una sonrisa mediante reconocimiento facial
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"¿En efectivo o tarjeta?" Mientras en Occidente aún escuchamos esta frase a la hora de pagar en una tienda y mientras estamos popularizando el pago con móvil, en China ya dejan atrás estos tres métodos de pago. Basta con sonreír ante una pantalla mientras te hace un selfie para que te identifique y te realice el cobro automáticamente.

Inteligencia artificial y reconocimiento facial son clave para entender hacia dónde está evolucionado ahora mismo la integración de la tecnología en China. Especialmente durante 2018 y esta mitad de 2019 hemos visto un despegue cada vez mayor de dichas tecnologías. El reconocimiento facial se está utilizando en aeropuertos, en metros y hasta en granjas de cerdos. A todo ello hay que sumarle el sistema de puntuaje ciudadano. ¿Un ámbito más? El de los pagos en tiendas.

'Smile-to-pay': así funciona

El servicio 'Smile-to-pay' de Alipay (filial de Alibaba) cada vez es más común verlo en tiendas de China. El gigante tecnológico chino lleva ya unos cuantos años desarrollando e implementando su método de pago particular. Debutó en 2017 y para finales de 2018 ya se había expandido a más de 300 ubicaciones diferentes.

El salto importante se dio justo un mes después, en diciembre de 2018 actualizaron la máquina de pago para que sea mucho menor, efectiva y económica. Recibe el nombre de Dragonfly y tiene el tamaño de una tablet. Una cámara frontal y un buen procesador es todo lo que necesita para identificar en tres dimensiones al usuario y compararlo con su base de datos.

Su funcionamiento es de lo más sencillo para el usuario. Tras un registro inicial y escaneo en Alipay (el sistema de pagos de Alibaba), el usuario podrá comenzar a pagar sin depender de llevar efectivo, la tarjeta de crédito o el móvil. Es una cuestión de segundos y totalmente automática. El usuario pulsa para pagar con Alipay, la cámara se activa y toma una foto del rostro, identifica al usuario, este confirma el pago pulsando la pantalla y listo.

Según explicaron los ingenieros de Alipay durante el lanzamiento, el servicio es seguro y privado. Engañar al sistema no es fácil, pues reconoce cuando se trata de una foto en dos dimensiones y no de un rostro real. Por otro lado también es capaz de identificar si cambia por ejemplo el peinado del usuario o si se ha maquillado.

En el vídeo introductorio un responsable de Ant Financial, la empresa que gestiona los servicios de Alipay, explicaba que la privacidad es otro aspecto importante. "No almacenamos datos, y todos los que se envían para hacer la verificación están cifrados" indicaba.

De efectivo a tarjetas, de tarjetas a pagos biométricos

Tras el cambio a los pagos con tarjeta bancaria y móviles que hemos tenido en la última década, la siguiente transición se está perfilando hacia los pagos biométricos. Pagar mediante la identificación del usuario de forma automática por su físico y rasgos es algo en lo que diversas empresas se han estado enfocando. Un ejemplo claro lo tenemos con Amazon y sus tiendas Amazon Go, donde entras, coges lo que deseas y te vas "sin pagar". Decenas de cámaras se encargan de vigilar qué coges y cobrártelo de tu cuenta de Amazon.

Hay más alternativas a Amazon Go, otro ejemplo lo vimos en una demostración en Barcelona en enero de este año. En el Payment Innovation Hub pudimos comprobar métodos automáticos de pago como el reconocimiento por etiquetas RFID o un sistema similar a 'Smile-to-pay' de Alipay. ¿Qué ocurre si no reconoce bien tu rostro? Puede hacerse valer hasta de tu voz para identificar quién eres.

Vía | Matthew Brennan
Imagen | China Daily

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio